Sociedad
Miércoles 13 mayo de 2020 | Publicado a las 08:45
Experto advierte que próxima gran pandemia podría originarse en Brasil por devastación de Amazonía
Por Denisse Charpentier
La información es de Agence France-Presse
visitas

Es una historia conocida: la intervenci√≥n humana en √°reas nativas puede generar desequilibrios ecol√≥gicos y exportar enfermedades desde el coraz√≥n de la selva. Con la devastaci√≥n de la Amazon√≠a, la pr√≥xima gran pandemia podr√≠a tener sello brasile√Īo, advierte el investigador David Lapola.

La “Amazon√≠a es un gran recipiente de virus”, afirma el investigador, de 38 a√Īos. Arras√°ndola, agrega, “estamos poniendo a prueba nuestra suerte”.

La mayor selva tropical del mundo a√ļn tiene extensas √°reas preservadas, “pero cada vez hay m√°s deforestaci√≥n, m√°s degradaci√≥n (…). Cuando generas ese desequilibrio ecol√≥gico, alteras esas cadenas y en ese momento puede ocurrir el salto del virus [de animales a humanos]”, explica en una entrevista con AFP.

Formado en Ecolog√≠a, Lapola recuerda que en d√©cadas anteriores el mundo ya padeci√≥ con el VIH, el √Čbola y el dengue. “Es una relaci√≥n hist√≥rica, fueron todos virus que se diseminaron de forma muy grande a partir de desequilibrios ecol√≥gicos”.

Lapola dice que, seg√ļn estudios, esa transmisi√≥n ocurre con m√°s frecuencia en el sur de Asia y en √Āfrica, donde se encuentran mayoritariamente ciertas familias de murci√©lagos, pero que la diversidad amaz√≥nica podr√≠a caracterizar a la regi√≥n como “el mayor repositorio de coronavirus del mundo”.

“La culpa no es de los murci√©lagos, no es para salir a matarlos”, aclara el investigador brasile√Īo del Centro de Investigaciones Meteorol√≥gicas y Clim√°ticas Aplicadas a la Agricultura de la Unicamp.

“Es otra m√°s de las razones para que no hagamos ese uso irracional, que ahora est√° aumentando a√ļn m√°s, de nuestra Amazon√≠a”, subraya.

“Refundar” la relaci√≥n con la selva

Lapola advierte que la actual coyuntura, con el avance del coronavirus que en Brasil ya deja 12.400 muertos, dificulta a√ļn m√°s la vigilancia de la selva tropical, ya amenazada.

“Tenemos que atender esta crisis de la salud y todos los esfuerzos tienen que ir a eso (…). Pero es preocupante porque tenemos un aumento muy grande ahora, sin estar a√ļn en la estaci√≥n de deforestaci√≥n”, expresa.

En los primeros cuatro meses de 2020 fueron talados 1.202 km2 de selva, seg√ļn datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE).

Esto representa un aumento de 55% en comparación con el mismo período de 2019, cuando el presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro enfrentó duras críticas dentro y fuera de Brasil por minimizar el avance de incendios que consumieron extensiones récords de selva.

Bolsonaro, un excapitán que defiende la apertura de la Amazonía a la explotación minera y agropecuaria, envió esta semana un contingente militar para combatir la deforestación.

Los n√ļmeros demostrar√°n si se trat√≥ de una estrategia exitosa, comenta Lapola. “La cuesti√≥n m√°s grave es el uso del Ej√©rcito para cualquier problema en Brasil. Esto muestra cierta crisis institucional y el desmonte del Instituto Brasile√Īo del Medio Ambiente (Ibama)”, subraya.

“Est√° probado que el avance de la deforestaci√≥n depende de qui√©n nos gobierna. La buena noticia es que los gobiernos son pasajeros. Espero que en una pr√≥xima gesti√≥n tratemos con m√°s cuidado ese enorme tesoro biol√≥gico, tal vez el mayor del planeta”. declara.

El investigador opina que es tambi√©n necesario “refundar la relaci√≥n de la sociedad con las selvas”. Lapola destaca que si bien la propagaci√≥n de nuevas enfermedades desde el coraz√≥n de la selva “es un proceso muy complejo como para preverlo, es mejor usar el principio de la precauci√≥n y no poner a prueba nuestra suerte”.

Tendencias Ahora