Sociedad
Domingo 16 febrero de 2020 | Publicado a las 07:00 · Actualizado a las 07:01
La Logia Lautarina: las mentes detr√°s del sue√Īo de una Sudam√©rica libre
Por Periodismo UCSC
La información es de Juan Pablo Peralta
visitas

Han pasado más de dos siglos y la Logia Lautaro o Lautarina es considerada más como un relato de conspiración que como un hecho real de la historia de Chile.

Hacia 1797 el general venezolano-espa√Īol Francisco de Miranda conformar√≠a en Londres, Inglaterra, la Gran Reuni√≥n Americana o Logia de los Caballeros Racionales, con el fin de concretar la emancipaci√≥n de Am√©rica y liberarla del yugo espa√Īol.

Francisco de Miranda fue un político, militar, diplomático, escritor e ideólogo, considerado uno de los principales emancipadores de las Américas, que además participó en la guerra de independencia de Estados Unidos (1775-1783) y en la Revolución Francesa (1789-1799).

A partir del surgimiento de la Gran Reuni√≥n Americana nace la Logia de Lautaro o Logia Lautarina en la ciudad de C√°diz, Espa√Īa, entre los a√Īos 1811 a 1812.

Recibe ese nombre en honor a Lautaro, toqui y estratega militar mapuche durante la Guerra de Arauco (1536-1883). El pueblo mapuche resisti√≥ al imperio espa√Īol y se les reconoce como los √ļnicos en el continente que no se dejaron vencer por casi 5 siglos.

En 1812, con la ayuda del general José de San Martín, la logia Lautaro de Argentina, se instaló en el Río de la Plata como la primera filial de la Logia de los Caballeros Racionales.

Hacia 1817 la Logia Lautaro ya hab√≠a conformado su segunda filial. Esta vez ser√≠a en Santiago de Chile, donde entre sus principales miembros destacaron Jos√© de San Mart√≠n, Manuel Blanco Encalada, Ram√≥n Freire, Camilo Henr√≠quez, Miguel Za√Īartu, Jos√© Ignacio Zenteno y Bernardo O‚ÄôHiggins, entre otros.

Se cree que fue el mismo Bernardo O’Higgins quien en 1811, después de sostener conversaciones con Francisco de Miranda, propuso el nombre de Lautaro para esta hermandad secreta.

Asimismo, O’Higgins habría redactado la constitución matriz de la Logia Lautaro establecida en Chile. Junto a San Martín, el hijo de Ambrosio creó una fuerte alianza que ayudaría a ambos a concretar sus planes en sus respectivos países.

Lautaro (de Pedro Subercaseaux) | Wikipedia
Lautaro (de Pedro Subercaseaux) | Wikipedia

La Gran Andinia

Uno de los m√°s grandes y ambiciosos planes por parte de esta hermandad tuvo que ver con el sue√Īo que impuls√≥ Francisco de Miranda, de unificar toda Sudam√©rica, y que luego retomar√≠a Sim√≥n Bol√≠var, otro hermano de esta misteriosa logia, en el norte del continente.

El mismo Bol√≠var es quien inici√≥ este proyecto el 15 de febrero de 1819 en el Congreso de Angostura y lo concret√≥ el 17 de diciembre de ese mismo a√Īo.

Es así como se conformó la denominada Gran Colombia, un país extinto de América del Sur, que comprendió la unificación de lo que actualmente sería el territorio de cuatro países: Colombia, en ese entonces llamada Nueva Granada, Venezuela, Ecuador y Panamá.

De esta forma, el sue√Īo de Miranda estaba en marcha. Para eso, Bol√≠var se encarg√≥ de llevarlo a cabo y pele√≥ en batallas para liberar al Per√ļ y conformar lo que ser√≠a hoy Bolivia, que, adem√°s, lleva este nombre en su honor.

Pero la tarea de unificar al continente no s√≥lo le correspondi√≥ al libertador venezolano. En el sur de la regi√≥n, la Logia Lautaro segu√≠a la misma idea con San Mart√≠n a la cabeza. Muchos hablaban de la ‚ÄúGran Andinia‚ÄĚ en el territorio que buscaba conformar Per√ļ, Chile y Argentina para seguir avanzando en el anhelo de conformar la uni√≥n de la regi√≥n y ser una potencia.

Para Wilson Lermanda Delgado, Mag√≠ster en Historia, investigador y docente de la Universidad Cat√≥lica de la Sant√≠sima Concepci√≥n, si bien no hay registros hist√≥ricos de que se hubiesen desarrollado proyectos referidos a unos “Estados Unidos de Sudam√©rica” o una “Gran Andina” si es probable que hubiese una idea de “proyecto americano” de independencia.

‚ÄúLa distribuci√≥n del poder local en el per√≠odo post independentista se refiri√≥ a estructuras similares a las que hubo durante el per√≠odo colonial. Este dato no es menor, ya que da a entender que el problema profundo de la organizaci√≥n de los estados americanos, era el contrapeso que generaban las provincias en relaci√≥n al poder central‚ÄĚ, explica Lermanda.

Para el acad√©mico, ‚Äúel caso de la Gran Colombia fue real, pero b√°sicamente porque siguieron un patr√≥n de estructura del poder que fue depositario de lo que hab√≠a sido en el Virreinato de Nueva Granada. Otro ejemplo fue el proyecto de los “Estados Unidos de Centroam√©rica”, el cual finalmente no prosper√≥ por las diferencias entre las provincias‚ÄĚ, dice.

