Notas
Ministra negra y de izquierda es el nuevo blanco de racistas franceses
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Mujer, negra, con fuerte car√°cter y hablar franco, de izquierdas, la ministra francesa de Justicia, Christiane Taubira, promotora de leyes como el matrimonio homosexual y una reforma penitenciaria, se ha convertido en el √ļltimo blanco del racismo.

La campa√Īa que libr√≥ en el Parlamento franc√©s para abrir el matrimonio a las personas del mismo sexo en medio de una feroz oposici√≥n de los sectores cat√≥licos y conservadores no ha hecho m√°s que aumentar la hostilidad contra esta pol√≠tica de 61 a√Īos, nacida en Guyana de descendientes de esclavos.

“Encajo el golpe, pero es violento para mis hijos, para mis allegados…”, confes√≥ la ministra el mi√©rcoles a una televisi√≥n p√ļblica despu√©s de que la revista de extrema derecha Minute la comparara en portada con un mono.

Unas semanas antes, una candidata del Frente Nacional (extrema derecha) a las elecciones municipales, ha sido expulsada del partido por ello, y una ni√Īa durante una manifestaci√≥n con sus padres contra el matrimonio gay, ya la hab√≠an comparado tambi√©n con una mona.

A los que pretenden “expulsarla de la familia humana”, Taubira les record√≥ que seguir√° luchando por sus valores.

En reacci√≥n a estos ataques, que han sido condenados sin paliativos por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos de la ONU, el Partido Socialista (PS) franc√©s ha convocado una manifestaci√≥n de “defensa de la Rep√ļblica contra los extremismos” para el 27 de noviembre en Par√≠s y un grupo de “ciudadanos” ha hecho un llamado a manifestar el 8 de diciembre.

El historiador Pascal Blanchard explica que “m√°s all√° de su persona, de su color de piel, de ser mujer, la derecha y la extrema derecha la han atacado por haber promovido dos leyes, que para algunos nacionalistas, est√°n consideradas como antifrancesas: la del matrimonio para todos, porque ha abierto la ciudadan√≠a plena y entera para los homosexuales, y la de 2001 sobre la esclavitud asimilada al arrepentimiento”.

Christiane Taubira, entonces diputada, dio su nombre a la ley francesa que reconoce a la trata de negros y la esclavitud como crímenes contra la humanidad.

En 2002, fue candidata a la elecci√≥n presidencial por un peque√Īo partido radical de izquierda y obtuvo 2,32% de los votos. Algunos la acusaron de haber propiciado el fracaso del socialista Lionel Jospin ante Jacques Chirac y el candidato de extrema derecha Jean-Marie Le Pen.

Energía y poesía

Pero después de que François Hollande la designó ministra de Justicia, la derecha la ha convertido en el blanco preferido de sus críticas.

La reforma penal que ha emprendido para suprimir penas m√≠nimas e instaurar una condena de probaci√≥n le ha valido acusaciones de “laxismo”.

Pero no sólo de los opositores. Dentro del propio gobierno esta reforma la ha situado en las antípodas del ministro del Interior, Manuel Valls, partidario de la mano dura contra la delincuencia y la inmigración clandestina.

Esta mujer de energía desbordante, con los cabellos trenzados, que suele vestirse con colores vivos, salpica sus discursos de tono lírico con citas de poetas y filósofos y suele devolver cada golpe sin inmutarse.

“Es un s√≠mbolo de la superaci√≥n, un ejemplo para muchos negros”, dice Kenneth Freliho, abogado del Consejo Representativo de las Asociaciones Negras(CRAN).

“Mujer, negra, pobre, ¬°qu√© capital fant√°stico!” dijo la propia Taubira en su libro “Mis Meteoros”, publicado el pasado a√Īo.

Esta pasionaria de ultramar donde en su juventud defendía tesis independentistas, tiene un diploma en Sociología y Etnología afroamericana y es una portaestandarte de la comunidad negra.

Dieciocho meses después de la ascensión al poder de François Hollande y del gobierno de Jean-Marc Ayrault, la ministra de Justicia se ha convertido en una especie de símbolo de una política de izquierda, mientras el gobierno bate récords de impopularidad.

Tendencias Ahora