TV y Espect√°culo
S√°bado 27 abril de 2019 | Publicado a las 13:33
Rose Hanbury, la "rival" de Kate Middleton acusada de entrometerse en su matrimonio con William
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La realeza brit√°nica se ha tomado la prensa internacional este √ļltimo mes. Y es que no s√≥lo est√°n siguiendo atentamente el nacimiento del primer hijo de Meghan Markle y el pr√≠ncipe Harry, sino que tambi√©n no han perdido detalle de los rumores de la supuesta infidelidad del pr√≠ncipe William a Kate Middleton.

Todo comenz√≥ hace cerca de un a√Īo, cuando Kate a√ļn estaba embarazada de su tercer hijo, el pr√≠ncipe Louis. En ese momento, el tabloide In Touch public√≥ un art√≠culo donde aseguraban que William le hab√≠a sido infiel con una amiga cercana de ella.

Seg√ļn fuentes an√≥nimas de la publicaci√≥n, se trataba de la vecina de la pareja, Rose Hanbury, una arist√≥crata tambi√©n conocida como la marquesa de Cholmondeley.

La revista aseguraba también que luego de enterarse de los rumores, Kate habría confrontado inmediatamente a William, quien se habría reído y asegurado que se trataba sólo de mentiras.

Estas mismas fuentes, se√Īalaron que la duquesa de Cambridge habr√≠a prohibido a su marido socializar con su ‚Äúvecina‚ÄĚ y que su amistad con ella se habr√≠a visto perjudicada.

¬ŅQui√©n es Rose Hanbury?

Es una exmodelo brit√°nica de 35 a√Īos, que trabaj√≥ con la agencia Storm Models, la misma que descubri√≥ a Kate Moss.

Rose es hija del dise√Īador web, Timothy Hanbury, y de la due√Īa de la marca de ropa Marosa, Emma Hanbury. Tiene dos hermanos, James y Marina, quien tambi√©n fue modelo, aunque al igual que Rose, abandon√≥ las pasarelas para probar suerte en la pol√≠tica, aunque tampoco prosperaron all√≠.

La marquesa también es nieta de Lady Rose Longman, quien fue una de las madrinas en la boda de la reina Isabel con el príncipe Felipe en 1947. Ambas eran muy amigas y estudiaron danza en el estudio Madame Vacani, en Londres. De hecho, cuando la mujer murió, la monarca envió una carta de condolencias escrita a mano para la familia.

Pero volviendo a Rose, tras dejar el mundo de la moda, se convirtió en investigadora y analista política, y trabajó en las sombras para el entonces ministro de educación Michael Gove.

En 2003, durante unas vacaciones en Italia, conoció al hombre que cambiaría su vida, David Rocksavage, el marqués de Cholmondeley (título que lo ubica por encima de un conde, pero debajo de un duque).

Rose y David, quien es 23 a√Īos mayor que ella, se casaron en 2009 y hoy son padres de tres hijos: Lady Iris y los gemelos Alexander, earl de Rocksavage y Oliver, lord Cholmondeley.

La llegada de los ni√Īos volvi√≥ a transformar la vida de Rose, ya que debido a su complicado embarazo y n√°useas matutinas, debi√≥ renunciar a su trabajo en el Parlamento y dedicarse a su familia.

Dos peces gordos

Hanbury y su esposo viven cerca de la casa de la Reina en Sandringham, en una mansión de 106 habitaciones ubicada en Houghton Hall.

Fue en este lugar donde el matrimonio se hizo muy cercano a William y Kate, especialmente cuando los duques de Cambridge se mudaron durante un tiempo a su casa de campo en Anmer Hall, la que es considerablemente m√°s peque√Īa y cuenta con s√≥lo 10 habitaciones.

Los vínculos entre Rose y la familia real son tan estrechos, que incluso fue invitada a la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry, además de haber asistido a varias cenas reales o de Estado.

Los cuatro, además de otras parejas de la alta sociedad, se convirtieron en una especie de cofradía conocida como los Turnip Toffs, muy al estilo de Gossip Girl.

Estas poderosas familias se suelen reunir regularmente para participar en distintas actividades juntos como cenas, picnics, caza y pesca, o simplemente para desafiarse en juegos de mesa, como las mímicas, que al parecer es uno de los favoritos de Middleton.

Sin embargo, parece que la disputa entre Rose y Kate ven√≠a incluso desde antes que comenzaran los rumores de infidelidad de William. Y es que Rose se refiri√≥ a la duquesa en una ocasi√≥n como su “Rival Rural”, lo que no cay√≥ nada bien en la princesa.

Si bien ambas mujeres tienen vidas muy parecidas e incluso son “madrinas” de las mismas instituciones ben√©ficas, Rose sent√≠a que deb√≠a tener m√°s poder que Kate dentro del grupo, ya que la fortuna de Rocksavage es bastante superior a la de William, siendo estimada en ¬£112 millones, mientras que la del pr√≠ncipe es de cerca de ¬£30 millones.

La foto de la polémica

El nombre de Rose comenz√≥ a circular m√°s fuerte en las √ļltimas semanas, luego que varios medios de comunicaci√≥n publicaran dos fotograf√≠as que supuestamente confirmaban el affaire del pr√≠ncipe.

En ellas se ve un silueta que parece ser William conversando con una mujer en una discoteque, lo que aument√≥ a√ļn m√°s el inter√©s en la noticia.

Pero lo que pocos saben, es que aquellas imágenes pertenecen a un video lanzado por portal TMZ que comenzó a circular en 2017, donde se ve al duque de Cambridge bailando animadamente en un centro nocturno en Suiza.

Por supuesto, en ese momento las imágenes dieron la vuelta al mundo y se rumoreó mucho sobre otra infidelidad del futuro rey e incluso se habló de divorcio, lo que claramente no ocurrió.

Seg√ļn explic√≥ en ese momento el tabloide brit√°nico The Sun, William habr√≠a estado bailando con la modelo australiana Sophie Taylor, pero en ning√ļn momento se mencion√≥ a Hanbury, quien ahora est√° siendo inculpada de entrometerse en el matrimonio de los duques de Cambridge.

Los desmentidos

Todos estos rumores acabaron con la paciencia de los duques y decidieron tomar cartas en el asunto.

Para ello contrataron a la firma de abogados Harbottle and Lewis, quienes ya habían trabajado con el príncipe Carlos en 2006, cuando se acusó a un diario de hackear el teléfono de William y Harry; y en 2010, cuando se pidió detener el acoso contra Kate Middleton.

En esta oportunidad el bufete emiti√≥ una carta negando los rumores de infidelidad. ‚ÄúAdem√°s de ser falsa y altamente da√Īina, la publicaci√≥n de especulaciones falsas sobre la vida privada de nuestros clientes tambi√©n constituye una violaci√≥n de su privacidad en conformidad con el Art√≠culo 8 de la Convenci√≥n Europea de Derechos Humanos‚ÄĚ, sentenciaron, seg√ļn asegura el portal Daily Beast.

Si bien no queda claro si los duques tomarán acciones legales contra las publicaciones que lanzaron la información, los expertos descartan que pueda ser así ya que no es la tónica de la familia real.

Tendencias Ahora