Nacional
Sábado 09 noviembre de 2019 | Publicado a las 19:56 · Actualizado a las 20:16
Pi√Īera afirma que ha recibido "mucha informaci√≥n" sobre supuesta influencia extranjera en protestas
visitas

El presidente Sebasti√°n Pi√Īera abord√≥ la crisis social que vive el pa√≠s, dando sus teor√≠as sobre su origen y reiterando haber recibido informaci√≥n sobre influencia extranjera en las protestas pero que prefiere ser “prudente” al respecto.

Los grupos organizados, dijo a El Pa√≠s de Espa√Īa, “son de distintos or√≠genes. Yo creo que hoy d√≠a hay algo nuevo, distinto a lo que ten√≠amos hace un mes atr√°s, pero necesito pruebas para poder afirmarlo”.

Respecto de la presunta influencia extranjera, indic√≥ que “no descarto nada. He recibido mucha informaci√≥n, alguna de ella de origen externo, que afirma que aqu√≠ hubo intervenci√≥n de Gobiernos extranjeros. Pero quiero ser prudente, hemos entregado esa informaci√≥n a la Fiscal√≠a, que es la que por mandato de la ley debe investigar los delitos en Chile”.

Entre las fuentes, mencion√≥ que “he escuchado lo que dijo un alto oficial del Departamento de Estado de Estados Unidos, he escuchado lo que dijo la OEA y muchas organizaciones muy respetadas. No descarto nada, pero como presidente de Chile tengo que ser prudente”.

¬ŅNueva Constituci√≥n?

Esta jornada, el Presidente protagonizó una entrevista ante El Mercurio, en que reveló planes para llevar a cabo profundas reformas a la Constitución.

Al respecto, indic√≥ que buscan “modernizar y perfeccionar nuestra Constituci√≥n. En nuestro programa de Gobierno hay una propuesta de reforma y estamos dispuestos a debatir este asunto dentro de los canales de la democracia”.

“Lo que yo digo es que discutamos todas las reformas, y si esto termina en una modernizaci√≥n de la actual Constituci√≥n o en una nueva Constituci√≥n, formar√° parte del juego democr√°tico. ¬ŅD√≥nde debe darse? Dentro del marco que la propia democracia fij√≥ para ese debate, que es el Congreso Nacional, el poder constituyente de nuestro pa√≠s. Pero primero discutamos cu√°les son los cambios que queremos y busquemos caminos de entendimiento. Los que quieren saltarse la institucionalidad democr√°tica y fijar sus propias reglas del juego est√°n atentando contra la democracia”, indic√≥.

Cuestionado respecto de la posibilidad de llamar a un plebiscito para que la ciudadan√≠a decida si quiere o no cambiar la Constituci√≥n y elegir el mecanismo, indic√≥ que “nuestro programa propone que cuando el Congreso logre un acuerdo de una nueva Constituci√≥n o de una Constituci√≥n modernizada, ese acuerdo sea ratificado por la ciudadan√≠a a trav√©s de un plebiscito”.

Entre otros cambios, adelanta que buscar√≠an “un mejor equilibrio” entre los poderes del Estado: “Ahora los poderes del Ejecutivo son excesivos en relaci√≥n a los poderes que tiene el Legislativo. En segundo lugar, tiene que ser una Constituci√≥n que permita mayor participaci√≥n de los ciudadanos, iniciativa popular de ley, plebiscitos comunales para que la ciudadan√≠a pueda discutir y resolver temas que afectan a su calidad de vida”.

Hipótesis sobre la crisis

En la conversaci√≥n, el mandatario defendi√≥ el modelo econ√≥mico vigente en el pa√≠s, argumentando que “el modelo en el cual yo creo, y voy a luchar para perfeccionarlo, es la democracia con libertad de expresi√≥n, con separaci√≥n de poderes, con Estado de derecho, con respeto por las minor√≠as. Creo en una econom√≠a libre, abierta, de mercado, competitiva. Creo tambi√©n en un fuerte compromiso del Estado por luchar contra la pobreza y ofrecer mayor igualdad de oportunidades”.

