El 22 de octubre de 1973 fueron fusilados, en Concepción, Isidoro Carrillo, Danilo González, Vladimir Araneda y Bernabé Cabrera. Cuatro lotinos, dirigentes comunistas, asesinados para dar una señal… del carácter criminal de la dictadura que se iniciaba.

Antecedentes

Lota, desde que a mediados del sXIX se instalara Matías Cousiño con la explotación minera, siempre fue un lugar de conflictos. Debido a las pésimas condiciones de trabajo, la explotación de los trabajadores, el uso de niños en las faenas y la obligación que tenían los mineros de comprar en los establecimientos de la empresa, entre otros, hicieron de Lota un lugar de luchas obreras.

Con una fuerte presencia del Partido Comunista, la ciudad era un bastión de la izquierda. Un lugar de luchas y confrontaciones, algunas violentas. Con diversos episodios de sangrientas represiones. Tanto por parte de policías como del personal militarizado de la empresa (que resurgió en dictadura). Cabe mencionar que todo Lota Alto funcionaba como un recinto privado, con su propio personal armado. Esas luchas incluso llevaron a enfrentamientos violentos entre comunistas y socialistas.

Una historia oculta

Después del golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, las nuevas autoridades hicieron múltiples llamados a diversas personas a presentarse en comisarías de Carabineros. Y muchos lo hicieron como, por ejemplo, Isidoro Carrillo. Porque no tenía nada que ocultar…

Isidoro Carrillo, Danilo González, Vladimir Araneda y Bernabé Cabrera eran líderes públicos, reconocidos a nivel local. Como reconocido profesor, alcalde o estar al frente de la carbonífera luego de ser nacionalizada durante el Gobierno de la Unidad Popular, ellos eran referentes, personas conocidas, de vidas públicas.

Lee también...

El Partido Comunista de Chile tenía la tradición de ser una fuerza política apegada a la institucionalidad. En este sentido, no sorprende que los dirigentes mencionados no se fugaran, que pasaran a la clandestinidad y se exiliaran. Ellos tenían la convicción de haber actuado dentro de los marcos legales vigentes.

Sin embargo, la lógica de las nuevas autoridades era otra. Una mentalidad militar, con una supuesta guerra. Un golpe que evitaba que se pusiera en marcha el Plan Z, una mentira creada para ganar adherentes y justificar los “excesos”. Una dictadura, donde las leyes no importaban, porque todos los poderes estaban concentrados y no había contrapeso. Se iniciaba un gobierno basado en el miedo, el terror.

Entre tantos otros, los cuatro dirigentes comunistas de Lota fueron las víctimas de esta política del terror. Los condenados a ser la señal que cualquiera podía ser asesinado, incluso sin tener razones, como las supuestas y nunca encontradas armas.

Los elegidos. Una verdad necesaria

El documental, dirigido por Carlos Fritz, reconstruye la vida y los acontecimientos hasta el fusilamiento de los cuatro lotinos hasta el descubrimiento, en el Cementerio de Concepción, de sus cuerpos.

Los elegidos. Una verdad necesaria recurre a gran cantidad de testimonios. De familiares, amigos, compañeros de trabajo y de partido. De abogados e, incluso, de uno de los fusileros. Un joven gendarme que fue sorteado y que, tratando de oponerse, fue amenazado con ser ajusticiado por “traición a la Patria”.

Con mucho material, la película trata de reconstruir una historia compleja, con muchas zonas oscuras, como lo son tantas historias de esos tiempos. En especial donde las irregularidades, los crímenes, han llevado a pactos de silencio.

Los elegidos. Una verdad necesaria es un importante documento sobre un crimen cobarde, de personas que se entregaron convencidas de su inocencia. Que fueron usadas para generar miedo.

No es un material definitivo, porque es la mirada -tan necesaria- de las víctimas, de los silenciados, de los reprimidos. Es parcial, y eso queda claro en todo momento. También lo es porque siempre faltarán antecedentes sobre esta historia de brutalidad, parcialidad y desprecio por la vida.

El documental Los elegidos. Una verdad necesaria se puede ver en internet a través de Facebook.

Afiche de Los elegidos. Una verdad necesaria
Corporación Memorias del Bío Bío

Los elegidos. Una verdad necesaria

Dirección: Carlos Fritz
Guion: Rodrigo Medina
Producción: Cecilia Inostroza

Edición y montaje: Claudio Bustos
Investigación periodística: María Eliana Vega y José Luis Moraga
Documental producido por la Corporación Memorias del Bío Bío