Cualquiera que haya necesitado comprar algún artículo de ferretería o construcción en los últimos meses habrá sido testigo de la fuerte alza que sufrieron estos productos en sus precios. La situación ha sido reportada por los medios de comunicación desde hace ya algún tiempo y, ante ella, los gremios del sector, así como una serie de parlamentarios, han solicitado a la FNE actuar de oficio e iniciar una investigación, la que ya estaría en curso.

Esta indagatoria es necesaria. Un alza coordinada de precios debe ser revisada minuciosamente, investigando los argumentos económicos que lo justifican y cautelando la libre competencia en cada sector. Esto es necesario en un país como el nuestro, donde la mayor parte de las industrias tienden a mostrar altos niveles de concentración, facilitando comportamientos anticompetitivos.

Sin embargo, cabe recordar que un alza coordinada y abrupta de los precios no es condición suficiente para demostrar un comportamiento anticompetitivo y es perfectamente compatible con un mercado en competencia perfecta que enfrenta un alza generalizada de insumos.

Registrada el alza, la investigación que enfrenta la FNE para probar una posible colusión puede ser una tarea titánica. Una pesquisa solo basada en un alza de los valores es realmente cuesta arriba, ya que se deberá revisar y comparar precios —tanto en importación, distribución y venta al público— de productos diferenciados con insumos diferentes y costos no observables propios de cada actor. Para dilucidar si existen sospechas fundadas de un acto colusivo, y luego reunir la evidencia probatoria de una coordinación puede ser aún más difícil y con un resultado incierto a nivel judicial.

Esta situación nos permite valorar los beneficios sociales de la delación compensada. Un testigo que facilite información detallada de los acuerdos y mecanismos de un cartel facilita enormemente la investigación y reduce drásticamente la incertidumbre respecto del veredicto. Si bien para algunos es frustrante que un actor involucrado en un caso de esta naturaleza evite sanciones, sin duda esta colaboración es invaluable para desarticular carteles, sancionar al resto de los responsables y, lo más importante, detener el perjuicio a los consumidores. Adicionalmente, la correcta aplicación de la delación compensada entrega importantes incentivos para desalentar futuros carteles y fomentar una cultura de libre competencia en nuestros mercados.