Internacional
Obispos trabajan en documento final con reformas que impulsa el papa
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Los obispos y cardenales de todo el mundo reunidos en el Vaticano seguían trabajando el jueves por grupos en el informe final que contendrá las reformas que impulsa el papa Francisco dentro de la Iglesia, que debe encarar los desafíos de la familia moderna.

La apertura de la Iglesia hacia los divorciados que se vuelven a casar, a la homosexualidad y a las convivencias, manifestada durante la primera fase del sínodo o asamblea de obispos, ha suscitado reacciones y críticas de los sectores más conservadores de la jerarquía de la Iglesia que se opone a tales reformas.

La jerarqu√≠a de la Iglesia votar√° el s√°bado un documento final, el cual ser√° de nuevo sometido para su discusi√≥n con sus “bases” en todo le mundo, antes del s√≠nodo de octubre del 2015 tras el cual el papa podr√≠a aprobar las reformas.

“Esperamos que el documento final sea votado por una amplia mayor√≠a”, confes√≥ el cardenal Peter Erdo, relator general del s√≠nodo, dos d√≠as antes de que el texto sea sometido a votaci√≥n.

Los obispos y cardenales, divididos en doce grupos por idiomas, están trabajando en los 58 puntos del borrador presentado el lunes pasado y que aborda temas espinosos como el valor de la pareja homosexual y el acceso a la comunión para los divorciados que se vuelven a casar.

“Estamos haciendo enmiendas a todos los cap√≠tulos”, cont√≥ el cardenal espa√Īol Lluis Mart√≠nez Sistach, arzobispo de Barcelona, en la conferencia de prensa diaria en el Vaticano.

Crece una mayoría a favor de las aperturas

Para el cardenal austr√≠aco Walter Kasper, uno de los m√°s abiertos y progresistas y que el papa Francisco ha elogiado p√ļblicamente en varias ocasiones, “est√° creciendo la mayor√≠a” que apoya la propuesta para que los divorciados que se vuelven a casar cumplen un periodo de penitencia antes de acceder a la comuni√≥n.

Una fórmula que no convence a los más tradicionalistas.

El optimismo de Kasper choca con las cr√≠ticas y exigencias de los m√°s conservadores que claman para que “no se toque la doctrina”, tras recalcar que el matrimonio es indisoluble para los cat√≥licos.

El papa argentino y jesuita, quien asiste a los debates sin que hasta ahora se haya pronunciado, quiere escuchar a la Iglesia y tomar decisiones s√≥lo al cabo de casi dos a√Īos de cuestionarios y debates, a finales del 2005.

El cardenal conservador alem√°n Gerhard Mueller, prefecto para la Doctrina de la Fe, solicit√≥ “correcciones” al texto inicial y pidi√≥ que se valorice ante todo la familia modelo cat√≥lica y se d√© menos espacio a los casos dif√≠ciles y a las familias irregulares, sean ellas formadas por heterosexuales u homosexuales.

Pese a ello, la acogida a los divorciados y a los homosexuales resulta casi aceptada, –debe ser votada por m√°s de dos tercios de la asamblea– con lo que la Iglesia de Francisco abre un di√°logo con el mundo contempor√°neo.

Seg√ļn fuentes religiosas latinoamericanas, es posible que se apruebe un texto moderado, al que le eliminar√≠an la frase que asegura que los homosexuales “tienen dones y cualidades para ofrecer a la comunidad cristiana”, con lo que la Iglesia abandonaba abiertamente el tono de condena y prejuicio hacia la homosexualidad.

Una mediaci√≥n que al parecer no va a impedir que la iglesia lance en el futuro una suerte de “pastoral sobre la homosexualidad”, para acompa√Īarlos sin que por ello apruebe su orientaci√≥n sexual.

Un problema del mundo occidental que, en otras regiones del planeta, como Africa y Asia, sigue siendo tab√ļ.

URL CORTA: http://rbb.cl/axjo
Tendencias Ahora