Internacional
Se degrada salud de exdetenido de Guant√°namo en Uruguay en huelga de hambre
Publicado por: Diego Vera La información es de: Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El estado de salud del exdetenido de la prisión estadounidense de Guantánamo Jihad Diyab, refugiado en Uruguay desde 2014 y en huelga de hambre hace más de dos meses, se deteriora rápidamente, indicaron a la AFP allegados y fuentes médicas este jueves.

Diyab, quien llegó a Uruguay a fines de 2014 en un grupo de seis exdetenidos de la prisión norteamericana, inició en julio pasado una huelga de hambre exigiendo ser trasladado a otro país, ya que considera que no podrá mantener a su familia -actualmente en Turquía- en suelo uruguayo.

Su relación con el gobierno de Tabaré Vázquez se tensó luego de que dejó el país y se presentó ante el consulado de Uruguay en Venezuela, tras lo cual quedó detenido y casi un mes después fue deportado a Montevideo, el 30 de agosto.

En Venezuela inici√≥ su huelga de hambre, y por segunda vez esta semana, comenz√≥ una “huelga seca”, es decir, sin ingesta de l√≠quidos.

La doctora Julia Galzerano, del Sindicato M√©dico del Uruguay, que ha atendido a Diyab, se√Īal√≥ a la AFP que la √ļltima hidrataci√≥n que recibi√≥ data del pasado lunes al martes.

Diyab decidi√≥ que no quiere recibir asistencia en caso de caer nuevamente en coma, como ocurri√≥ en setiembre pasado, y “nombr√≥ a tres personas como sus representantes” para decidir sobre cualquier tratamiento.

“La decisi√≥n de √©l fue plasmada en un protocolo con escribano”, explic√≥ la m√©dica, quien dio cuenta de la gravedad de la situaci√≥n que atraviesa Diyab luego de 63 d√≠as sin ingesta de alimentos y por su decisi√≥n de detener el consumo de l√≠quidos.

Galzerano explicó que las estadísticas marcan que un ser humano puede vivir hasta 100 días sin alimentos y unos siete días sin líquidos, dependiendo de cada organismo, y fue clara en indicar que es posible un desenlace fatal de esta huelga de hambre.

“Dolores agudos y calambres”

Ana de Bittencourt, una de las personas que voluntariamente acompa√Īan al refugiado sirio en su apartamento del centro de Montevideo como parte de una agrupaci√≥n civil que se ha denominado “Vigilia por Jihad Diyab”, dijo este jueves a la AFP delante de la vivienda, que el hombre experimenta “p√©rdida de movilidad, dolores agudos y calambres”.

De Bittencourt se√Īal√≥ que Diyab pide que el gobierno uruguayo le explique los alcances del acuerdo con Estados Unidos, mediante el cual √©l y sus compa√Īeros llegaron a Uruguay, y quiere saber “por qu√© no ha aparecido un pa√≠s” para recibirlo.

El Ejecutivo, de su lado, ha se√Īalado en una misiva dirigida al exrecluso -divulgada el martes- que √©ste cuenta con todos los documentos para dejar el pa√≠s si as√≠ lo desea, una visi√≥n que no es compartida por el refugiado, seg√ļn sus allegados, toda vez que no pudo, por ejemplo, permanecer en Venezuela.

Seg√ļn el gobierno uruguayo, que cit√≥ una comunicaci√≥n de su par venezolano, la detenci√≥n de Diyab en Caracas -que nunca se ha pronunciado p√ļblicamente sobre el caso- se produjo para “averiguaciones” por su ingreso ilegal a ese pa√≠s.

Desde el viernes pasado, el gobierno de Uruguay ha exhortado en dos ocasiones a Jihad Diyab a deponer su huelga de hambre. Primero lo hizo el canciller Rodolfo Nin Novoa en rueda de prensa, y luego lo hizo la canciller√≠a a trav√©s de la carta p√ļblica.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera y reafirma entonces nuevamente, su disposici√≥n para reiniciar de inmediato todos los procedimientos necesarios para proceder a su reunificaci√≥n familiar, en cuanto usted as√≠ lo disponga”, indicaba el texto emitido el martes.

Sin embargo, Diyab ha se√Īalado en reiteradas ocasiones que su deseo es dejar Uruguay, un pa√≠s al que no se ha adaptado y en cuyo gobierno no conf√≠a.

Este jueves, seg√ļn inform√≥ el noticiero local Telenoche, la Justicia determin√≥ que una junta m√©dica analice el caso para saber si el hombre debe ser atendido, luego de una denuncia judicial interpuesta por el Ministerio de Salud P√ļblica que alega -siempre seg√ļn el medio- que m√©dicos del sistema p√ļblico de atenci√≥n no pudieron ingresar al domicilio de Diyab el martes.

Sus allegados, consultados por la AFP, rechazaron ese extremo y se√Īalaron que todos los m√©dicos que han llegado hasta la casa han podido verle.

El mi√©rcoles, el nexo nombrado por el Ejecutivo uruguayo para comunicarse con los seis exdetenidos, Christian Mirza, hizo p√ļblica una carta en la que comunica que ya no ejercer√° esa funci√≥n en el caso de Diyab. “De mi parte siento que nada m√°s puedo aportar”, resumi√≥ en su misiva.

URL CORTA: http://rbb.cl/eyag
Tendencias Ahora