Vida
La historia de la joven que nació sin órganos reproductivos
Publicado por: (none)
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Naci√≥ sin √ļtero, cuello uterino y canal vaginal. Con 27 a√Īos, Joanna Gannouli decidi√≥ compartir la historia de su ins√≥lita enfermedad gen√©tica, la que no le permit√≠a mantener relaciones sexuales y le impide embarazarse.

Una de cada 5 mil mujeres padecen del S√≠ndrome de Rokitansky-K√ľster-Hauser (MRKHS); sin embargo, cuando Joanna fue diagnosticada hace una d√©cada, ella y sus padres no ten√≠an idea sobre este ins√≥lito padecimiento.

Joanna Giannouli a los 17 a√Īos
Joanna Giannouli a los 17 a√Īos

En la consulta del doctor en Atenas (Grecia), la joven se enter√≥ que nunca podr√≠a tener hijos naturales y que, por lo mismo, jam√°s vivir√≠a una ovulaci√≥n o periodo menstrual. “Yo no era capaz de hablar de esto. Me sent√≠a muy destru√≠a y d√©bil”, confes√≥ al portal brit√°nico BBC.

Mientras su madre se culpaba de la enfermedad, el m√©dico le explic√≥ que no ten√≠a relaci√≥n con alguna conducta durante el embarazo y que el MRKHS era una condici√≥n gen√©tica. “Fue realmente desgarrador verla as√≠”, recuerda.

Si bien la joven ya hab√≠a visitado al doctor cuando ten√≠a 14 a√Īos, debido a su amenorrea (ausencia de menstruaci√≥n), en la ocasi√≥n no se enter√≥ de su enfermedad puesto a que el profesional se neg√≥ a examinar sus genitales directamente.

Complicaciones en la vida amorosa y sexual

A pesar que el sufrimiento de su madre marcó profundamente a Joanna, la joven admite que el hecho más doloroso fue cuando su pareja terminó con ella debido a la condición

“Ten√≠a 21 a√Īos cuando le cont√© a mi prometido sobre el S√≠ndrome de Rokitansky. √Čl termin√≥ conmigo de inmediato”, recuerda.

En ese entonces la joven estaba a poco tiempo de la creaci√≥n de un conducto vaginal que le permitiera mantener relaciones sexuales. “Me qued√© en el hospital durante dos semanas para recuperarme”, cuenta y agrega: “luego estuve como tres meses en cama -sin levantarme- haciendo ejercicios que permitieran expandir mi nuevo t√ļnel vaginal”.

Sin embargo, la nueva “vagina” de Joanna era demasiado estrecha y peque√Īa. “Me caus√≥ mucho dolor tener relaciones sexuales. Trat√© de expandirla con nuevos ejercicios, pero no era suficiente”, se√Īala.

Para mejorar su vida sexual, finalmente la joven se someti√≥ a una intervenci√≥n para cortar los tejidos de la “entrada” de su vagina, y as√≠ finalmente tener relaciones sin dolor.

Ya han pasado 6 a√Īos desde que Joanna Gannouli entr√≥ al pabell√≥n, de los cuales 5 ha compartido con una nueva pareja que entiende y respeta su condici√≥n. “Por suerte, logr√© formar una relaci√≥n estable y amorosa”, confiesa.

“Le cont√© esto desde el principio y √©l decidi√≥ quedarse conmigo. Soy muy afortunada”, relata y agrega: “Mi novio sabe que tendremos un futuro sin hijos naturales y est√° de acuerdo con eso”.

Superar los da√Īos

Durante los primeros a√Īos despu√©s del diagn√≥stico, Joanna se sinti√≥ muy triste y luch√≥ contra la depresi√≥n y ansiedad que su situaci√≥n le provocaba. “No me sent√≠a digna de ser amada”, recueda.

Pese a que reconoce que ya se siente una mujer mucho m√°s fuerte y acepta su condici√≥n sin sentir verg√ľenza, asegura que los da√Īos emocionales han sido dif√≠ciles de superar.

Joanna Giannouli
Joanna Giannouli

“Es una carga, como algo de lo que no te puedes deshacer. Esta condici√≥n se rob√≥ mi felicidad muchos a√Īos y me dej√≥ con un gran vac√≠o que, por alg√ļn tiempo, estuvo lleno de ira, culpa y verg√ľenza”, cuenta.

Joanna Gannouli se√Īala que decidi√≥ contar su historia para cambiar el curso de su vida y “renacer”. “No mucha gente sab√≠a esto de m√≠. Quer√≠a mantenerlo en secreto, porque odio que la gente sienta pena por m√≠ y ese no es mi objetivo: no estoy muriendo, ni estoy en peligro”, agrega.

“Encontr√© la fuerza y el valor de contar mi historia porque quiero ayudar a otras mujeres en la misma posici√≥n, porque si yo no hablaba de esto ¬Ņqui√©n lo iba a hacer?“, reflexiona.

Tendencias Ahora