Notas
EEUU: el voto electrónico suscita inquietud de cara a las elecciones
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una serie de estudios y de informes recientemente publicados levantan dudas en Estados Unidos sobre las máquinas electrónicas de votación, que ganan terreno cuando faltan algunos meses para las elecciones presidenciales y legislativas.

Uno de cada cuatro electores estar√≠a votando en noviembre en una m√°quina completamente electr√≥nica que no prev√© ning√ļn medio de verificaci√≥n manual, se√Īal√≥ la Fundaci√≥n por una Votaci√≥n Verificada (Verified Voting Foundation, VVF).

Los electores sufragar√°n en aparatos de este tipo en 11 estados, y en otros habr√° equipos similares en algunas circunscripciones.

En octubre √ļltimo, Microsoft advirti√≥ sobre la vulnerabilidad de estas m√°quinas, cuyos procedimientos han sido descritos, sin embargo, como “enteramente confiables”. Seg√ļn un estudio del gigante estadounidense de la inform√°tica, un pirata electr√≥nico puede “modificar sin ser detectado gran cantidad de votos”.

Científicos del laboratorio nacional Argonne describieron a su vez cómo es posible alterar, gracias a materiales que no superan los 25 dólares, algunas de estas máquinas.

Los problemas pueden ser “tanto internos como externos”, estim√≥ Pamela Smith, de la fundaci√≥n VVF.

Desde la presidencial del a√Īo 2000 y el l√≠o descomunal que enfrent√≥ al republicano George W. Bush –que a la postre resultara electo– y al dem√≥crata Al Gore en relaci√≥n al conteo de los sufragios en el estado de Florida, los temas vinculados con la seguridad de la votaci√≥n est√°n en el coraz√≥n de las disputas electorales en Estados Unidos.

“Hay estados que no disponen de lo que yo llamar√≠a un sistema fidedigno de conteo”, se√Īal√≥ Smith. “Aspiramos a que todos los estados adopten un mecanismo que permita el reconteo de votos en caso de que hubiera problemas”, agreg√≥.

Seg√ļn Dan Wallach, especialista inform√°tico de la universidad Rice, poco ha cambiado desde que en 2007 se llevaron a cabo los primeros estudios que pusieron de relieve la vulnerabilidad de algunas de las m√°quinas electr√≥nicas de votaci√≥n.

“Si alguien con intenci√≥n de alterar los aparatos ley√≥ aquellos informes tuvo cinco a√Īos para preparar sus ataques”, se√Īal√≥.

Ya hay países, como Holanda e Irlanda, que suprimieron el voto electrónico, mientras que en India se debate acerca de su seguridad.

“Es lamentable que el voto electr√≥nico tenga tanta mala imagen”, se√Īal√≥ Richard Soudriette, presidente del Centro por la Diplomacia y la Democracia, con sede en el estado de Colorado. “Es posible construir sistemas confiables que permitan verificaciones, pero ha sido tan grande la publicidad adversa que no creo que el voto electr√≥nico pueda superar este trance”, consider√≥.

Charles Stewart, profesor de ciencias pol√≠ticas en el Massachusetts Institute of Technology, dice sentirse “m√°s c√≥modo que mucha gente” en el manejo de los nuevos sistemas de votaci√≥n.

Si el vencedor de las elecciones gana por mucha diferencia, nadie har√° comentario alguno sobre estos aparatos, pero si “en estados clave como Ohio, Florida o Pennsylvania se presentan dudas aunque fuera en uno o dos condados, el asunto volver√° a estar en el centro de las discusiones”, agreg√≥ Stewart.

Tendencias Ahora