Notas
Per√ļ: Padre de la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n apoya el sue√Īo de una Iglesia pobre para los pobres
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El sacerdote peruano Gustavo Guti√©rrez, padre de la Teolog√≠a de la Liberaci√≥n (TL), exhort√≥ a los cat√≥licos a hacer realidad el sue√Īo del papa Francisco de “una iglesia pobre y para los pobres” renunciando a ciertas ventajas, en su primera reflexi√≥n p√ļblica sobre el nuevo pont√≠fice.

“El papa Francisco acaba de decirnos que sue√Īa con una ‘Iglesia pobre y para los pobres’, para eso necesitamos, como lo ha dicho tambi√©n, reconocer que el aut√©ntico poder de la Iglesia consiste en servir a los pobres”, dijo Guti√©rrez en un texto publicado por la Pontificia Universidad Cat√≥lica de Per√ļ.

El fundador de la TL se pregunt√≥ si la iglesia y los fieles est√°n dispuestos a seguir al Papa para hacer realidad esa sue√Īo.

“¬ŅEstamos, como cristianos y como Iglesia, dispuestos a morir a nuestras propias ventajas y a ciertas consideraciones sociales por solidaridad con los m√°s pobres, en los que encontramos a Jesucristo, muerto y resucitado por todos”, escribi√≥ Guti√©rrez, hoy de 85 a√Īos y sacerdote dominico.

“Si no es as√≠, aunque hayamos pasado por la Semana Santa, ella no habr√° pasado por nosotros”, asegur√≥ Guti√©rrez en el texto “La Semana Santa y los pobres”, publicado en la revista institucional de la universidad, un centro de estudios enfrentado al Vaticano desde el papado de Benedicto XVI (2004-2013).

La TL surgió en América Latina hace más de cuatro décadas con el objetivo de renovar el mensaje central de la religión católica en una de las regiones con mayores desigualdades del mundo.

El Vaticano, bajo el pontificado del papa Juan Pablo II (1978-2004), acus√≥ de marxista a la TL por resaltar la opci√≥n preferencial de Dios por los pobres y sancion√≥ a varios sacerdotes vinculados a ella, como el brasile√Īo Leonardo Boff o el nicarag√ľense Ernesto Cardenal.

La ofensiva del Vaticano contra la TL se tradujo en el nombramiento de obispos conservadores en Am√©rica y en subrayar que la iglesia optaba por los pobres, pero no ten√≠a una “opci√≥n preferencial por los pobres” como pregonaba la TL, una idea que Roma atribu√≠a al an√°lisis sociol√≥gico y a la lucha de clases.

Gutiérrez salió bien librado de esa ofensiva, pero recibió un llamado de atención en 1984 de Joseph Ratzinger, entonces prefecto de la Congregación de la Santa Fe. El peruano optó por quedarse dentro de la iglesia.

En la actualidad, la TL dej√≥ de ser la ‘piedra en el zapato’ del Vaticano y qued√≥ relegada a un segundo plano desde el papado de Benedicto XVI.

Tendencias Ahora