Santiagonostalgico | Flickr
Santiagonostalgico | Flickr

Sue√Īo incumplido

Los intereses de los distintos miembros de la logia hicieron que el sue√Īo de Miranda no se cumpliera. A esto se sum√≥ la disoluci√≥n de la Gran Colombia, en 1830, por diferencias en las ideas pol√≠ticas sobre federalismo y centralismo de la rep√ļblica, adem√°s de la muerte de Sim√≥n Bol√≠var.

Para Francisco Ortega Ruiz, periodista y escritor del libro ‚ÄúLogia‚ÄĚ, los planes de unificaci√≥n continental estuvieron lejos de concretarse.

‚ÄúLos intereses de los distintos miembros de la Logia Lautarina eran demasiado personalistas. Lo m√°s cerca es cuando Bol√≠var logra anexar la ‚ÄúGran Colombia‚ÄĚ y que de alguna manera se enfrenta a todo el proyecto que ten√≠a, desde el sur, San Mart√≠n. Ellos se encuentran y nace la conversaci√≥n de Guayaquil, que no se sabe de lo que se habl√≥‚ÄĚ, explica Francisco Ortega.

Lo que s√≠ se sabe es que despu√©s de esta conversaci√≥n ocurri√≥ el desmembramiento de los dos proyectos m√°s cercanos a los ‚ÄúEstados Unidos de Sudam√©rica‚ÄĚ: la Gran Colombia y la Gran Andinia.

Enemigos libertadores

Las diferencias políticas e ideológicas marcaron la época. Mientras la Logia Lautarina, dirigida al sur por O’Higgins y San Martín, tenía planes continentales con nuestro país, existían otros libertadores cuyas pretensiones con Chile no sólo eran a nivel regional.

‚ÄúChile ten√≠a toda una batalla. Hay algunas versiones que sostienen que los Carrera tambi√©n eran miembros de la Logia Lautarina de Chile, pero que el quiebre ocurre porque el proyecto de los Carrera era chileno, mientras que O‚ÄôHiggins y San Mart√≠n ten√≠an un proyecto continental‚ÄĚ, afirma Ortega.

Se cree que el libertador José Miguel Carrera fue miembro de la Logia de los Caballeros Racionales, fundada en Europa por Francisco de Miranda y con conexiones en las filiales de Sudamérica (Logia Lautaro de Argentina y Chile).

‚ÄúSi miramos a sus trayectorias hist√≥ricas, Carrera ten√≠a una idea de rep√ļblica cercana a la norteamericana. De hecho, Estados Unidos era su referente pol√≠tico. Por otro lado, O’Higgins al tener una formaci√≥n brit√°nica era mucho m√°s conservador en diversos aspectos. En definitiva, lo que podemos ver entre Carrera y O’Higgins es la cl√°sica disputa entre liberalismo y autoritarismo en Am√©rica Latina‚ÄĚ, se√Īala el acad√©mico Lermanda.

Otro pr√≥cer de la patria fue Manuel Rodr√≠guez, guerrillero y revolucionario l√≠der de los H√ļsares de la Muerte, grupo militar que √©l mismo conform√≥ para luchar por la causa independentista, luego de la batalla de Cancha Rayada el 23 de marzo de 1818.

Rodríguez, amigo de infancia de Carrera, también tenía diferencias con las ideas independentistas de los hermanos lautarinos. Es por eso que la muerte de Rodríguez se asocia a la Logia Lautaro, al igual que la de los hermanos Carrera.

Sobre estas rencillas Wilson Lermanda dice que ‚Äúen el contexto de la independencia surgen caudillismos y diversos proyectos pol√≠ticos que en muchos casos se contraponen entre s√≠. De esa forma, es m√°s pertinente comprender la independencia como una guerra civil, en la cual diversos proyectos pol√≠ticos y de poder se trataron de imponer. La familia Carrera y Rodr√≠guez representaron para el gobierno de O’Higgins un desequilibrio para el statu quo que se trataba de construir‚ÄĚ.

Tanto Wilson Lermanda como Francisco Ortega concuerdan en que la Logia Lautarina estuvo tras las muertes de los hermanos Carrera y Manuel Rodríguez.

‚ÄúLa orden de matar a Rodr√≠guez fue de la logia, articulada por O‚ÄôHiggins. Por el lado de los Carrera aparece la figura de Bernardo de Monteagudo, quien fue el ‚Äúcerebro en las sombras‚ÄĚ, que articul√≥ toda clase de cr√≠menes y asesinatos pol√≠ticos de la logia Lautarina. Por supuesto las pruebas que hay son cartas y documentos, nada concreto, pero que a mi juicio son pruebas suficientes‚ÄĚ, cree el escritor Ortega.

‚ÄúEstudiando los hechos y las motivaciones se puede interpretar que estamos frente a un caso de ajusticiamiento pol√≠tico‚ÄĚ, a√Īade Wilson Lermanda, quien ha investigado este per√≠odo de la historia y el proceso de la independencia de Chile.

Pero si la Logia Lautarina existi√≥ y oper√≥ en continente Sudamericano, ¬Ņpor qu√© se mitifica hasta el d√≠a de hoy este proceso hist√≥rico de nuestra independencia?

Una teor√≠a que apunta el acad√©mico Lermanda es que ‚Äúel mito se remite a un origen heroico de un proceso. Para algunos sectores, el hecho de que se haya formado una organizaci√≥n para desestabilizar el poder del Imperio Espa√Īol, en Am√©rica, suena un tanto rom√°ntico. Si bien existen pruebas de que la logia Lautarina existi√≥, no se puede aseverar la profundidad de su proyecto pol√≠tico‚ÄĚ, concluye.

lasociedadpatriotica.blogspot.com
lasociedadpatriotica.blogspot.com
Tendencias Ahora