Opinión


El derecho a la educación de niños y jóvenes transexuales que hay que defender

Negative Space
  • share
Publicado por
Envíanos tu corrección

La circular de la Superintendencia de Educación orientada al resguardo del derecho a la educación de niños y jóvenes transexuales desató la reacción de la Iglesia Católica y de la Corporación Nacional de Colegios Particulares de Chile (Conacep), las cuales alegan que es sancionatoria e inconsulta. Una reacción que sorprende, pues uno hubiese esperado que hace mucho tiempo ellos mismos se hubiesen ocupado de tratar institucionalmente la situación de esos niños y jóvenes.

En sus colegios ambas instituciones han tenido que enfrentarse al sufrimiento de estos menores, muchas veces se han equivocado y han perdido a niños y adolescentes que han desertado, e incluso llegado al suicidio, por la incomprensión, la falta de apoyo, de guías y de acción concretas para evitar su vulneración.

Ellos conocen esta realidad, han visto que los padres muchas veces no saben qué hacer, que a veces sin querer son ellos mismos quienes les generan las mayores dificultades a estos niños. Saben que sus maestros apenas conocen de qué se trata la transexualidad. Saben además que, en muchos de sus colegios, gracias a experiencias que no han resultado bien, maestros y apoderados han querido tratar el tema y lo han hecho con mayor o menor éxito; pero lo han hecho.

Por eso sorprende el que no se expandieran estas experiencias como buenas prácticas a todos sus colegios; que no se tengan en cada colegio a pedagogos especialmente calificados para tratar las cuestiones de identidad de género desde el punto de vista del aseguramiento de un entorno seguro para cada niño y joven.

About Ray
About Ray

Son gravísimas las consecuencias de que los niños y jóvenes transexuales no cuenten hoy con herramientas y guías para tratar esta situación. Por eso esta realidad no se puede dejar a la buena voluntad de esta o este miembro de la comunidad educativa de este u otro establecimiento.

Quien es padre o madre, imagínese obligando diariamente a su hijo varón, que se siente y vive como niño varón, a usar un uniforme de niña. Imagine a su hija que adora a las princesas, obligarla a usar el pelo corto y uniforme de niño. Sólo falta imaginar eso (para no hablar de los baños) para entender siquiera un poco sólo una de las violencias cometidas contra niños y jóvenes transexuales en este mismo minuto.

Por eso es bienvenida esta circular de la Superintendencia de Educación que exige lo básico, lo mínimo en realidad, para que esos niños y jóvenes no piensen en suicidarse o dejar los estudios. Por eso cuesta entender por qué quienes han sabido de esto hace años no abordaron el tema y cuando lo hacen es para cuestionar el carácter de esta circular.

Mauro Basaure
Dr. en Sociología
Director Doctorado en Teoría Crítica
Universidad Andrés Bello

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados
+ Opinión