Notas
Mujer que acusa a Strauss-Kahn sale a decir su “verdad” en la prensa y la TV
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

La guineana que acusa de agresi√≥n sexual al franc√©s Dominique Strauss-Kahn, ex jefe del FMI, sali√≥ p√ļblicamente a la ofensiva, afirmando que dice la verdad y que quiere que vaya a la c√°rcel.

Despu√©s de 10 semanas en las sombras, esta limpiadora de hotel de 32 a√Īos decidi√≥ dar a conocer su rostro y su nombre al contar su testimonio a los medios por primera vez desde que acus√≥ a Strauss-Kahn de agredirla sexualmente en una suite del hotel Sofitel de Manhattan, el 14 de mayo.

Nafissatou Diallo apareci√≥ este lunes en el programa “Good Morning America” de la cadena ABC, tras ser portada de la revista Newsweek el domingo, y se mostr√≥ firme en su determinaci√≥n de no dar marcha atr√°s, a√ļn cuando las dudas sobre la credibilidad de su relato podr√≠an provocar el retiro de los cargos.

Robusta, de cara redonda, ojos grandes y voz suave, la empleada de hotel dijo que Strauss-Kahn la forzó a hacerle una felación, tras lo cual llegó a temer por su vida.

“Quiero justicia. Quiero que vaya a la c√°rcel. Quiero que sepa que uno no puede usar su poder cuando quiere hacer algo as√≠”, dijo a la ABC.

Hasta ahora, lo que se sab√≠a sobre esta mujer ven√≠a de los abogados, los fiscales o filtraciones en la prensa de los investigadores. Strauss-Kahn, en cambio, es una figura p√ļblica: al momento de la denuncia era director gerente del FMI y un claro aspirante -por el Partido Socialista- en la carrera por la presidencia de Francia en 2012.

Entrevistada por ABC, esta madre que cr√≠a sola a una hija adolescente cont√≥ en un fluido ingl√©s con acento africano lo que seg√ļn ella ocurri√≥ en la suite del piso 28 del Sofitel.

Seg√ļn su relato, Strauss-Kahn sali√≥ desnudo de la ducha para “agarrar” sus senos, y despu√©s -pese a sus s√ļplicas- la oblig√≥ a bajar la cabeza hasta su pene.

Luego, cuando se enteró de la identidad del hombre, temió lo peor.

“Ellos me van a matar”, dijo. “S√© que si eso ocurriera en mi pa√≠s, con un hombre poderoso como √©se, me matar√≠an antes de que alguien se enterara”.

Para los abogados de Strauss-Kahn esta aparición mediática de Diallo busca presionar a los fiscales a continuar con la causa penal, sin la cual una demanda civil potencialmente lucrativa seguramente no prosperaría.

Pero Diallo tambi√©n parece querer recuperar su imagen p√ļblica, despu√©s de haber sido presentada en los diarios sensacionalistas como una caza fortunas, e incluso como una prostituta.

En la larga entrevista en Newsweek, habló con orgullo sobre su trabajo como limpiadora del piso 28 del hotel Sofitel y del miedo que tuvo a perder su empleo.

Para ella, ese trabajo de 25 d√≥lares la hora era un sue√Īo que la sac√≥ de la inseguridad y la pobreza de una inmigrante y madre soltera. Antes de limpiar habitaciones en el Sofitel, Diallo hab√≠a trabajado en una peluquer√≠a y en una tienda de alimentos del Bronx, despu√©s de escapar en 2003 a una vida dura en Guinea.

Seg√ļn su versi√≥n, al ser agredida por Strauss-Kahn lo empuj√≥ pero sin utilizar toda su fuerza: “No quer√≠a hacerle da√Īo”, dijo a Newsweek. “No quiero perder mi trabajo”.

Las dos entrevistas parecen destinadas a corregir algunas de las contradicciones sobre la vida de Diallo en Guinea, así como sobre el desarrollo exacto de lo sucedido en el hotel.

Diallo le dijo a Newsweek que en Conakry, capital de Guinea, fue violada por dos soldados y obligada a limpiar la escena del crimen. Sin embargo, fue vaga acerca de la fecha, para decir finalmente que sucedi√≥ en 2001. Al consult√°rsele sobre su ex esposo, se limit√≥ a decir que hab√≠a muerto de “una enfermedad”, al igual que una hija peque√Īa, aunque no estaba segura de si ten√≠a tres o cuatro meses.

Es discutible si esas inexactitudes se explican por el bajo nivel educativo de una inmigrante con una vida turbulenta, o si son evidencia de que est√° inventando una historia.

Los fiscales dijeron que Diallo admitió haber mentido en su solicitud de asilo a Estados Unidos y también alteró las declaraciones de impuestos con el fin de obtener beneficios para vivienda.

Pero la mujer, que dijo a Newsweek ser la hija de un imán de la zona rural de Guinea, afirmó no tener intenciones ocultas.

Tendencias Ahora