Tecnología
Jueves 27 diciembre de 2018 | Publicado a las 19:02 · Actualizado a las 19:05
Hija del fundador de Huawei comparte mensaje de su diario de vida tras ser detenida en Canad√°
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Huawei dio a conocer una carta escrita el 19 de diciembre por Meng Wanzhou, hija del fundador de la compa√Ī√≠a, luego de recibir un mensaje de apoyo de un ciudadano japon√©s, quien agradeci√≥ la labor realizada por la compa√Ī√≠a china en Jap√≥n tras el terremoto de 2011.

Recordemos que Meng fue detenida en Canad√° a comienzos de diciembre luego que las autoridades estadounidenses comenzar√°n una investigaci√≥n por supuestas violaciones de las sanciones impuestas a Ir√°n de Huawei, que ya estaba bajo f√©rreo control de la inteligencia estadounidense, que consideran la compa√Ī√≠a china una amenaza para la seguridad nacional.

Finalmente, el 12 del mismo mes le ejecutiva fue liberada bajo fianza por un juez de Vancouver.

Esto ocurrió sólo horas después de confirmarse el arresto de un exdiplomático canadiense en China, lo cual elevó la crisis diplomática entre los norteamericanos y Pekín.

La Se√Īora Meng Wanzhou ha mantenido una costumbre de escribir diarios durante a√Īos. A continuaci√≥n se muestra lo que escribi√≥ el 19 de diciembre de 2018.

Anoche, una carta de un ciudadano japon√©s compartiendo en mi ‚ÄúWechat Moments‚ÄĚ se ha convertido en un enfoque de atenci√≥n, lo cual de verdad me hizo sentir conmovida! Como la frase citada innumerables veces dice, hay buena fe en el mundo del ser humano, s√≥lo cuando me encontr√© en peligro, me he dado cuenta de que me amaban tantos desconocidos.

El día de ser liberada bajo fianza, mientras yo esperaba en el tribunal para cumplir con las formalidades, mi abogado charló conmigo y dijo que muchos desconocidos habían llamado a la agencia de abogados ofreciéndose a usar sus propias propiedades para cubrir la fianza, a pesar de que no me conocían, ni siquiera me habían escuchado, pero sí conocen a Huawei y reconocen a Huawei, así que están dispuestos a apoyarme.

Mi abogado dijo que en sus cuarenta a√Īos de carrera profesional nunca hab√≠a visto algo como esto, que estuvieran dispuestos a garantizar a una desconocida de tal manera. Con las palabras del abogado, no pude evitar estallar en l√°grimas, no por m√≠ misma, sino por tantas personas que querr√≠an creer y confiar en m√≠.

En el momento del terremoto de Fukushima en Japón, me encontraba en la sede de IBM en los Estados Unidos, en participación de un taller de una semana, llevándose a cabo una ronda final de comunicación detallada con expertos senior en finanzas de IBM con respecto a si deberían iniciar el cambio de IFS y el alcance del mismo.

En aquel entonces, la compa√Ī√≠a acababa de decidir recurrir a todos los planes de emergencia a cargo de finanzas y econom√≠a, incluida la guerra, la plaga, la convulsi√≥n y el terremoto, etc.

Los equipos de finanzas y negocios fueron requeridos para elaborar planes de emergencia en varios escenarios y organizaron ensayos en d√≠as normales para que cuando ocurra un desastre, el plan pueda iniciarse r√°pidamente y los departamentos de la empresa puedan ensamblar y responder r√°pidamente de acuerdo con el dise√Īo del plan. Como en aquel entonces no pod√≠a irme de los Estados Unidos, pidieron a la Sra. Sun que fuera sola a Jap√≥n.

Después de regresar de los Estados Unidos, organicé a los colegas financieros para compartir y discutir lo aprendido de nuestro taller en los Estados Unidos y luego de llegar un consenso básico sobre el pensamiento de la reforma financiera que podría comunicarse con IBM, compré un boleto aéreo a Tokio para ir a la oficina de Japón a reunirme con los colegas, en discusión sobre el arreglo de trabajo de la reconstrucción posterior al desastre, incluida la reparación urgente de la red de clientes y nuestra propia operación diaria.

Como se hab√≠a establecido el equipo de trabajo de emergencia en la compa√Ī√≠a y la se√Īora Sun acababa de regresar de Jap√≥n antes de mi viaje, ya no hab√≠a m√°s que por hacer por mi parte, solamente reorganic√© el trabajo de las dos semanas posteriores al terremoto junto con la oficina de Jap√≥n, as√≠ como verificamos el orden del trabajo entre todos, y yo misma tambi√©n tom√© muchas notas.

El terremoto en Jap√≥n fue la primera vez que el departamento financiero de la empresa particip√≥ en el dise√Īo y la implementaci√≥n del plan de crisis. Aunque algunas partes de nuestros procesos encontraron obst√°culos de un tipo u otro en la colaboraci√≥n durante la reconstrucci√≥n despu√©s del terremoto en Jap√≥n, nos ayudaron a acumular experiencia muy valiosa.

Unos a√Īos despu√©s, en el terremoto de Nepal, nuestro plan de crisis pudo respaldar plenamente el trabajo de reconstrucci√≥n posterior al desastre de manera oportuna, lo cual fue altamente elogiado por los clientes nepaleses.

Rara vez menciono esta experiencia, y no tengo nada de qu√© estar orgullosa. Es solo mi trabajo. Como dicen, “las personas buenas ser√°n recompensadas por lo que hacen”. Pero no se me ocurri√≥ que ocho a√Īos despu√©s, esta recompensa vendr√≠a en la forma de una carta escrita por un japon√©s ordinario, que llen√≥ mi coraz√≥n de inmenso orgullo y comodidad.

Orgullosa porque abordé el vuelo a Japón bajo una incertidumbre. Soy valiente no porque no tenga miedo, sino por el corazón y la fe. Me siento aliviada porque el trabajo arduo siempre vale la pena.

Meng Wanzhou, 19 de diciembre

Tendencias Ahora