Blogs
Lunes 11 noviembre de 2019 | Publicado a las 16:27
El ministro Blumel debe aclarar sus dichos en materia de Derechos Humanos
visitas

La aguda violencia usada por las fuerzas de Carabineros en contra de los participantes en las movilizaciones sociales, desde el 18 de Octubre en adelante, ha pasado a ser uno de los factores principales, más siniestros y lamentables, en la crisis de gobernabilidad que afecta el país.

Chile, de símbolo democrático, está ahora en la lista más penosa y oscura de los países en que las personas son aplastadas, violadas y abusadas por las instituciones del Estado que deben proteger a la población y no humillarla ni oprimirla.

Ante la gravedad de la situaci√≥n el gobierno no ha tenido ni la autoridad requerida ante la instituci√≥n policial ni la la estatura pol√≠tica de quienes ejercen el mandato constitucional para cuidar el orden p√ļblico sin da√Īar ni humillar a la ciudadan√≠a, por el contrario, sus intervenciones justifican la criminalidad policial, tratando de darle una lamentable ‚Äúcobertura‚ÄĚ legal a su deshonrosa conducta.

comillas
Chile, de símbolo democrático, está ahora en la lista más penosa y oscura de los países en que las personas son aplastadas, violadas y abusadas por las instituciones del Estado que deben proteger a la población y no humillarla ni oprimirla
- Camilo Escalona

Esta marca de concomitancia con abusos de extrema violencia, que han conmovido por su criminalidad como ha ocurrido con el drama de decenas de j√≥venes que han recibido perdigones y balines en sus ojos y su cara, la inici√≥ el propio Jefe de Estado con su reprobable frase de que ‚Äúestamos en guerra‚ÄĚ.

Luego, ante la magnitud de los millones de manifestantes que por todo Chile declararon que no estaban en guerra, se√Īal√≥ que hab√≠a ‚Äúcambiado‚ÄĚ, pero jam√°s lleg√≥ a condenar como inadmisibles en cualquier circunstancia las violaciones de los Derechos Humanos, las que nunca debieron ocurrir en democracia.

Ahora se trata del nuevo y ‚Äúrenovador‚ÄĚ ministro del Interior que sali√≥ con todo a blindar, el domingo pasado, nefastas acciones policiales en contra de la ciudadan√≠a, al declarar: ‚Äú…el fondo no es √ļnicamente el orden p√ļblico y seguridad, pero es el elemento angular, central, base, de nuestro ordenamiento democr√°tico‚ÄĚ.

No es as√≠, el ejercicio de la libertad, la paz social, el respeto a la dignidad y los derechos fundamentales de la persona, la aceptaci√≥n de la diversidad y de la b√ļsqueda de la justicia social son la base esencial de la comunidad democr√°tica y la diferencian del totalitarismo y la sumisi√≥n de car√°cter dictatorial.

La idea autoritaria de definir como ‚Äúangular‚ÄĚ, ‚Äúcentral‚ÄĚ, ‚Äúbase‚ÄĚ del ordenamiento democr√°tico el orden y la seguridad explica la deplorable actitud del gobierno ante las violaciones a los Derechos Humanos que han conmovido a Chile.

La posición ministerial ni siquiera coincide con el texto constitucional al que debiese atenerse y respetar, sus frases son de su total responsabilidad y hacen de la seguridad un factor primordial del concepto constitucional, por esa doctrina elevada a dogma en Carabineros piensan que pueden hacer lo que ellos quieran y no lo que le esté expresamente autorizado legalmente.

El pa√≠s tiene la voluntad de avanzar a una nueva Constituci√≥n, eso no significa que no est√© vigente una que se debe respetar y que la llamada centroderecha ha defendido a brazo partido, en la misma se se√Īala en el art√≠culo 7: ‚ÄúNinguna magistratura, ninguna persona ni grupo de personas pueden atribuirse, ni a√ļn a pretexto de circunstancias extraordinarias, otra autoridad o derechos que los que expresamente se les haya conferido en virtud de la Constituci√≥n o las leyes‚ÄĚ.

M√°s adelante, en el art√≠culo 101, define que las fuerzas de orden y seguridad est√°n integradas s√≥lo por Carabineros e Investigaciones, definiendo su rol: ‚Äú…existen para dar eficacia al derecho, garantizar el orden p√ļblico y la seguridad p√ļblica interior…‚ÄĚ, es decir, no son el ‚Äúelemento angular, central, base, de nuestro ordenamiento democr√°tico‚ÄĚ como improvis√≥ el ministro.

En suma, Chile es una Rep√ļblica democr√°tica y no un Estado policial. Queda claro que durante muchos a√Īos no hubo educaci√≥n c√≠vica, al punto que el ministro del Interior desconoce cuestiones b√°sicas de nuestra convivencia como naci√≥n.

Archivo | Agencia UNO
Archivo | Agencia UNO

En todo caso, el país avanzará hacia una nueva Constitución que tendrá, entre otros desafíos, la tarea de asegurar que Carabineros no se exceda en el uso de la fuerza para evitar un dolor tan grande, a la nación en su conjunto, como es la tragedia de los jóvenes que han perdido sus ojos y que han sido heridos y mutilados por ejercer su legítimo derecho a manifestarse y han recibido una brutal respuesta represiva del Estado, que no puede tener otro nombre que no sea el de criminal violación de sus Derechos Humanos.

Esta conducta ha abierto una nueva herida en la comunidad nacional y el mando de Carabineros debe responder por su responsabilidad en estos hechos que hoy averg√ľenzan, pero que avergonzar√°n a√ļn m√°s, a las generaciones futuras. Esta conducta quedar√° registrada simplemente como una √©poca de barbarie.

Camilo Escalona Medina

Ex Presidente del Senado

Tendencias Ahora