Blogs
Todos los gobiernos tienen su “chupacabras”, incluso el de Humala
Publicado por: Francisco Ovalle
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Hace algunos a√Īos, cuando se reportaron los primeros casos de la presencia del llamado “chupacabras” en varios pa√≠ses latinoamericanos, muchos de los detractores y esc√©pticos de la m√≠tica figura dijeron que se trataba solo de un “bluff” o “farol” (t√©rmino utilizado en los juegos de cartas para denominar las tretas, ardides o mentiras al momento de jugar una partida, principalmente de poker). Muchos dijeron que era invenci√≥n de los diferentes gobiernos, incluyendo Estados Unidos, para desviar la atenci√≥n de los temas realmente importantes.

Cada cierto tiempo las autoridades de nuestros vecinos del norte, Per√ļ y Bolivia, realizan declaraciones apelando claramente al nacionalismo de su gente y eso, sin duda, repercute en la aprobaci√≥n o desaprobaci√≥n de su gesti√≥n.

Sin ir mas lejos, es cosa de echar un vistazo a los sondeos peruanos de principio de a√Īo para encontrar que desde 2013 la tendencia en las encuestas del presidente Ollanta Humala fue a la baja. Por ejemplo, en noviembre de ese a√Īo la desaprobaci√≥n alcanz√≥ un 71%, public√≥ en su momento Infobae.

Luego, en febrero de 2014, posterior al fallo de La Haya sobre los límites marítimos, la popularidad de Humala se disparó en un 39%.

Sin embargo, solo un mes despu√©s, desde marzo de 2014 en adelante la popularidad volvi√≥ a caer, primero en un 25% y luego en un 28%. Finalmente, en junio de este a√Īo, su aprobaci√≥n volvi√≥ a descender en un 3%, seg√ļn la empresa de sondeos Datum recogida por Am√©ricaTV.

¬ŅSer√° coincidencia que cada vez que hay una baja en la popularidad de las autoridades peruanas, se apunta a problemas con Chile, y que probablemente √©sta no sea la excepci√≥n?

Cuando se argumenta que un trozo de tierra, el denominado ‚Äútri√°ngulo terrestre‚ÄĚ, ser√° oficialmente declarado como territorio peruano, en palabras del propio presidente de este pa√≠s, no se hace otra cosa que apelar al nacionalismo y a la reivindicaci√≥n hist√≥rica que han argumentado los gobernantes peruanos, manipulando y jugando con los sentimientos nacionalistas -validos, por cierto- de los habitantes del otrora Imperio Inca.

Pero cuando un grupo nacionalista peruano en Tacna anuncia una marcha a un territorio que su propio presidente anexó unilateralmente a su país, interpretando los tratados a propio provecho, llama profundamente la atención que después sea ese mismo gobierno el que pida calma, mesura, reflexión y que además no respalde la movilización. Es como tirar la piedra y esconder la mano.

Si adem√°s hablamos de conflictos lim√≠trofes, ser√≠a bueno recordar que al interior del Per√ļ hay temas no resueltos que adem√°s han dejado muertos y heridos. Uno de estos hechos involucra lo que los medios peruanos calificaron como una ‚Äúbatalla campal‚ÄĚ y ocurri√≥ a fines de junio de este a√Īo.

Fue un enfrentamiento que dur√≥ poco m√°s de tres horas, entre los pobladores de Chosica y Jicamarca, en el distrito de Huarochir√≠, el cual dej√≥ como saldo dos muertos y 15 heridos. La situaci√≥n se gener√≥ cuando ‚Äúel burgomaestre de Chosica, Luis Bueno, pretendi√≥ inaugurar un comedor para ni√Īos justamente en un lugar ubicado en la zona de conflicto entre ambas jurisdicciones, lo que provoc√≥ que los vecinos se atacaran a pedradas‚ÄĚ consigna el portal Per√ļ21.

Otra situaci√≥n (menos sangrienta) es la que ocurre en el norte del Per√ļ, donde tambi√©n existen diferencias lim√≠trofes entre el distrito de Santa Mar√≠a con Huacho, lo que se viene arrastrando desde hace 95 a√Īos y que a√ļn no tiene soluci√≥n. Incluso el Instituto Geogr√°fico Nacional del Per√ļ debi√≥ confeccionar una nueva carta para aclarar las diferencias lim√≠trofes.

Chile en este momento está en una compleja disyuntiva. Hace poco un grupo de parlamentarios norteamericanos solicitó que nuestro Gobierno aclare su situación diplomática con Israel.

¬ŅSer√° relevante para nuestra diplomacia esta situaci√≥n? El Tratado de 1929 en su art√≠culo 12 dice: “Para el caso en que los Gobiernos de Chile y el Per√ļ no estuvieren de acuerdo en la interpretaci√≥n que den a cada una de las diferentes disposiciones de este Tratado, y en que, a pesar de su buena voluntad, no pudieren ponerse de acuerdo, decidir√° el Presidente de los Estados Unidos de Am√©rica la controversia“.

Entonces, claramente la presi√≥n de los senadores norteamericanos podr√≠a eventualmente repercutir en una mediaci√≥n futura entre Chile y Per√ļ por este conflicto.

Si a esto le sumamos que en el Per√ļ hay por estos d√≠as un periodo de elecciones regionales y municipales queda la sensaci√≥n de que, tal como el m√≠tico ser que succiona la sangre de los animales aparec√≠a coincidentemente cuando se generaban temas de tal relevancia que no era conveniente que se supieran o expandieran, pareciera que los conflictos lim√≠trofes con otros pa√≠ses se transforman en el ‚Äúcaballito de batalla‚ÄĚ o, para estos efectos, en el ‚Äúchupacabras de batalla‚ÄĚ de los gobiernos del norte.

Por eso, quiz√°s ser√≠a pertinente que el mismo presidente Ollanta Humala se hiciera cargo y parte de sus propias palabras. Sea prudente, se√Īor presidente, lleve las cosas con calma, con mesura y reflexione ante lo que est√° haciendo y diciendo.

Francisco Ovalle, Radio B√≠o B√≠o en Valpara√≠so y Vi√Īa del Mar.

Tendencias Ahora