Notas
La Orquesta Filarm√≥nica de Santiago recuerda con dignidad y respeto el sufrimiento de Jes√ļs
Publicado por: Johnny Teperman
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A comienzos de la presente semana, bajo la direcci√≥n del m√ļsico chileno Maximiano Vald√©s, el Teatro Municipal de Santiago brind√≥, con dignidad y respeto, tres conciertos de la Orquesta Filarm√≥nica de Santiago, dedicados a la Misa de R√©quiem en re menor, K. 626, de Wolfgang Amadeus Mozart. La Suite Sinf√≥nica n¬į 2 del chileno Enrique Soro y la Sinfon√≠a Concertante en mi bemol mayor K. 364, tambi√©n de Mozart, completaron el repertorio.

De este modo, y a tablero vuelto durante tres tardes, los d√≠as 27, 28 y 29 del presente, Vald√©s, destacado m√ļsico nacional ‚Äďactual cabeza de la Orquesta Sinf√≥nica de Puerto Rico‚Äď, condujo en brillantes y aplaudidas versiones, a la Orquesta Filarm√≥nica de Santiago, al Coro del Teatro Municipal, siempre dirigido por el uruguayo Jorge Klastornick y, a los destacados cantantes, la soprano Patricia Cifuentes, los tenores Luis Olivares (actualmente en la √≥pera de Bremen, Alemania) y (Exequiel S√°nchez, int√©rprete nacido en Concepci√≥n ‚Äďque cant√≥ en el √ļltimo concierto‚Äď), la mezzo-soprano Evelyn Ram√≠rez ‚Äďganadora del Premio de la Cr√≠tica 2012‚Äď y al bajo Christian Peregrino, de nacionalidad argentina.

Basada en los textos latinos para el R√©quiem, el acto lit√ļrgico cat√≥lico celebrado tras el fallecimiento de una persona, √©sta es la decimonovena y √ļltima misa escrita por Mozart, quien muri√≥ antes de terminarla, en 1791. Con 50 minutos de duraci√≥n, la obra condensa la magia musical y la fibra sensible de Mozart, teniendo ante su conciencia la proximidad de su propia muerte.. Fue, sin duda, una interpretaci√≥n no s√≥lo magn√≠fica y brillante, sino que adem√°s fue entregada a un p√ļblico (cerca de 1.500 personas en cada una de las tres presentaciones) con tal respeto y recogimiento, que el conjunto asemejaba a un templo repleto de fieles).

El programa de este concierto lo completaron dos obras que llenaron su parte inicial. La primera, la Suite Sinf√≥nica n¬į 2 del compositor chileno Enrique Soro, una composici√≥n tanto musical como l√≠rica ‚Äďasociada a un poema suyo escrito en prosa‚Äď que el Premio Nacional de M√ļsica (1948) cre√≥ en sus mejores a√Īos, pero que hasta ahora ha permanecido pr√°cticamente en el anonimato.

La Filarmónica también interpretó la Sinfonía Concertante en mi bemol mayor, K. 364, de Mozart, que fue compuesta entre 1779 y 1880 y que combina la elegancia del rococó con el más original sello mozartiano de lirismo emparentado con sus óperas. Para esta obra se contó con la sobresaliente dedicación y el talento de dos integrantes de la Orquesta Filarmónica de Santiago: la estadounidense Holly Huelskamp, de la primera fila y concertino de los violines y la inglesa Amy Greenhalgh, solista en viola.

Ficha Artística
Concierto III de la Orquesta Filarmónica de Santiago.-

Enrique Soro
Suite Sinf√≥nica n¬į2

Wolfgang Amadeus Mozart

Sinfonía Concertante para violín, viola y orquesta en mi bemol mayor, K. 364
Solistas: Holly Huelskamp (violín), Amy Greenhalgh (viola)

Misa de Réquiem en re menor, K. 626
Solistas: Patricia Cifuentes (soprano), Evelyn Ramírez (mezzo-soprano), Luis Olivares / Exequiel Sánchez* (tenor), Christian Peregrino (bajo)

Orquesta Filarmónica de Santiago
Director: Maximiano Valdés

Coro del Teatro Municipal
Director: Jorge Klastornick

Tendencias Ahora