Autoridades de Los Lagos entregaron un balance en el último Comité Operativo de Emergencia realizado en Osorno, tras la crisis del agua derivada del corte masivo del suministro a cargo Essal, lo que se extendió por 10 días y afectó a cerca de 50 mil viviendas.

La reunión que contó sólo con representantes del gobierno regional y dio cuenta de los trabajos que se mantienen respecto de la Alerta Sanitaria que rige en Osorno, hasta el 31 de agosto.

Dentro de los puntos destacados se explicó que se comenzó con el retiro gradual de los 260 estanques que están ubicados en la ciudad para el abastecimiento externo de agua potable.

Asimismo se explicó que se continuarán con el trabajo de 3 camiones aljibes en el destacamento de montaña del regimiento Arauco, ante una posible emergencia.

En la sesión del COE, realizado en horas de este martes, el intendente Harry Jürgensen, dio cuenta que la crisis vivida en la ciudad, permitió establecer que se estaba bajo una empresa que no contaba con los elementos de seguridad mínimos, que permitiera contener algún tipo de emergencia.

De igual manera sostuvo que se deben potenciar las normativas y los protocolos de seguridad en el país, argumentando que se debe mejorar la fiscalización por parte de la Superintendencia de Servicios Sanitarios, la superintendencia de Medio Ambiente y de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, entidades que -aseguró- no han demostrado ser robustos en materia de las fiscalizaciones.

De igual manera dio a conocer que ya se puede volver a la normalidad del servicio y señaló que ahora corresponde estar atentos a los procesos legales y compensatorios.

En cuanto al funcionamiento de los centros de salud, en el COE se informó que los centros de diálisis están funcionando con agua de la red, mientras que el hospital San José de Osorno, aún está siendo atendido con camiones aljibes.

Durante la sesión del COE, informó que se está a la espera de los análisis finales para que –según explican– la tarde de este martes se pueda conectar a la red de distribución.

Las autoridades argumentan que en las últimas 24 horas han recibido 1 reclamo por problemas de calidad, pero las autoridades enfatizaron que los análisis de la calidad de agua potable han sido positivos.

En cuanto a la normalidad del servicio, la superintendencia de servicios sanitarios informó que ha disminuido la demanda hacia los 300 litros por segundo de agua, lo que técnicamente manifiesta normalidad.