Notas
Marea humana expía sus pecados en el río Ganges
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una muchedumbre se ba√Īa este jueves a orillas del Ganges para lavar sus pecados e interrumpir el ciclo de la reencarnaci√≥n en este r√≠o sagrado con motivo de una gran fiesta religiosa de India, enlutada por la muerte de 7 peregrinos en el Este del pa√≠s.

El festival “Kumbh Mela”, con el que comienzan 3 meses de festividades en la ciudad de Haridwar, a unos 250 km al norte de Nueva Delhi, consiste en ba√Īos rituales en las aguas del Ganges para purificarse.

Pero una avalancha humana enlutó la jornada en el estado de Bengala Occidental (este), donde al menos siete peregrinos perdieron la vida cuando cientos de fieles buscaban sitio en un ferry que debía llevarlos a la isla de Gangas Agar.

En un pa√≠s donde abundan las fiestas religiosas, el “Kumbh Mela” destaca por el enorme esfuerzo log√≠stico que requiere.

Haridwar, una peque√Īa localidad del estado de Uttarakhand, espera cinco millones de peregrinos para el primero de los cuatro ba√Īos rituales del festival.

Desafiando un viento glacial, miles de hombres, mujeres y ni√Īos bajaron antes del alba los √ļltimos escalones de las explanadas que bordean el r√≠o para lavarse la cara, la cabeza o sumergirse por completo, dejando una pila de ropa sobre las losas mojadas.

“Si toma un ba√Īo, su alma quedar√° purificada, no tendr√° enfermedades y todos sus pecados quedar√°n lavados”, afirmaba Sushant Raj, un astr√≥logo vestido con una t√ļnica amarilla que se ba√Ī√≥ al amanecer. “Por la ma√Īana temprano, el agua est√° limpia y posee muchos poderes naturales”.

Al despuntar el día, una muchedumbre compacta y abigarrada, entre la que se colaron decenas de fotógrafos aficionados, recibía los primeros rayos de sol meditando. El olor del incienso se mezclaba con el del jabón.

Con el paso de las horas, el r√≠o arrastraba collares de flores amarillas y rojas, pedazos de tela en ofrenda, guindillas … y algunas bolsas de pl√°stico que se escaparon de las manos de los peregrinos.

“¬°S√≥lo me lav√© el pelo y ahora tengo fr√≠o! No s√© si volver√©”, confesaba con un casta√Īeteo de dientes Bhawna Agrie, una adolescente procedente del estado de Uttar Pradesh.

Originario de Eslovaquia, Stefan Martinka, no pod√≠a creerse lo que estaba viendo: “¬°Era mi sue√Īo! Busco algo m√°s espiritual en mi vida. Fui a meditar a orillas del Ganges, es extraordinario”, contaba entusiasmado este joven de 29 a√Īos.

Unos altavoces emit√≠an c√°nticos melodiosos que alternaban con recomendaciones de seguridad difundidas por la polic√≠a y las fuerzas paramilitares, desplegadas en gran n√ļmero en los puentes y sobre las aguas en lanchas neum√°ticas.

El festival conmemora una batalla de la mitolog√≠a hind√ļ entre los dioses y los demonios por un c√°ntaro lleno de n√©ctar de la inmortalidad. Durante la lucha, unas gotas cayeron sobre Allahabad, Haridwar, Ujjain y Nasik. La “Kumbh Mela” alterna en estas cuatro ciudades y se celebra cada tres a√Īos.

Tendencias Ahora