“Donde se pierde el interés también se pierde la memoria” (Johann W. Goethe). Esta, pareciera ser un frase que hoy cobra particular sentido. Y lo hace, básicamente por el hecho de que como una mala costumbre enraizada en los países de la región, la preservación de aquellos elementos que nutren la memoria colectiva de una sociedad pareciese ser un tema de segundo orden, una pintoresca atracción o quizá un bonito hobby, desconociendo en consecuencia la trascendente relevancia que dicho acto tiene.

El acto de preservar conlleva un sentido de responsabilidad, que debe ser asumido por los estados, ejecutado por los gobiernos y depositado en los ciudadanos que son parte de una comunidad para que estos lo hagan suyo como un valor preponderante, y es en esta última parte donde cobra relevancia el trabajo de una institución como la nuestra, ya que esta, desde la vereda de la civilidad, ha decidido hacer suya esta responsabilidad, con objeto de hacer frente firme y decididamente a la amenaza que un elemento como el fuego puede representar para la sensible memoria social.

El incendio de la cineteca de Brasil da fe lo antes expuesto, pero no solo de aquella necesaria reflexión acerca de la preservación, sino que también de la importancia de estar preparados para enfrentar emergencias de esta naturaleza.

Como se indicaba anteriormente, el Cuerpo de Bomberos de Santiago haciendo eco de este llamado de responsabilidad, ha implementado recientemente un Procedimiento Operativo Estándar especialmente diseñado para hacer frente a emergencias que afecten estructuras patrimoniales o que en su interior alberguen contenido de valor patrimonial, hecho que sin duda marca un antes y un después en la forma de entender la naturaleza de este tipo de incidentes y el manejo operacional necesario a este respecto.

Uno de los aspectos fundamentales de este tipo de emergencias es la necesidad de que los bomberos que enfrentan estas situaciones de peligro puedan tener conocimiento de las particularidades tanto de los edificios como de sus contenidos, a fin de enfrentar adecuada e informadamente la emergencia, haciendo de este modo eficiente y eficaces las labores de extinción y más seguro el actuar de los voluntarios.

Nuestra institución cuenta con equipamiento e instrucción que le permitirían enfrentar una situación como la acaecida en Brasil de la manera adecuada, restando entonces para el éxito de esta labor (en aquello que está dentro de la esfera de lo que podemos prever) el conocimiento oportuno de las particularidades del lugar y sus contenidos, hecho que se encuentra en pleno desarrollo de la mano de la ejecución del Proyecto Patrimonio del Cuerpo de Bomberos de Santiago y que se complementó con la firma de un convenio con el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el 29 de enero de 2020.

En este tema, juega un rol fundamental la fluida comunicación entre las instituciones, hecho que sin duda alguna el Cuerpo de Bomberos de Santiago a cultivado de manera exitosa.

En nuestro entorno, en pleno barrio cívico se encuentra emplazada la Cineteca Nacional, así como también existen estas edificaciones en tradicionales complejos universitarios del país, teniendo todas estas entre sus archivos, valiosas y muchas de ellas irrepetibles obras cinematográficas que contienen parte de nuestra historia, pero que al igual como en Brasil son de una materialidad altamente inflamable que nos hacen mirar con atención la fatídica experiencia comparada y nos invita a ocuparnos de ello.