Blogs
Universidad Bernardo O'Higgins
Martes 24 julio de 2018 | Publicado a las 16:35
El salvavidas de plomo: Lula y la trepidante democracia brasile√Īa
Publicado por: Blog UBO
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La ‚ÄúDeclaraci√≥n en defensa de la democracia en Brasil y del Presidente Lula‚ÄĚ, inicialmente suscrita por 43 personalidades de la izquierda nacional, avanza una tesis cuya premisa central no resiste an√°lisis. El propio manifiesto y las cuitas vertidas en los medios por Carlos Ominami, uno de sus impulsores, confirman la floja consistencia de la teor√≠a que se pretende defender.

La antedicha declaraci√≥n apuesta por la idea que el aseguramiento de la democracia brasile√Īa pasa por el regreso de Lula al poder, autorizado por la justicia electoral, aunque la evidencia disponible indique justamente lo contrario. Facultar la participaci√≥n del exmandatario, se aduce en la ‚ÄúCarta de los 43‚ÄĚ, devolver√≠a a los comicios presidenciales venideros una legitimidad que la condena penal de Luis Ignacio da Silva, abiertamente indebida a su entender, ha puesto en entredicho.

Luego, la presente crisis de la mayor democracia de Am√©rica del Sur ser√≠a √ļnicamente superada por el providencial retorno del estadista inicuamente preso en Curitiba al poder. Pero lo cierto es que tal probabilidad terminar√≠a, temo, por enterrarla. Enfrentado a una instancia tan independiente y celosa de sus prerrogativas y procesos como es la del poder judicial carioca, Lula, otra vez mandatario, se encontrar√≠a en medio de una situaci√≥n de embarazosa y persistente vulnerabilidad.

En semejante contexto, la renuncia al cargo o la destitución del presidente se vuelven las opciones más socorridas.
- Eduardo T√©llez L√ļgaro

Condenado en dos instancias judiciales por un caso de corrupci√≥n pasiva y lavado de dinero, para una fracci√≥n considerable de la sociedad brasilera ‚Äďpr√°cticamente la mitad- resultar√≠a una incitaci√≥n a la desobediencia civil el que uno de los responsables de la honda crisis de la fe p√ļblica de la naci√≥n, se viera convertido en el mes√≠as de su resoluci√≥n. Si se trata de legitimidad, salvo el ideologizado PT, no se entender√≠a que el ente electoral pudiese visar la intervenci√≥n en la justa electoral del 7 octubre de un pol√≠tico al que el influyente poder judicial local ha condenado a prisi√≥n por beneficiarse de una turbia trama de soborno y trasiego de fondos.

Por demás, este conspicuo político mantiene otras seis causas abiertas por delitos diversos. Sería suficiente con que en una sola de estas indagatorias se le hallara irrecusablemente culpable para que cualquier residuo de legitimidad política no sea más que tinta en el agua. En semejante contexto, la renuncia al cargo o la destitución del presidente se vuelven las opciones más socorridas. Nada alentador para la sanidad del alma cívica.

Desdichadamente, este todo no es el todo. El cuadro pol√≠tico brasile√Īo parece, todav√≠a, mucho m√°s complejo.

Como si no bastare, habrá de encarar la movilización de masas digitada por un bloque conservador muy organizado.
- Eduardo T√©llez L√ļgaro

Alientan en √©l factores de riesgo inminentes para el mantenimiento de una sociedad libre y la gobernabilidad. A las arduas circunstancias de la econom√≠a, la ebullici√≥n social y la violencia generalizada, se suman otras pulsiones peligrosas que fragilizan la vacilante democracia de la rep√ļblica atl√°ntica. Sobre todo si la contradicha figura de Lula reaparece en el Palacio de Planalto; cosa que solo podr√≠a ocurrir si se hace caso omiso de la draconiana ley de Ficha Limpia, instigada por √©l mismo, que inhabilita la participaci√≥n en procesos de elecci√≥n popular de quienes hayan sido condenados, en dos instancias, por la justicia ordinaria. Por un costado tendr√° a fiscales y tribunales midi√©ndole cada pisada; por otro, a una comunidad medi√°tica que contribuy√≥ decisivamente a minar su credibilidad, y seguir√° haci√©ndolo con m√°s ah√≠nco, azuzada por la tendencia posmoderna a cuestionar y desvelar las oscuridades del poder.

Como si no bastare, habr√° de encarar la movilizaci√≥n de masas digitada por un bloque conservador muy organizado, incluida una ultra-derecha fortalecida y la inquietud impropia, amargamente demostrada, de las fuerzas armadas ante presuntos atisbos de ‚Äúimpunidad‚ÄĚ al interior del sistema pol√≠tico brasilero. Si bien lidera las encuestas, al prisionero de Curitiba √ļnicamente lo apoya un tercio del electorado; y sobre la mitad de la opini√≥n publica investigada estima justa su sentencia por parte de los tribunales y cortes. Lula encabeza los sondeos, pero entre una multiplicidad de candidaturas dispersas. Vista en proporci√≥n, la suya est√° a√ļn en minor√≠a dentro del conjunto.

En el mundillo de los casinos prima una máxima que, sorprendentemente, vale para las coyunturas políticas particularmente inciertas.
- Eduardo T√©llez L√ļgaro

En un tal marco, su posible reelecci√≥n, en vez de ser una esperanza para la reconstituci√≥n de la cohesi√≥n y estabilidad de la institucionalidad democr√°tica de la naci√≥n que nos dio a Machado de As√≠s, a Elis Regina y la finta garbosa de Tostao, tiene altas posibilidades de convertirse en el detonante de su plausible fractura y desintegraci√≥n. La declaraci√≥n no parece reparar en esta palpable labilidad de su ‚Äúteor√≠a Lula‚ÄĚ para el Brasil pos-Temer, cuya √ļnica salida sustentable en el tiempo es la de un liderazgo de biograf√≠a l√≠mpida, ajeno a la chicana y los contubernios que han desacreditado irrecuperablemente a la √©lite a cargo del Estado.

En el mundillo de los casinos prima una m√°xima que, sorprendentemente, vale para las coyunturas pol√≠ticas particularmente inciertas. Juega ‚Äďaconseja- √ļnicamente lo que puedas perder. Poco importa que el apostador end√©mico com√ļnmente la ignore y fenezca. La bancarrota individual no forma parte de la historia universal. Lamentablemente, s√≠ la de las naciones.

Eduardo T√©llez L√ļgaro
Académico e investigador CEH.
Universidad Bernardo O’Higgins

Tendencias Ahora