¿encontraste un error?
avísanos

10 cosas que debes saber sobre los lubricantes íntimos

0VISITAS
Archivo | AFP

Publicado por

Los lubricantes íntimos lentamente se han ido haciendo más conocidos en nuestro país. Al punto que hoy puedes encontrar en el mercado con sabores, efectos de calor y hasta uno que puede provocar la sensación de la primera vez. Pero para elegir bien, hay que informarse primero.

En Chile, el concepto de lubricante íntimo lentamente ha ido sacudiéndose de su velo misterioso y tabú. Sin embargo, aún persiste el desconocimiento sobre todos sus usos y sus múltiples funciones, ya que muchos piensan que estos productos tan sólo sirven para practicar el sexo anal o para la utilización de juguetes sexuales. Y esto es absolutamente falso.

Así lo confirma Magdalena Rivera, médico cirujano, sexóloga de Medical Sex Center y miembro de la la Escuela Transdisciplinaria de Sexualidad, quien además nos especifica que “la función principal es, tal como su nombre lo dice, lubricar, es decir hacer que exista menos roce en la actividad sexual. También existen algunos con características especiales como sabor para sexo oral, con efectos de calor u otros estimulantes”.

De hecho, el mercado nacional ofrece lubricantes muy originales como los que se pueden encontrar en Sex Shop Chile: Está, por ejemplo el Liquid Virgin, un lubricante que genera la sensación temporal de una vagina más estrecha o Weed, un lubricante orgánico fabricado de aceite de semilla de cáñamo, libre de THC.

Así que para que no pequemos de ignorantes, la especialista nos revela algunos aspectos que no todos conocen sobre este tipo de productos que podrían mejorar tu vida sexual.

1. La principal función de un lubricante es disminuir el roce, lo que evita molestias y dolor que pueden producirse en la penetración. Si hay sequedad pueden producirse pequeñas heridas que aumentan el riesgo de contagio de VIH y otras enfermedades de transmisión sexual.

Además si se seca el condón aumenta el riesgo de que este se rompa. Por esto no solo hace más grata la relación al evitar dolor, sino que también disminuye el riesgo de contraer enfermedades.

2. El uso de lubricante se recomienda para todos quienes practiquen sexo anal ya que no hay lubricación natural. En penetración vaginal siempre que la lubricación natural no sea suficiente, lo que puede suceder luego de la menopausia, cuando se usan anticonceptivos hormonales, cuando se toma alcohol y como efecto secundario de algunos medicamentos. Cuando se usa condón y la penetración es prolongada también es recomendable, ya que el condón suele secarse.

3. Hay cuatro formas posibles de aplicación: se puede poner tanto en la entrada de la vagina o ano como sobre el condón o el pene si no se usa condón.

4. Se puede usar el mismo lubricante tanto para la vagina como para la zona anal. Sin embargo, para el sexo anal, es más recomendable el de silicona porque dura más la lubricación que en los base a agua. Si hay lubricación natural en sexo vaginal y solo quiere usarse para aumentarla puede ser suficiente uno en base a agua. Sin embargo cada persona o pareja puede probar y ver que le acomoda más para las prácticas que realice.

5. A la hora de comprar un lubricante es importante ver los componentes y evitar en caso de tener alergias los que los produzcan. Comprarlos en un lugar establecido y con el empaque en buen estado. Otro dato, es que hay que fijarse en la fecha de vencimiento del producto, porque sí, un lubricante puede vencer.

6. El lubricante siempre debe cerrarse bien después de usarlo, no exponerlo al sol o al calor excesivo, de lo contrario, se daña.

7. No hay que usar como lubricante sustancias que no están indicadas para ello. Nunca usar un lubricante que no sea compatible con el látex si se usa condón de ese material. No usar lubricantes en base a silicona con los juguetes de silicona ya que los dañan. Tampoco hay que usar el lubricante como sustituto a una estimulación y excitación adecuada. La vaselina no es compatible con los condones de látex y al usarla con estos se rompen. Además es más difícil de remover de las sábanas y otras superficies.

8. El lubricante más adecuado, dependerá del tipo de uso que se le quiere dar. Si es para usar con condón que sean en base a agua o silicona. Si es una persona que tiene alergias es mejor utilizar los más sencillos, con menos ingredientes, sin sabor ni otros efectos. Si hay mucha sequedad es mejor usar en base a silicona, por ejemplo en mujeres luego de la menopausia o para realizar sexo anal. Los en base a agua son los más similares a la lubricación natural.

9. Para sexo oral puede ser una buena opción usar un lubricante con sabor. También los de diferentes efectos, como calor, son formas para poner más variedad en la actividad sexual.

10. Se pueden presentar alergias a estos productos. Estas se nota cuando al usar el lubricante se produce irritación o picazón en la zona. Ante la sospecha hay que suspender su uso y si aun así continúan las molestias consultar a un médico o matrona ya que puede ser otra la causa.

URL Corta: http://rbb.cl/e0fb