Notas
Un weichafe no es asesino
Publicado por: Luis García-Huidobro
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El asesinato a pu√Īaladas de Osvaldo Zapata, cuidador de un predio en Antiquina, es un acto que no tiene ninguna justificaci√≥n. Todo lo contrario, ocurri√≥ en un ataque cobarde a una familia inocente. C√≥mo no sentir rabia junto con esa familia en esta terrible Navidad que pasar√°n.

El Gobierno ha planteado que no hay antecedentes que liguen esta muerte al tema territorial mapuche. Por lo mismo, el Ministro del Interior se abstuvo de viajar para evitar dar se√Īales pol√≠ticas equivocadas. Esto tras las erradas versiones de prensa que confund√≠an este asesinato con una quema de camiones de Forestal Volterra que ocurri√≥ en otro lugar.

Pero por otra parte, la familia plantea que hace 2 a√Īos hab√≠an recibido amenazas de parte de gente perteneciente a comunidades mapuche, y plantean directamente esa acusaci√≥n.

Los dirigentes emblemáticos del movimiento mapuche en el proceso de recuperación territorial, lejos de validar, siempre han condenado los ataques a personas, sean quienes sean los victimarios y las víctimas.

El m√°s claro ha sido H√©ctor Llaitul, dirigente de la CAM, preocupado desde hace tiempo en que personas, escud√°ndose en el proceso territorial, estuvieran realizando acciones que no corresponden a la √©tica de un weichafe. Los √ďrganos de Resistencia Territorial de la CAM difundieron un comunicado deslind√°ndose del ataque a Zapata y su familia, adjudic√°ndose, por el contrario, el ataque a la empresa forestal.

Héctor Llaitul en otras ocasiones ha hablado así:

‚ÄúLas orientaciones de la CAM no consideran una l√≠nea de acci√≥n contra parceleros menores y menos contra campesinos pobres, muchos de los cuales quedaron situados entre comunidades durante la Reforma Agraria. Los verdaderos responsables de la expoliaci√≥n y despojo de nuestro territorio, usan a su favor las disputas con parceleros, para mostrar al mapuche como un enemigo de los peque√Īos propietarios y agricultores‚ÄĚ.

‚ÄúTenemos una √©tica de la acci√≥n pol√≠tica. Naturalmente, hay expresiones de la lucha mapuche que no controlamos. Nosotros no propiciamos muertes ni pretendemos da√Īar a las personas. Incluso en circunstancias como las actuales, nos identificamos con valores, con prop√≥sitos nobles. Buscamos reconstruir armon√≠a, buscamos justicia, luchamos por restablecer un tipo de sociedad mapuche sana y justa. Por eso, la lucha es eminentemente pol√≠tica. Hay que evitar a toda costa una lucha cruenta. Esta postura no siempre es entendida cabalmente por gente joven marcada por la experiencia de la discriminaci√≥n, la explotaci√≥n y la pobreza‚ÄĚ (1).

El líder de la CAM hace tiempo viene mostrando su preocupación por transmitir a los jóvenes el sentido de la lucha mapuche. En una entrevista en septiembre quiso dar un mensaje:

‚ÄúAtacar a los m√°s d√©biles, aunque est√©n en territorio mapuche, es una actitud asegurada que no responde a la √©tica de un weichafe. ¬†Esa l√≠nea nunca ha existido en la historia de la CAM‚Ķ el campesinado es un sector tambi√©n oprimido por el sistema‚Ķ ¬†Probablemente, muchos de los peque√Īos agricultores chilenos tienen un discurso de derecha, ¬†sobre todo en la novena regi√≥n, pero el mismo sistema tambi√©n los perjudica‚ÄĚ.

‚ÄúLa CAM apunta a aquellos que infraganti est√°n en la destrucci√≥n de nuestros territorios, algunos ¬†sagrados, avanzando sobre las comunidades, pero no contra las personas, sino contra los bienes de las empresas. La CAM tampoco ¬†busca derramar sangre, y siempre hemos sido muy cautelosos con eso, por lo que puede significar para las comunidades‚ÄĚ.

‚ÄúHay tambi√©n una √©tica del weichafe, que no puede caer ni rayar en lo delincuencial.¬†Por nuestra disciplina jam√°s hemos tenido alg√ļn hecho de sangre o de otro tipo que ensucie nuestra causa. ¬†Ac√° se quiere hacer un deslinde categ√≥rico con actos que no compartimos y que s√≥lo deslegitiman nuestra lucha‚ÄĚ (2).

En estos d√≠as de luto y solidaridad con la familia, comparto estas palabras de H√©ctor Llaitul -preso pol√≠tico que actualmente se encuentra en huelga de hambre- que me parecen una reflexi√≥n importante en un territorio que seguir√° en conflicto, y donde no ser√°n pocos los que confundir√°n ‚Äďsea para condenar o sea para justificar‚Äď acciones delincuenciales con justas reivindicaciones territoriales y pol√≠ticas.

Qu√© ganas me dan de estar en Chile y tener un canal de televisi√≥n. Ir√≠a donde H√©ctor Llaitul, donde Jorge Huenchul√°n, donde Mijael Carbone, Luis Marileo, las personas que son respetadas por los j√≥venes weichafe y los ni√Īos weichafe que vienen en el futuro. Ir√≠a a sacarles declaraciones llamando a no caer en el camino de la violencia irracional contra inocentes, y estoy seguro de que eso ser√≠a un tremendo aporte.

Notas:
(1)  Weichán: Conversaciones con un weychafe en prisión política.
(2) Fuente: http://www.lachispa.cl/2012/09/10/hector-llaitul-desde-la-carcel-de-angol-nuestra-lucha-es-necesariamente-anti-capitalista-si-no-es-imposible-la-reivindicacion-de-lo-propio/

L. García-Huidobro

L. García-Huidobro

Luis Garc√≠a-Huidobro sj. Religioso Jesuita. Colabor√≥ varios a√Īos en Pastoral Mapuche en Chile. Actualmente se encuentra realizando una experiencia de inserci√≥n en M√©xico, dando clases en el Instituto Superior Intercultural Ayuuk y colaborando en el Servicio Jesuita a Migrantes. Su cuenta en Twitter es @luisgarciahsj.

Tendencias Ahora