Sociedad
Aprende en 5 pasos a c√≥mo no ser un est√ļpido
Publicado por: Jorge Leal
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

¬ŅC√≥mo es que aquellas personas que se encuentran en posiciones de poder -que obtuvieron muy buenos resultados en pruebas de ingreso a sus respectivos trabajos y quiz√°s se graduaron de sus carreras con excelentes notas- realizan actos o acciones que consideradas llanamente est√ļpidas?

Falta de liderazgo, no revisar un simple lista de pasos a seguir para hacer las cosas de forma correcta, insistir en no escuchar al resto cuando dan sus opiniones a√ļn siendo totalmente obvias, pueden ser algunas de las razones

Y es que la inteligencia demostrada en pruebas de conocimiento no siempre est√° ligada a nuestra capacidad para liderar un equipo o tomar decisiones correctamente.

Como menciona la cadena brit√°nica BBC, Robert Sternberg de la Universidad Cornell en Estados Unidos, comenta que gran parte de los sistemas educacionales no est√°n hechos para que pensemos por cuenta propia a lo largo de nuestras vidas.

“Las diversas pruebas que se nos aplican -como los ex√°menes de ingreso a las universidades- son s√≥lo un modesto intento por adivinar cu√°les fueron las notas que obtuvimos durante nuestro tiempo en colegios o liceos”, menciona Robert, a√Īadiendo que “todo el tiempo se ve gente con excelentes notas pero con una horrible capacidad para el liderazgo; son sin duda muy buenos t√©cnicos pero sin sentido com√ļn y quiz√°s mejor ni hablar de la √©tica. Ellos llegan a ser presidentes o vice-presidentes de enormes corporaciones y son incre√≠blemente incompetentes”.

¬ŅPero que se puede hacer? Sternberg y otros especialistas est√°n haciendo campa√Īa para lograr un nuevo tipo de educaci√≥n que le ense√Īe a la gente a pensar m√°s efectivamente,. junto a las tareas acad√©micas m√°s tradicionales. Aqu√≠ se describen 5 de sus ideas las que, independiente de nuestra inteligencia, quiz√°s nos puedan ayudar a ser un poco menos tontos.

Reconoce tus puntos ciegos

Al igual que la querida caricatura de anta√Īo “El oso Yogi”, tendemos a pensar para nuestros adentros muy seguido: “¬ŅSoy m√°s listo que el oso com√ļn?”

Esto es algo a lo que llaman “superioridad ilusoria” y como se nos suele dar a diario, est√° muy arraigado entre los que realmente menos superiores son. En su defensa podr√≠an decir que son m√°s inteligentes por las excelentes notas finales obtenidas durante su paso por la educaci√≥n media o lo bien que les fue en el √ļltimo certamen. Si es as√≠, podr√≠an estar sufriendo de “prejuicio de la confirmaci√≥n” – la tendencia a s√≥lo tomar en cuenta la evidencia que apoya un punto de vista propio. ¬ŅPoco convencido? Entonces un psic√≥logo podr√≠a diagnosticar “prejuicio de punto-ciego”, es decir, la tendencia a negar nuestros propios defectos.

Lamentablemente todos sufrimos de alg√ļn tipo de sesgo inconsciente que no nos deja ver el espectro completo de algo al momento de tomar una decisi√≥n, ya sea al adquirir una casa nueva u opinar sobre la situaci√≥n de Medio Oriente.

Afortunadamente, los psicólogos han descubierto que se nos puede entrenar para lograr identificarlos. La parte mala es que hay más de 100 a considerar, pueden partir por darles un vistazo a algunos en este enlace.

