Vida Actual
Martes 26 marzo de 2019 | Publicado a las 15:29 · Actualizado a las 11:53
Padre se manfiesta indignado luego que su hija con par√°lisis cerebral fuese reprobada en un dictado
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A inicios de esta semana, un padre de Arica manifestó su enojo a través de Facebook luego que su hija con parálisis cerebral fuera mal evaluada en un dictado de su colegio.

En la publicaci√≥n, se ve una fotograf√≠a de la evaluaci√≥n en la que el docente calific√≥ con un “2,0” a la menor luego que √©sta realizara algunas l√≠neas y c√≠rculos, en vez de las vocales dictadas.

Seg√ļn expres√≥ Francisco Vallejo, pap√° de Catalina, esto caus√≥ tristeza tanto en la ni√Īa como su familia, motivo por el que decidi√≥ evidenciar la situaci√≥n en redes: “Me duele en el alma”.

“(Ella) ha luchado por mejorar y lograr tener una intenci√≥n comunicativa, pero hay profesores que se esmeran por no valorar nada”, dijo Vallejo quien detall√≥ que su hija tiene problemas de motricidad debido a una par√°lisis cerebral.

“Estas simples rayas de Catalina representan un gran avance en su aprendizaje y s√≥lo se ‘eval√ļa’ con una cara triste y una nota ‘2’, ¬ŅEso vale el esfuerzo de mi hija? Lo peor es que la Catita sabe lo que significa esa evaluaci√≥n”, expres√≥. “La educaci√≥n en este pa√≠s est√° lejos de lo que verdaderamente necesitamos”, agreg√≥.

En esta misma l√≠nea, la educadora diferencial Viviana Vallejos asegur√≥ a BioBioChile que estas situaciones suceden regularmente. “Ocurren m√°s frecuentemente de lo que pensamos. No hay un sistema educacional que est√© acorde a las necesidades de los estudiantes, menos para alumnos con par√°lisis cerebral”, dijo.

De la misma forma, la especialista en discapacidad intelectual y trastornos del lenguaje y la comunicaci√≥n se√Īal√≥ que “los profesores no reciben la preparaci√≥n adecuada para ayudar a este tipo de alumnos” y asegur√≥ que no suelen seguir las indicaciones de los educadores diferenciales.

Francisco y su hija | Facebook
Francisco y su hija | Facebook

“Lo que para un profesor es un par de rayas, para nosotros es un avance motriz enorme considerando que es una ni√Īa con par√°lisis cerebral”, dijo respecto al caso de Catalina y sugiri√≥ que el docente pudo emplear distintos m√©todos para evaluarla en un dictado.

“El par√°lisis cerebral compromete el nivel de motricidad fina y gruesa. La facilidad para hacer un dictado escrito no es un adecuaci√≥n correspondiente a sus necesidades. Tiene que haber un ajuste curricular: usar materiales que faciliten el deslizamiento de la mano, como usar un plum√≥n en una pizarra, pintura en una hoja amplia o una pantalla touch”, ejemplific√≥. “Puedes pasar el mismo contenido y adaptarlo”, dijo.

“Necesito ayuda”

En tanto, Vallejo destac√≥ que evaluar a una ni√Īa de estas condiciones con un “2,0” y un dibujo de una cara triste (acompa√Īada del texto “necesito ayuda”) puede resultar da√Īino para su aprendizaje acad√©mico y personal. “Esto hace que se pierda el inter√©s del estudiante por ir a un establecimiento y el de los pap√°s por luchar por un proceso de inclusi√≥n que no se est√° dando”, a√Īadi√≥.

“Se supone que nosotros estamos preparados para enfrentar situaciones complejas de los estudiantes y no etiquetar con castigos o refuerzos negativos”, dijo. “Ella hace un enorme esfuerzo desde su condici√≥n e intenta responder a una situaci√≥n escolar exigente a una ‘normalidad’ espec√≠fica”, agreg√≥ la especialista.

woodleywonderworks | Flickr (CC)
woodleywonderworks | Flickr (CC)

Y recalc√≥: “No podemos permitir que hayan notas as√≠ por un esfuerzo que nosotros calificar√≠amos con un nivel de logro m√°s positivo. Esto no significa que desvaloricemos o facilitemos el estudio de las personas con discapacidad, simplemente se eval√ļan desde sus capacidades y condiciones”.

La experta, que adem√°s es acad√©mica de la carrera de Educaci√≥n Diferencial en la Universidad de Concepci√≥n, estim√≥ que son muy pocos los establecimientos educacionales que cuentan con un equipo para ayudar a estos ni√Īos. “Me parece muy contradictorio respecto a las pol√≠ticas p√ļblicas que tiene cada establecimiento y el sistema escolar frente a lo que est√° pasando en la inclusi√≥n”, dijo.

“Es una lucha que estamos teniendo hace muchos a√Īos”, expres√≥. En tanto, Vallejos recomend√≥ al padre de la menor asistir al establecimiento y exigir que se les muestre el nivel de adecuaci√≥n para las clases de su hija. De la misma forma, es importante solicitar una reuni√≥n con su educadora diferencial.

Finalmente, la publicación de Francisco Vallejo ha logrado una gran visibilidad en redes sociales, siendo compartida más de 2 mil 500 veces por personas que persiguen un mundo más inclusivo, tal como él.

Tendencias Ahora