Notas
“Primavera √°rabe”: internet permiti√≥ a los j√≥venes hacer escuchar su voz
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En una regi√≥n dominada por la prensa oficial, las redes sociales permitieron a los j√≥venes hacer escuchar al mundo entero la voz de la “primavera √°rabe”, a pesar de que la credibilidad de las informaciones difundidas por estos nuevos vectores es a veces puesta en duda.

“Cuando lanzamos en Facebook el primer llamado a manifestar a fines de enero, no ten√≠amos ni idea de la cantidad de personas que responder√≠a”, afirma el activista yemen√≠ Hashem al Sufi.

“Pero quedamos agradablemente sorprendidos cuando centenares de j√≥venes se congregaron delante de la Universidad de San√° antes de la hora prevista” de la manifestaci√≥n reclamando la partida del presidente Al√≠ Abdal√° Saleh, agrega.

Son estos jóvenes los que lanzaron el movimiento de protesta en Yemen, manifestando sin descanso todos los días delante de la universidad, haciéndose golpear por los partidarios del régimen hasta que su movimiento recibiera el apoyo de la oposición parlamentaria.

Las redes sociales tuvieron un rol primordial para encender la mecha de la “primavera √°rabe”, encendida con la inmolaci√≥n por fuego de un joven tunecino el 17 de diciembre.

Desde entonces los regímenes tunecino y egipcio cayeron y la revuelta llegó a Libia, Yemen, Siria y Bahréin en donde el movimiento de protesta fue reprimido por la fuerza a mediados de marzo por la monarquía, apoyada por sus vecinos del Golfo.

“Internet en Siria se convirti√≥ en la √ļnica arma de los periodistas y de los militantes frente a las balas y los tanques del gobierno”, afirma Mohamad al Abdal√°, un activista sirio establecido en Estados Unidos. “YouTube venci√≥ al gobierno sirio”, a√Īade.

Pero si los medios tradicionales no se hacen eco, el movimiento tiene pocas posibilidades de hacerse escuchar, como lo subraya una activista bahreiní contactada por Facebook.

El movimiento de protesta que estall√≥ el 14 de febrero en este peque√Īo reino del Golfo “comenz√≥ en una p√°gina Facebook, y se transform√≥ en una verdadera revoluci√≥n”, escribe esta militante que pidi√≥ el anonimato.

“Pero los canales satelitales √°rabes, entre ellos Al Jazeera, no apoyaron nuestro movimiento por razones pol√≠ticas y sobre todo para no irritar a Arabia Saudita”, lamenta.

La activista subraya que el canal con sede en Qatar tuvo un rol de primer orden por ejemplo al apoyar las revueltas en Egipto y en T√ļnez.

Aunque internet tenga un rol esencial, son los canales satelitales que difundieron las im√°genes transmitidas en internet por los manifestantes los que permitieron que llegaran a un p√ļblico m√°s amplio.

“Las redes sociales tuvieron un rol importante, ya que el espacio de la comunicaci√≥n pol√≠tica y social es inexistente en la mayor√≠a de los pa√≠ses √°rabes debido a la represi√≥n”, explica Ziad Majed, profesor de Medio Oriente contempor√°neo en la Universidad Americana de Par√≠s.

Adem√°s, “all√≠ en donde la prensa no tiene acceso, YouTube y los tel√©fonos celulares constituyeron una alternativa”, como en el caso sirio, agrega.

“Cada ciudadano se convirti√≥ en un corresponsal, y la gente pudo hacer llegar su voz de la primavera √°rabe”, estima este analista para quien la influencia de los nuevos medios se decuplica con su “alianza” con la prensa tradicional.

Pero la utilización por la prensa tradicional de imágenes de las que no es posible verificar la autenticidad y la inexistencia de fuentes independientes cuando los periodistas no tienen acceso a ciertas zonas plantea un peligro.

El caso de la falsa bloguera lesbiana de Damasco, convertida en un icono del movimiento democr√°tico en Siria, y detr√°s de la que se escond√≠a un estadounidense de 40 a√Īos mostr√≥ hasta d√≥nde puede llegar la impostura.

“Seis meses despu√©s de comenzadas las revueltas √°rabes, una parte de los reg√≠menes comprendi√≥ la importancia de poner en duda la credibilidad de esas redes sociales, algunos de ellos publicaron en internet im√°genes destinadas” a quitarle credibilidad a las redes sociales, seg√ļn Majed.

Tendencias Ahora