Notas
¬ŅPuede un ni√Īo ser un psic√≥pata?: Pol√©mico art√≠culo de New York Times expone opini√≥n de los expertos
Publicado por: Denisse Charpentier
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

A comienzos de abril les cont√°bamos que la psicoterapeuta Philipa Perry postulaba que los ni√Īos maltratados o v√≠ctimas de graves abusos pod√≠an llegar a ser capaces de matar a sus padres. Asimismo, un documental de HBO, llamado “Hijos de la Ira”, hace algunos a√Īos planteaba que los menores sometidos a estas situaciones se convert√≠an en personas “sin conciencia, capaces de herir o asesinar a alguien sin remordimientos”, seg√ļn consigna Yahoo!.

La duda que surge es si un ni√Īo que creci√≥ en un ambiente relativamente normal y con todos sus derechos respetados, puede convertirse en un “psic√≥pata”. Para ahondar en el tema, The New York Times public√≥ un art√≠culo con respecto a los ni√Īos que presentan s√≠ntomas de psicopat√≠a similares a los de los adultos, poniendo como ejemplo al caso de Michael, un menor de 9 a√Īos cuyos padres aseguran que tiene un car√°cter extremo, fr√≠o, inteligente, calculador, violento, y que no muestra empat√≠a o remordimiento por los dem√°s, pese a crecer en un hogar tranquilo y lleno de amor. “Siempre he dicho que Michael ser√° un premio Nobel o un asesino en serie”, dijo su madre Anne.

En este sentido, los expertos est√°n divididos en torno a si es adecuado etiquetar a un ni√Īo como “psic√≥pata”. Por un lado, los cerebros de los peque√Īos a√ļn est√°n en desarrollo, y la psicopat√≠a en gran medida es considerada como intratable. Por otro lado, identificar a los ni√Īos crueles o sin emociones cuando a temprana edad permitir√≠a dise√Īar un tratamiento exitoso. Pero llegar a un diagn√≥stico no es sencillo.

Algunas tendencias, como el narcisismo y la impulsividad, que son signos evidentes de un psic√≥pata, son tambi√©n parte de la infancia. De hecho, la opini√≥n general se√Īala que los ni√Īos pueden ser capaces de tener algunas tendencias abstractas psic√≥patas que s√≥lo realmente se desarrollan a medida que se convierten en adultos.

Sin embargo, otros especialistas como Paul Frick de la Universidad de Nueva Orleans est√°n desarrollando una serie de ex√°menes psicol√≥gicos que podr√≠an predecir con precisi√≥n si un infante se convertir√° en alguien peligroso. Si se llegase a establecer un patr√≥n definitivo, un menor podr√≠a ser etiquetado como psic√≥pata peque√Īo y permitir√≠a a los expertos cambiar su destino.

Seg√ļn Frick, los ni√Īos con rasgos psic√≥patas, generalmente son extremadamente inteligentes, capaces de mentir y manipular sin remordimientos, lo que hace m√°s dif√≠cil entender lo que est√°n haciendo y por qu√©. “No les importa si alguien est√° enojado con ellos. No les importa si lastiman los sentimientos de alguien”, dijo el especialista.

Como ejemplo de ni√Īos con personalidades extremas, New York Times mencion√≥ a Jeffrey Bailey, quien en 1986 -cuando ten√≠a 9 a√Īos- empuj√≥ a otro peque√Īo de apenas 3 a una piscina en Florida y luego acerc√≥ una silla para ver como se ahogaba. Luego, se levant√≥ y se fue a su casa como si nada hubiese pasado.

Otro caso similar es el de Jon Venables y Robert Thompson, ambos de 10 a√Īos, quienes en 1993 tomaron de la mano James Bulger (de 2 a√Īos) y lo llevaron a un centro comercial de Liverpool, Inglaterra. En las afueras del recinto lo torturaron hasta la muerte.

En tanto, en 1998, la madre de Joshua Phillips (14) limpiaba su dormitorio cuando descubri√≥ el cuerpo de una vecina de 8 a√Īos de edad. El ni√Īo explic√≥ que la mat√≥ luego de que la ni√Īa no se cansara de gritar porque le hab√≠an pegado casualmente con un bate de b√©isbol en el ojo.

“Los psic√≥patas no se sienten culpables porque son ciegos de la culpa,” manifest√≥ Frank Ochberg, ex psiquiatra del FBI que estuvo a cargo del equipo de consejer√≠a tras la matanza de Columbine. El profesional agreg√≥ que a diferencia de la psicosis -que implica una alucinaciones- los psic√≥patas saben perfectamente lo que hacen.

Con respecto a los ni√Īos que desarrollan tendencias psic√≥patas pese a crecer en ambientes familiares tranquilos y alejados de los abusos, como el caso de Michael, algunos expertos se√Īalan que la psicopat√≠a, al igual que otras enfermedades mentales, pueden tener un componente gen√©tico. Sin embargo, otros creen que si bien este componente puede estar, no es lo m√°s importante. “Uno no nace psic√≥pata, pero la base est√° ah√≠”, expres√≥ Robert Hare, profesor em√©rito de psicolog√≠a de la Universidad de British Columbia y autor del libro “Sin Conciencia: el inquietante mundo de los psic√≥patas entre nosotros”.

Lo cierto, es que a√ļn no hay consenso en la comunidad cient√≠fica en torno a si un ni√Īo realmente puede ser un psic√≥pata, lo que si est√° claro es que reforzar la capacidad de empat√≠a y conciencia en torno a los dem√°s en los m√°s peque√Īos, es importante.

Tendencias Ahora