temas del día

Notas


Integrantes del Consejo de Monumentos Nacionales piden que no se haga más el Dakar en Chile

Archivo Sebastián Rodríguez, Agencia UNO (c)
Publicado por
Envíanos tu corrección

El Colegio de Arquitectos, de la SECH (Sociedad de Escritores de Chile), la Sociedad Chilena de Historia y Geografía y el Instituto de Historia y Patrimonio de la Universidad de Chile, a través de sus representantes, firman la carta que adjuntamos a continuación.

Esta carta se suma a años de cartas, declaraciones e informes que comprueban la brutal destrucción de Patrimonio y de paisajes que producen los cerca de 500 vehículos que participan del rally, provocando daños irreparables e invaluables… y por esto, además, el Estado de Chile para entre 6 y 8 millones de dólares a los organizadores, la empresa francesa ASO (Amaury Sport Organisation).

CARTA ABIERTA A LA SUBSECRETARIA DE DEPORTE

Respetada señora Nicole Sáez:

Nos dirigimos a usted al saber que la Presidencia de la República le ha encomendado la misión de considerar la no realización del Rally Dakar. El paso del Dakar por Chile nunca ha sido una fiesta popular, al contrario, refleja evidente contradicción entre las instituciones de deportes y turismo del Estado y el juicio científico-técnico del Consejo de Monumentos Nacionales que vela por nuestro patrimonio.

El Informe Técnico del Consejo de Monumentos Nacionales explicó respecto a los Daños del Dakar 2011, que “se optó por solicitar la aplicación de medidas de compensación [medidas para eliminar o minimizar los efectos adversos] previas a la competencia, de manera similar a lo efectuado para el Dakar 2010. Éstas correspondían al registro y/o rescate de información arqueológica o histórica relevante, a realizar antes de la ejecución de la competencia. En el caso del Rally 2011, considerando el poco tiempo para realizarlas y que aún no habían fondos asignados para ello, se priorizó un número acotado de sitios, para los cuales se propusieron las medidas de compensación.”.

Tales medidas se regulan en el artículo 12° letra h) del Reglamento del SEIA (Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental). No obstante, “no se adoptó medida de compensación alguna”. Lo anterior, porque no se obtuvo respuesta del interlocutor, el Instituto Nacional de Deportes, como organizador de esta competencia deportiva, respecto de la disponibilidad de los recursos necesarios para ejecutar las actividades requeridas como compensación por el paso del Rally Dakar 2011 (Página 8).

En las versiones del Dakar 2009, 2011, 2012 Y 2013 no se adoptaron medidas de compensación, porque el Instituto Nacional del Deporte, organizador de esta competencia deportiva, no respondió a los requerimientos del Consejo de Monumentos Nacionales. A este respecto, el Informe Técnico de Evaluación Competencia Rally Dakar 2011, elaborado por el Área de Arqueología del Consejo de Monumentos Nacionales concluye que “la falta de implementación de medidas de compensación tales como registro y rescate de los sitios a ser afectados redundó en la pérdida de información patrimonial invaluable. “(Informe Técnico CMN Daños del Dakar 2011, página 25).

La realización de la competencia Rally Dakar, a partir del año 2009 y hasta el presente, organizada y gestionada por la empresa Amaury Sport Organisation (ASO) con el patrocinio del Estado chileno, a través del Instituto Nacional de Deportes (IND), consistente en recorridos a toda velocidad de un total aproximado de 500 vehículos (motos, camionetas, camiones y automóviles) en terrenos prístinos y sin alteraciones previas pertenecientes al Estado, ha dañado gravemente el patrimonio arqueológico de nuestro país, particularmente en la zona norte, destruyendo información invaluable para la prehistoria de Chile (se han destruido al menos 207 sitios arqueológicos).

Es indispensable que la población sepa que el Dakar no es un regalo, pues el Gobierno de Chile debe pagarles a sus organizadores para que pasen por nuestro territorio la suma de US$ 8 millones el 2015. Año tras año, del 2009 al 2014, les ha pagado sumas similares, pese a los daños irreparables que han causado.

Los monumentos arqueológicos se encuentran reglamentados en el artículo 21° de la Ley 17.288 que señala que ”por el solo ministerio de la ley, son Monumentos Arqueológicos de propiedad del Estado los lugares, ruinas, yacimientos y piezas antropo – arqueológicas que existan sobre o bajo la superficie del territorio nacional. Para los efectos de la presente ley quedan comprendidas también las piezas paleontológicas y los lugares donde se hallaren … “

El concepto anterior debe ser complementado con lo expresado por el artículo 1° de la Ley N°17.288, en el sentido de que son monumentos arqueológicos también “los enterratorios o cementerios u otros restos de los aborígenes, las piezas u objetos antropo-arqueologicos, paleontológicos … , que existan bajo o sobre la superficie del territorio nacional o en la plataforma submarina de sus aguas jurisdiccionales y cuya conservación interesa a la historia, al arte o a la ciencia … “.

Entre los sitios destruidos y también amenazados de destrucción se encuentran geoglifos, aldeas, cementerios, conchales, huellas y caminos (entre los que se cuentan trazos del Qhapaq Ñan, conocido como Camino del Inca, pero que es muy anterior a éste), sitios de la época salitrera, talleres líticos y muchos otros presentes en las regiones de Arica, Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, Atacama y Coquimbo.

Solicitamos se atiendan los requerimientos del Consejo de Monumentos Nacionales el cual, cumpliendo su misión legal, se opone a que esta competencia se siga realizando y, a la vez, que el Estado, más allá de darles mejor destino a los recursos, no la siga autorizando.

Atentamente,

Gastón Femández, Consejero representante de la Sociedad Chilena de Historia y Geografía

María Paz Valenzuela, Consejera representante del Instituto de Historia y Patrimonio de la
Universidad de Chile

Enrique Vial, Consejero representante del Colegio de Arquitectos de Chile

Virginia Vidal, Consejera representante de la Sociedad de Escritores de Chile

Nuestros comentarios son un espacio de conversación y debate. Recibimos con gusto críticas constructivas, pero nos reservamos el derecho a eliminar comentarios o bloquear usuarios agresivos, ofensivos o abusivos.
Ver los comentarios (0)
Destacados