Notas
Malvinas: La guerra que hace 30 a√Īos revivi√≥ a Thatcher y tumb√≥ la dictadura argentina
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La guerra de las Malvinas que estall√≥ hace 30 a√Īos asegur√≥ la reelecci√≥n a la vencedora, la primera ministra brit√°nica Margaret Thatcher, mientras que la derrota provoc√≥ la ca√≠da de la dictadura militar argentina, pero no acab√≥ con la disputa de soberan√≠a sobre las islas del Atl√°ntico Sur.

La dictadura del general Leopoldo Galtieri, jefe de turno del r√©gimen instalado en 1976, se cav√≥ su propia fosa al invadir las islas la madrugada del 2 de abril de 1982, en lo que fue considerado como “una aventura militar”, sin “preparaci√≥n ni organizaci√≥n”, seg√ļn el Informe Rattenbach, nombre del general argentino que dirigi√≥ la investigaci√≥n.

La presidenta Cristina Kirchner acaba de levantar el secreto que pesaba sobre dicho informe, una lapidaria investigación de posguerra hecha por jefes militares que sugirió considerar prisión perpetua o pena de muerte para Galtieri y otros altos oficiales.

Tres d√≠as antes del desembarco de comandos de la marina argentina en el desguarnecido archipi√©lago, la dictadura responsable de la desaparici√≥n de hasta 30.000 opositores, seg√ļn organizaciones de derechos humanos, hab√≠a sufrido un duro golpe con una huelga de la central obrera (CGT) que conmovi√≥ al pa√≠s, cuya econom√≠a se desplomaba.

“Ante la agitaci√≥n social, la dictadura sorprendi√≥ a la poblaci√≥n con un acto antiimperialista. Asesinos de la talla de Galtieri no pod√≠an encabezar sinceramente ninguna gesta emancipadora”, dijo a la AFP el historiador Felipe Pigna, autor del best seller Los Mitos de la Historia.

Pero el llamamiento patri√≥tico al sentimiento de toda una naci√≥n, educada en que las Malvinas “son y ser√°n argentinas”, produjo un vuelco y las plazas se colmaron de fan√°ticos que apoyaban la recuperaci√≥n de las islas, ocupadas por el Reino Unido en 1833, cuando echaron a las autoridades enviadas por Buenos Aires.

La Dama de Hierro brit√°nica atravesaba un mal momento por sus impopulares medidas econ√≥micas, pero emergi√≥ de la guerra como palad√≠n de la democracia y liberadora de la peque√Īa poblaci√≥n de las Falklands (denominaci√≥n brit√°nica), que hoy apenas suma unas 3.000 personas, en su mayor√≠a s√ļbditos brit√°nicos.

“¬°Hundan al Belgrano”!

Thatcher despach√≥ una fuerza de tareas que combati√≥ en las islas, e incluso en √°reas aleda√Īas donde asest√≥ un duro golpe con su orden “¬°Hundan al Belgrano!”, un antiguo crucero estadounidense de la II Guerra Mundial, que fue torpedeado por los brit√°nicos, provocando al hundirse 323 bajas argentinas.

Aquellos torpedos también destruyeron cualquier atisbo de solución pacífica en momentos en que naciones de Latinoamérica apoyaban una negociación y el retiro de tropas argentinas con intervención de cascos azules de Naciones Unidas.

Fueron 649 los muertos argentinos y 255 los británicos en 74 días de conflicto, con la rendición de las tropas de Galtieri, en su mayoría reclutas sin entrenamiento, el 14 de junio, tres días después de que el Papa Juan Pablo II influyera al llamar a la paz en una multitudinaria visita a Buenos Aires.

El Papa acall√≥ a los halcones de la dictadura que se aprestaban a duplicar las tropas en defensa del rebautizado Puerto Argentino (Port Stanley seg√ļn Londres).

