Notas
Esc√°ndalo de escuchas puede extenderse a otros medios de prensa brit√°nicos
Publicado por: Agencia AFP
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

El esc√°ndalo de las escuchas ilegales de News of the World, diario del grupo Murdoch, podr√≠a extenderse como mancha de aceite a otros medios de prensa ya que la polic√≠a brit√°nica investiga eventuales pr√°cticas de este tipo en otras publicaciones, seg√ļn se revel√≥ este jueves.

La Oficina del Comisionado de la Información, una autoridad de control, declaró que la policía le había pedido las conclusiones de una investigación de 2006 sobre el recurso a detectives privados por parte de la prensa.

El informe subraya que “300 periodistas pertenecientes a 31 publicaciones diferentes solicitaron unas 4.000 veces detectives privados para lograr informaciones confidenciales, la mayor√≠a de ellas obtenidas ilegalmente”, seg√ļn la BBC.

“Las informaciones fueron entregadas a la polic√≠a hace tres meses” confirm√≥ a la AFP un portavoz de la Comisi√≥n. Scotland Yard, que reabri√≥ la investigaci√≥n sobre las escuchas telef√≥nicas a principios de a√Īo, no coment√≥ estas informaciones.

El Daily Mail, el Sunday People y el Daily Mirror ser√≠an los tres tabloides que habr√≠an recurrido m√°s frecuentemente a detectives, seg√ļn la BBC. Ninguno de los tres hab√≠an reaccionado a√ļn a esas informaciones.

La investigaci√≥n se hab√≠a concentrado de momento en el News of The World (NotW), un tabloide sospechoso de haber efectuado unas 4.000 escuchas en los a√Īos 2000.

Por otra parte, una día después de la comparecencia del primer ministro David Cameron ante el Parlamento, donde tuvo que responder a no menos de 136 preguntas sobre el escándalo, muchos periodistas siguen preguntándose sobre el rol del jefe de gobierno en el caso de BSkyB, el gigante de la televisión de pago.

Rupert Murdoch, que posee cerca del 39% de este grupo, intentó adquirir la totalidad, una operación que requiere la conformidad de las autoridades.

El primer ministro “fue categ√≥rico sobre el hecho de que no se produjo ninguna ‘negociaci√≥n inapropiada’”, indic√≥ el n√ļmero dos del gobierno, Nick Clegg, en una conferencia de prensa.

“M√°s importe a√ļn, no tuvo ning√ļn rol y no pod√≠a tener ning√ļn rol en el proceso formal de decisi√≥n”, a√Īadi√≥ Clegg.

La v√≠spera, el secretario de Estado de Cultura, Jeremy Hunt, hizo valer que esas conversaciones eran, de todas formas, “in√ļtiles” ya que “le corresponde a √©l (Hunt) la decisi√≥n final”.

Pero la oposición considera que esas declaraciones demuestran la intervención de Downing Street. El primer ministro se entrevistó 26 veces en 15 meses con dirigentes del grupo Murdoch.

Clegg se ha visto obligado a acudir en ayuda de su socio de gobierno, un ejecutivo formado hace poco m√°s de un a√Īo. Pero no por ello dej√≥ de tomar distancias respecto a este asunto, que revel√≥ seg√ļn √©l “pr√°cticas dudosas” y “relaciones poco recomendables”.

Recordó que los Liberales-Demócratas, de los que es jefe de fila, ya habían expresado su preocupación por estos asuntos antes de las elecciones, y que fueron los primeros, ya en el seno del gobierno, en pedir la creación de una comisión de investigación.

Esta comisi√≥n debe hacer p√ļblicas sus conclusiones en un plazo de 12 meses. Y va a trabajar en paralelo con la polic√≠a, a su vez acusada de escasa presteza en las investigaciones. Sin duda por ello, Scotland Yard ya ha anunciado que iba a elevar de 45 a 60 el n√ļmero de investigadores encargados del caso.

Tendencias Ahora