“El otro modelo es el bolivariano, que ha tra√≠do en todos los pa√≠ses donde se ha aplicado sufrimiento, frustraci√≥n, p√©rdida de libertad, estancamiento”, contrast√≥. Por ello, enfatiz√≥ en que su prioridad es “ser muy responsables y no destruir las bases de la econom√≠a. En estos tiempos de emergencia, el Gobierno tiene que tener muy claro el norte para no caer en la tentaci√≥n de la demagogia y el populismo”.

Sobre del or√≠gen del descontento en el pa√≠s ante la desigualdad que deriv√≥ en el estallido social pese al constante crecimiento econ√≥mico, lo atribuy√≥ a una hip√≥tesis que denomin√≥ el “malestar del √©xito”.

“De las tres d√©cadas de avance emergi√≥ una clase media amplia, pujante. Lo que pasa en Chile no se debe al alza de 30 pesos en el billete de Metro, sino que obedece a una realidad que ven√≠a empujando quiz√°s hace 30 a√Īos y que no vamos a resolver en 30 d√≠as. No supimos entender que hab√≠a un clamor subterr√°neo de la ciudadan√≠a por lograr una sociedad m√°s justa, m√°s igualitaria, con m√°s movilidad social, m√°s igualdad de oportunidades, menos abusos. En estas semanas hemos visto estallar ese clamor, y tambi√©n hemos visto una ola de violencia, de destrucci√≥n, provocada por grupos criminales organizados”, indic√≥.

“En el caso de Chile sin duda que se ha ido produciendo una especie de divorcio entre la ciudadan√≠a, la pol√≠tica y los pol√≠ticos y yo creo que eso tiene que hacer reflexionar a ambos lados. Los pol√≠ticos tienen que entender que no pueden defender privilegios, que tienen que trabajar m√°s y mejor. Los ciudadanos tambi√©n tienen que comprender que si caemos en la profec√≠a autocumplida de que la pol√≠tica es una porquer√≠a, que no sirve para nada, que son todos corruptos o incompetentes, ¬Ņqui√©n va a querer estar en el mundo de la pol√≠tica? Los mejores se van a ir. ¬ŅQui√©nes van a quedar?“, cuestion√≥ el mandatario.

Derechos Humanos

El Pa√≠s consult√≥ tambi√©n al Presidente respecto de las decisiones tomadas en la l√≠nea de la seguridad p√ļblica para abordar la crisis desde los primeros d√≠as de las masivas protestas, ante lo cual el mandatario dijo que “lo que menos quiere un presidente es decretar estado de emergencia. Pero uno no hace lo que quiere, sino lo que debe”.

En su momento, asegur√≥, “tomamos todas las precauciones posibles para asegurar el respeto a los derechos humanos”. Entre otras medidas, indic√≥ que se instruy√≥ que “s√≥lo en √ļltima instancia y si es estrictamente necesario, en lo que se llama la defensa propia privilegiada, el uso de escopetas de balines de goma que usan todas las polic√≠as del mundo”.

“¬ŅQu√© siente cuando se le acusa de violar los derechos humanos?”, inquiri√≥ el medio espa√Īol, a lo que Pi√Īera contest√≥ que “es una acusaci√≥n totalmente infundada. Hice lo posible por proteger a mis compatriotas de la violencia. Si no lo hubiera hecho y hubieran seguido quemando, no solamente estaciones de Metro, sino hospitales o aeropuertos, habr√≠a incumplido mi deber. Puedo asegurar que tomamos todas las providencias y precauciones para asegurar el respeto de los derechos humanos. Ahora, que en estas semanas de violencia pueden haberse cometido abusos, por supuesto que s√≠. Y tendr√°n que ser investigados y juzgados”.

Tendencias Ahora