Prep√°rate para comer una buena dosis de humildad

“Un hombre jam√°s deber√≠a estar avergonzado de s√≠ mismo s√≠ ha estado equivocado, lo que dicho en otras palabras, ese hombre es m√°s sabio hoy de lo que era ayer”, seg√ļn la frase escrita por el poeta del siglo XVIII Alexander Pope. En la psicolog√≠a actual este tipo de pensamiento es considerado clave y parte de lo que llamamos “apertura de mente”. Entre otras cosas mide que tan f√°cil logras lidiar con la incertidumbre y que tan r√°pido est√°s dispuesto a cambiar tus pensamientos bas√°ndote en nueva evidencia. Este es un rasgo que algunas personas encuentran extremadamente dif√≠cil de cultivar pero logra grandes recompensas el poder hacerlo

La humildad intelectual viene en muchas formas pero en su centro est√° la habilidad para cuestionarnos los l√≠mites de nuestro conocimiento. ¬ŅEn que supuestos est√°s basando tus decisiones? ¬ŅQu√© tan verificables son? ¬ŅQu√© informaci√≥n adicional deber√≠a buscar para hacer m√°s imparcial mi punto de vista? ¬ŅHas visto ejemplos de situaciones similares para poder compararlas? Estas simples preguntas podr√≠an parecer muy b√°sicas, pero si nos las hacemos antes de tomar decisiones el resultado podr√≠a ser radicalmente distinto.

Discute contigo mismo

Si la autocrítica no es tu punto más fuerte hay una estrategia simple para lograr vencer esto: Escoge el punto de vista totalmente opuesto y comienza a criticar tu propio pensamiento desde ese punto de vista.

Esta verdadera “discusi√≥n mental” que podr√≠a generarse, puede empezar a acabar con algunos sesgos populares; como el exceso de confianza y el “anclaje” que es la tendencia a estar convencido de algo al primer asomo de alguna evidencia que veamos.

Una t√°ctica similar, pero distinta, podr√≠a ser “ponerte en los zapatos de otro” e imaginar desde ah√≠, su punto de vista. Esto podr√≠a ser particularmente √ļtil cuando lidiamos con problemas personales, donde solemos dar consejos mucho m√°s sabios a otros que a nosotros mismos.

Piensa en “Que pasar√≠a si”…

El mayor problema que los expertos ven en la mayor√≠a de los sistemas educacionales actuales es que no se nos ense√Īa a utilizar nuestras habilidades para ser m√°s pr√°cticos o creativos.

A pesar de ya no estar ligados a un sistema donde todo es s√≥lo memorizar, muchos profesores a√ļn no ense√Īan el tipo de flexibilidad necesaria en la vida real. Una forma de entrenar esto podr√≠a ser volver a imaginar eventos claves. Por ejemplo los estudiantes de historia podr√≠an escribir un ensayo explorando “¬ŅQu√© hubiera pasado si Alemania hubiese ganado la segunda guerra mundial? o “¬ŅQu√© hubiese ocurrido si Chile hubiera perdido la guerra del Pac√≠fico? Si esto no es lo suyo, escribir un relato del tipo “El d√≠a en que el presidente renunci√≥” o “El d√≠a en que mi esposa desapareci√≥” podr√≠a ser un buen punto de partida.

Esto podr√≠a parecer nada √ļtil, pero el punto de todo esto es forzarte a considerar diferentes eventualidades y crear una hip√≥tesis. Este “pensamiento contrafactual” es utilizado en los ni√Īos peque√Īos cuando juegan a “ser algo” como astronautas o caballeros, ayud√°ndoles a aprender de todo, desde habilidades sociales hasta las leyes de la f√≠sica.

No es algo que todos hagamos de adulto, pero practicarlo nos podría ayudar mucho a lidiar con lo que no esperamos.

Nunca subestimes la “lista de verificaci√≥n”

Las peque√Īas distracciones y pasar por alto algunas cosas podr√≠an lograr que nuestro mejor potencial se vea totalmente opacado. Cuando nos encontramos en situaciones estresantes es muy f√°cil olvidar cosas b√°sicas y una peque√Īa lista de verificaci√≥n o “checklist” nos puede, literalmente, salvar la vida.

En el hospital Johns Hopkins, por ejemplo, hay una lista de 5 puntos básicos de higiene que los doctores debían ver y verificar cada vez que iban a entrar a operar. Esto logró reducir los porcentajes de infecciones post-operatorias de un 11% a un increíble 0%.

Una lista similar pero con procedimientos básicos a la hora de aterrizar y despegar logró disminuír a la mitad las muertes por estas maniobras en pilotos estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial.

Practica estos simples pasos y podrías comenzar a encontrar talentos de los cuales no tenías idea que poseías.

Tendencias Ahora