temas del día

Sociedad


4 alimentos potencialmente mortales si se consumen crudos

Sanjay Acharya | Free Images
Publicado por
Envíanos tu corrección

Los alimentos crudos están cada vez más presentes en la vida cotidiana, y es que las dietas y preparaciones en base a alimentos sin cocción han tomado fuerza el último tiempo.

Sin embargo, no todos los alimentos pueden consumirse sin ser cocinados o mal cocidos, pues pueden poner en serio riesgo la salud. A continuación te nombramos algunos de los más peligrosos recopilados por el portal de noticias de salud Medical Daily.

Pollo

Si bien hay ciertos tipos de carnes que se pueden consumir crudas -en preparaciones como carpaccio o tartar, entre otras-, la de pollo no es una de ellas.

De hecho, es fundamental que quede completamente cocido, ya que la carne de pollo puede contener bacterias como Salmonella, Campylobacter, entre otras, las cuales causan intoxicaciones alimentarias, que pueden llegar a ser graves.

Dentro de cuatro a siete días después del consumo, este tipo de microorganismos infectan el tracto intestinal, causando fiebre, diarrea, cólicos abdominales y vómitos. En casos más complicados, pueden incluso provocar la muerte.

Además, tal como informamos en BioBioChile, los expertos recomiendan no lavar el pollo, ya que cuando lo haces es probable que salpiquen todos los microorganismos de éste sobre tu lavaplatos, mueble de cocina y alrededores. Lo mejor es simplemente cocinar las aves a una temperatura elevada (165 grados para la pechuga y 175 para los trutros) y te aseguras de eliminar los posibles agentes patógenos.

Nadia Jasmine | Free Images

Nadia Jasmine | Free Images

Porotos rojos y hallados

Los porotos rojos son muy nutritivos, pues contienen potasio, magnesio, fibra, hierro y proteínas, siendo útiles para reducir el colesterol malo, mantener controladas las enfermedades del corazón, y aumentar la sensación de saciedad.

“El color rojo de este tipo de poroto es indicativo de su alta concentración de antioxidantes que combaten enfermedades”, afirma Janet Bond Brill, experta en nutrición y fitness.

Sin embargo, este tipo de frijol tiene altas concentraciones de fitohemaglutinina, una toxina natural que causa daño al organismo, pero cuya toxicidad desaparece con la cocción.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), la fitohemaglutinina puede causar náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.

Aunque este componente está más presente en los porotos rojos, también se puede encontrar en habas, porotos hallados y porotos verdes.

Sanjay Acharya | Free Images

Sanjay Acharya | Free Images

Atún

El atún tiene un alto contenido de mercurio, por lo que incluso se recomienda no consumirlo más de una vez por semana. Aunque la cocción no elimina el mercurio, ayuda a reducirlo.

Una intoxicación por mercurio puede ocasionar síntomas como elevación de la presión arterial, dolores de cabeza, espasmos musculares, pérdida del conocimiento, debilidad, atrofia muscular y disminución de la función cognitiva.

Además, al estar crudo puede causar infecciones estomacales por parásitos como los anisakis.

Mohamed Aly | Free Images

Mohamed Aly | Free Images

Huevos

Los huevos crudos pueden tener salmonella, un tipo de bacteria que puede ocasionar una intoxicación alimentaria severa y llevar incluso a la muerte.

De acuerdo al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, “los huevos en su cáscara se conservan mejor en el refrigerador y representan menos riesgos de enfermar si se cocinan completamente de manera individual y se consumen enseguida. Mientras más bacterias de Salmonella tenga el huevo, mayor será la probabilidad de que cause salmonelosis. Refrigerar los huevos adecuadamente evita que las bacterias presentes de Salmonella se multipliquen, por lo que los huevos se deben guardar en el refrigerador hasta antes de su consumo”

Además, según indica el organismo, “al cocinar los huevos, se reduce el número de bacterias presentes; sin embargo, un huevo con la yema líquida sigue presentando un riesgo mayor que otro con la yema bien cocinada. Las claras y las yemas poco cocidas han sido asociadas a brotes de infecciones por Salmonella Enteritidis. Las claras y las yemas de los huevos deben consumirse poco después de prepararse y no se deben mantener bajo el calor o a temperatura ambiente por más de 2 horas”.

Suzanne T | Free Images

Suzanne T | Free Images

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados