Notas


Un desequilibrado mata a 13 personas en Serbia

Archivo | Sebastian Rodriguez/Agencia UNO
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

Un desequilibrado mató este martes a balazos a 13 personas de su familia o vecinos, entre ellas a un niño de dos años, antes de intentar suicidarse, en un pueblo cercano a Belgrado, en la peor matanza en los últimos 20 años en Serbia.

“Doce personas murieron en el lugar y otra falleció como consecuencia de sus heridas en el hospital”, declaró a los periodistas el director de la policía, Milorad Veljovic.

Ljubisa B., de 60 años, mató a seis hombres, a otras tantas mujeres y a un niño de dos años.

Al escuchar disparos, los policías que patrullaban por el pueblo acudieron al lugar e “impidieron que continuara con la matanza, puesto que al verlos, Bogdanovic se pegó un tiro en la cabeza”, afirmó la policía en un comunicado.

Una fuente policial dijo a la AFP que era el crimen más sangriento de los últimos 20 años en Serbia. El jefe de la policía añadió que los médicos intentaban “salvar la vida de tres heridos, entre ellos al autor de estos asesinatos atroces”.

El director del hospital de urgencias de Belgrado, Zlatibor Loncar, explicó que el asesino ingresó “en estado crítico, con una herida en la cabeza” y que su esposa, herida de gravedad, se encuentra “en cuidados intensivos”.

Según Veljovic, la matanza se produjo a las 03H00 GMT (06:00 horas de Chile) en cinco casas de Velika Ivanca, una aldea a 50 km al sur de Belgrado, donde vivía la mayor parte de la familia del asesino.

“Son en total cinco casas, de su familia y vecinos. Se desconoce todavía el móvil”, añadió.

Según la policía citada por la agencia oficial Tanjug, el asesino participó en 1991 en la guerra serbo-croata (1991-1995) en el bando de las fuerzas serbias.

Periodistas de la AFP comprobaron que las cinco casas de este pueblo de 1.700 habitantes pertenecen a la familia del asesino y a otras cuatro, y están aisladas del resto en el flanco de una colina.

Numerosos policías impedían el acceso al lugar. La aldea estaba desierta. Sólo se veía a una treintena de lugareños intentando recabar información.

“Era el mejor vecino. Nada indicaba que podría suceder algo semejante”, contó a la AFP, Stanica Kostadinovic, una vecina suya.

“Sólo él conoce el motivo de estos asesinatos. Era un buen vecino, tanto él como su hijo. Amable, trabajador, siempre dispuesto a ayudar”, añadió.

“Hablé con él ayer, le pregunté cómo estaba y me dijo que bien. Me preguntó si me encontraba bien de salud”, recordó, y afirmó que el asesino “no bebía alcohol” y que su familia era gente “tranquila”.

Los vecinos describieron al asesino como un hombre menudo que trabajaba como obrero y perdió su trabajo hace un año. Luego se pasó a la agricultura.

Otro vecino, Milovan Kostadinovic, recordó que el padre del asesino se había suicidado cuando él era un niño.

“Creció sin padre. Su tío y su primo habían ingresado hace tiempo en hospitales psiquiátricos”, aseguró Kostadinovic.

Todas las víctimas dormían cuando recibieron un tiro en la cabeza, afirmó la policía.

El asesino usó un revólver. Primero mató a su hijo de 42 años, luego a su madre, hirió a su mujer y siguió matando en otras casas, añadió.

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados