¿encontraste un error?
avísanos

5 duras verdades acerca de las rupturas amorosas

0VISITAS
Nattu (CC) Flickr

Publicado por

Terminar una relación casi siempre implica dolor y un proceso de duelo menos o más intenso, dependiendo de cuánto duró el romance, el nivel de compromiso y las circunstancias en que todo acabó.

En este sentido, la doctora en psicología y académica de la Northern Illinois University en Estados Unidos, Suzanne Degges-White, reveló 5 duras verdades de las rupturas amorosas, que seguramente muchos han vivido o vivirán en carne propia, en una columna de opinión publicada en el sitio especializado Psychology Today.

Lee también: Las 5 etapas del duelo tras el fin de una relación

1. Rara vez es algo fácil de concretar

Poner fin a una relación requiere esfuerzo, dice la experta. Independiente de cuán convencido estés de que es lo mejor para ti o ambos, siempre habrá dolor -en mayor o menor medida-.

Terminar con la pareja es complicado además, porque el sentimiento que se experimenta es muy parecido al de la muerte de un ser querido y el proceso que se vive tras la “pérdida” también es similar.

2. Puedes sufrir mucho

El dolor que acompaña a las rupturas puede ser incluso necesario para crecer emocionalmente, según Suzanne. Mientras algunos pueden aceptar que una relación insatisfactoria tiene que acabar, otros pueden sentir un agudo dolor cuando se ven obligados a dar un paso al costado.

“Cuando una relación termina, independiente de qué tan válidas puedan ser las razones, no sólo has perdido a una pareja, sino que también tus suposiciones y creencias sobre el futuro de ese vínculo”, señala la profesional, añadiendo que si esta persona era parte de un grupo social o de amigos, la ausencia puede ser observada y sentirse profundamente, incluso si es sólo por un rato.

Por otro lado, la profesional dice que en general las mujeres suelen cuidar y entablar vínculos como un mecanismo de supervivencia. Si son incapaces de mantener una relación pueden sentirse decepcionadas de sí mismas, no sólo de su pareja. Esta incapacidad para mantener una relación, incluso si la otra persona tiene la culpa, puede ser percibido como un fracaso personal, lo que puede conducir a una respuesta instintiva de apresurarse a construir nuevos vínculos, lo que puede resultar nefasto.

Lo mejor es esperar que las heridas sanen, asumir los errores propios, y después de eso, prepararse para una nueva relación.

3. Los amigos en común se pueden perder

Cuando una pareja se disuelve, probablemente habrán “daños colaterales” en su red de amistades en común. Esto puede ser especialmente difícil cuando la ruptura conduce a la pérdida de amigos en común que consideras cercanos.

Al desmoronarse las relaciones románticas, uno de nuestros primeros instintos es encontrar un oído comprensivo. Cuando un ex confidente muestra lealtad hacia la ex pareja, puede haber una doble dosis de consecuencias emocionales, experimentando sentimientos de tristeza y confusión.

4. Puedes sentirte vacío

Cuando se interrumpe tu rutina habitual de experiencias compartidas, sin tener algo positivo para llenar el vacío, puedes sentir sentimientos extremos de soledad, incluso si estás contento de haberte librado de una relación tóxica. Asimismo, puedes encontrar nuevas actividades, pero es probable que la sensación de soledad persista en algún nivel.

La profesional enfatiza que esto es completamente normal y no es necesariamente una señal de que has cometido un error al terminar. Sin embargo, si la soledad crece con el tiempo e impide tu funcionamiento cotidiano, es posible que debas acudir a un especialista. Recuerda que sentir ese vacío no es raro, pero obsesionarte o detenerte en tu miseria, sí lo es.

5. Será más fácil con el tiempo

Los seres humanos son muy resistentes y si bien los sentimientos hacia la ex pareja no se evaporan por completo de un día para otro, con el tiempo ocuparán menos espacio en tu cabeza y en tu corazón. Cuando una relación termina en forma desagradable, puedes experimentar ira, tristeza, alivio y decepción. “Por suerte, nuestros corazones y nuestras mentes son capaces de tolerar tal sobrecarga sensorial por sólo un período limitado de tiempo, por lo que la ira al rojo vivo comenzará a desvanecerse y la tristeza persistente retrocederá”, dice la experta.

Pero si esto no sucede, es hora de que busques ayuda profesional para lidiar con estos sentimientos improductivos y potencialmente peligrosos.

“Con el tiempo, la pérdida comenzará a sentirse más como tu pasado, no tu presente. Terminar una relación difícil o insatisfactoria puede crear otro conjunto de desafíos emocionales”, señala la psicóloga, añadiendo que vale la pena ser capaz de liberarte de una relación que te impide disfrutar de la vida al máximo. “De hecho, las investigaciones sugieren que las relaciones insatisfactorias o tóxicas son peores para tu bienestar emocional que estar solo”, explica.

URL Corta: http://rbb.cl/b42b