La aviaci√≥n argentina hizo gala de eficiencia al da√Īar y hundir buques de la flota brit√°nica, entre ellos la fragata “Sheffield”, pero las fuerzas terrestres, mal conducidas y mal equipadas, que sufrieron fr√≠o, hambre y hasta torturas de sus propios jefes, fueron aplastadas por la infanter√≠a y la aviaci√≥n brit√°nicas.

“Hab√≠a una Junta militar que estaba tratando de sobrevivir e hizo un c√°lculo err√≥neo de sus capacidades y posibilidades de √©xito. El error m√°s grande no fue operacional: fue la guerra”, dijo a la AFP Juan Recce, experto en defensa en el Centro Argentino de Estudios Internacionales.

Galtieri, aficionado al alcohol, cometi√≥ un error garrafal al creer que Washington no tomar√≠a partido en favor de Gran Breta√Īa y ser√≠a neutral, a ra√≠z de la cooperaci√≥n militar argentina con los contras nicarag√ľenses y con los gobierno de El Salvador, Honduras y Guatemala, seg√ļn el Informe Rattenbach.

Si antes de la guerra hab√≠a colaboraci√≥n y un ambiente de di√°logo con Gran Breta√Īa, despu√©s de la guerra Londres se volvi√≥ m√°s duro que nunca en la defensa de la autodeterminaci√≥n de sus s√ļbditos.

Nada de negociación: ni con ositos Winnie Pooh ni por las malas

Argentina ha probado desde entonces casi todos los m√©todos para que Gran Breta√Īa acepte negociar la soberan√≠a como lo establece una hist√≥rica resoluci√≥n con mayor√≠a abrumadora votada por la Asamblea de la ONU en 1965.

Las relaciones las reestableci√≥ el expresidente Carlos Menem (1989-1999), quien adem√°s cristaliz√≥ sus sue√Īos de viajar a Londres, ver a la reina, recibir al pr√≠ncipe Andr√©s en 1994 y al pr√≠ncipe Carlos en 1999.

Dicha estrategia de terciopelo llegó incluso a que su canciller, Guido Di Tella, mandara de regalo a los malvinenses simpáticos ositos Winnie Pooh y les ofreciera un millón de dolares para que aceptasen la soberanía argentina.

Todo fue in√ļtil para lograr una negociaci√≥n, as√≠ como tampoco da resultado la dureza de los Kirchner (el fallecido ex presidente N√©stor y su esposa Cristina), al romper acuerdos e impedir que hasta cruceros tur√≠sticos de Malvinas hagan puerto en territorio argentino.

Los malvinenses viven ahora una era de prosperidad, bajo protección de tropas y barcos británicos, con elevados ingresos por las licencias de pesca y de petróleo.

“Lo nuevo es que las comprobadas reservas de petr√≥leo son un activo estrat√©gico de enorme valor. Esto le permite a Londres tener un recurso vital y le da a la isla un funcionamiento aut√≥nomo”, dijo a la AFP Juan Tokatlian, director de Ciencia Pol√≠tica en la privada Universidad Di Tella y master en la universidad estadounidense Johns Hopkins.

El polit√≥logo Rosendo Fraga, miembro del Instituto de Historia Militar, dijo a la AFP que “el gran tema de largo plazo en el Atl√°ntico Sur son los recursos naturales de la Ant√°rtida”.

“El Reino Unido –coment√≥– reclama soberan√≠a territorial a partir de su presencia en Malvinas y esta pretensi√≥n choca con las que sostienen Argentina y Chile”.

Pero al margen de los an√°lisis, aquella guerra de hace 30 a√Īos arroj√≥ como ganadores a Margaret Thatcher, que gan√≥ mucha popularidad y se convirti√≥ en el Primer Ministro que m√°s dur√≥ en su pa√≠s en el siglo XX (1979-1990) y a la sociedad argentina, que mientras lloraba a sus muertos y mutilados, recuper√≥ la democracia cuando el agonizante r√©gimen tuvo que llamar a elecciones en 1983.

URL CORTA: http://rbb.cl/2hh9
Tendencias Ahora