temas del día

Sociedad


Nueva investigación echa por tierra el Trastorno por Déficit Atencional: “No existe”

Agencia UNO
Publicado por
Envíanos tu corrección

Volviendo a la normalidad” se denomina un polémico libro que viene a desmitificar -con una serie de referencias bibliográficas- la ocurrencia en niños del Trastorno por Déficit Atencional, con o sin Hiperactividad (TDAH).

Marino Pérez, uno de los tres autores, conversó con el diario español ABC, donde entregó parte de los argumentos que vienen a echar por tierra este supuesto mal que es diagnosticado en diversos niños en edad escolar.

Pérez, quien es especialista en Psicología Clínica y catedrático de Psicopatología y Técnicas de Intervención en la Universidad de Oviedo, es categórico al referirse a este problema: “No existe. El TDAH es un diagnóstico que carece de entidad clínica, y la medicación, lejos de ser propiamente un tratamiento es, en realidad, un dopaje“.

No existen pruebas clínicas ni de neuroimagen (como TC, RM, PET, etc) ni neurofisiológicas (EEG, ERP) o test psicológicos que de forma específica sirvan para el diagnóstico. Lo que nosotros decimos en esta obra, con toda seguridad, es que no hay ningún biomarcador que distinga a los niños TDAH. No se niega que tengan problemas, pero son niños, que tienen curiosidad y quieren atender a lo que sea, moverse… “, comenta el especialista.

Lee también: ¿Por qué casi no hay niños franceses hiperactivos o con déficit atencional?

A su juicio, la detección de este mal “no se establece sobre criterios objetivos que permitan diferenciar el comportamiento normal del supuestamente patológico, sino que se basa en apreciaciones subjetivas, en estimaciones de los padres del tipo de si ‘a menudo’ el niño se distrae y se mueve mucho. Más que nada, el diagnóstico es tautológico. Si un padre preguntara al clínico por qué su hijo es tan desatento e inquieto, probablemente le respondería porque tiene TDAH, y si le preguntara ahora cómo sabe que tiene TDAH, le diría porque es desatento e inquieto”.

Lo anterior lo reafirma, indicando que “no existe ninguna condición neurobiológica ni genética indenficada, y sí muchas familias donde no se asume que la educación de los niños es más difícil de lo que se pensaba“.

El académico es crítico además con los tratamientos que son utilizados en los niños, ya que que no se están “corrigiendo supuestos desequilibrios neuroquímicos causantes del problema, como se da a entender, sino a que el propio efecto psicoactivo de la droga estimulante puede aumentar la atención o concentración, como también lo hacen el café o las bebidas tipo Red Bull”.

La medicación para el TDAH no es, en rigor, un tratamiento específico, sino un dopaje: es la administración de fármacos o sustancias estimulantes para potenciar artificialmente el rendimiento”, explica el co-autor, que advierte que en cuanto a la salud “estas anfetaminas lo que producen es un efecto inmediato (si es continuado) de aumento de la presión sanguínea y cardíaca, que les puede llevar a tener a la larga más riesgos cardiovasculares. Tampoco les debería sorprender su efecto sobre el retraso del crecimiento. La cuestión es saber que pasa tras años de medicación”.

Lee también: Ritalín: la polémica verdad detrás del psicoestimulante más recetado para los “niños problema”

¿Qué se hace entonces con estos niños difíciles de controlar? Marino Pérez comenta que “estudios hechos y publicados en la versión americana de Mente y Cerebro con niños pequeños abocados o candidatos a recibir el diagnóstico, se les enseñaba a los padres a realizar diversas tareas con esos pequeños, con el objeto de educar la atención y su impulsividad. Y se ha comprobado que con estas actividades consistentes en juegos tipo ‘Simon dice’, donde uno tiene que esperar a responder cuando se le pide algo, se ha logrado que los niños mejoren y controlen la impulsividad o los comportamientos que les abocaba al TDAH.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados