Notas
Juan Manuel Cotelo: “el mejor consejo para un guionista: deja de ver pel√≠culas, ¬°sal a vivir!”
Publicado por: Juan Pablo Witto
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Pocos directores de cine ‚ÄĒajenos a Hollywood‚ÄĒ pueden sostener que una de sus pel√≠culas ha superado en promedio de espectadores a grandes superproducciones norteamericanas, m√°s a√ļn con un film sobre la Virgen Mar√≠a. El espa√Īol Juan Manuel Cotelo puede decirlo. Esa particular historia fue parte de su charla en “Acta Diurna” , ciclo de charlas de la Universidad de los Andes.

De profesi√≥n periodista, titulado en la Universidad de Navarra, trabaj√≥ durante casi diez a√Īos en televisi√≥n, principalmente en proyectos de entretenci√≥n, hasta que se la jug√≥ por la realizaci√≥n de pel√≠culas. Su primer largometraje, ‚ÄúEl sudor de los ruise√Īores‚ÄĚ, le vali√≥ varios premios en Espa√Īa, pero su nombre comenz√≥ a sonar con fuerza m√°s all√° de las fronteras de su pa√≠s con el documental ‚ÄúLa √ļltima cima‚ÄĚ, que cuenta la historia de Pablo Dom√≠nguez, un sacerdote madrile√Īo que muri√≥ a los 42 a√Īos cuando descend√≠a de la cima del Moncayo, una de las cumbres m√°s altas de la pen√≠nsula ib√©rica. La cinta, que se estren√≥ apenas en dos salas en Espa√Īa, termin√≥ siendo exhibida en 17 pa√≠ses. El boca a boca fue su principal veh√≠culo de promoci√≥n.

Su nuevo trabajo ‚ÄĒ‚ÄúLa tierra de Mar√≠a‚ÄĚ‚ÄĒ ya es un √©xito en Espa√Īa. Lleva tres meses en cartelera, con m√°s de 60 mil espectadores y, por ejemplo, ha superado en promedio de personas por copia a ‚ÄúFrozen‚ÄĚ y ‚ÄúLos juegos del hambre‚ÄĚ. En mayo se estrenar√° en veinte pa√≠ses, entre ellos Chile.

En el Aula Magna de Biblioteca de la UAndes, Cotelo habló sobre sus experiencias con la fe y el trabajo, y aprovechó de dar un par de consejos sobre el oficio de contar historias a los estudiantes de Periodismo, Publicidad y Comunicación Audiovisual que lo escuchaban atentos.

‚ÄúEstudi√© en un aula como esta y cuando ten√≠a vuestra edad no ten√≠a la menor idea de lo que quer√≠a estudiar. Pero s√≠ ten√≠a claro que quer√≠a contar historias. Estudi√© Periodismo y comenc√© a trabajar tempranamente en televisi√≥n. Desde entonces y hasta hace cinco a√Īos los trabajos que he tenido son los que he dejado, es decir, pensaba que ‚Äėno era esto‚Äô lo que yo quer√≠a, sin saber muy bien qu√© era lo que buscaba‚ÄĚ, relat√≥ el realizador.

‚ÄúLa primera pel√≠cula que hice, que no ten√≠a nada que ver con mi lista de proyectos, fue La √ļltima cima, que trata de un sacerdote del que un amigo me dec√≠a ‚Äėtienes que conocerlo‚Äô. Hasta que lo conoc√≠ y me impact√≥. La cinta la hicimos entre dos personas, mi amigo Alexis y yo. Le dije que quer√≠a montar una pel√≠cula sobre Dios y √©l me respondi√≥ ‚Äėpero si yo no creo‚Äô. Pues por eso mismo, le contest√©. Necesito a alguien como t√ļ, que no sepa nada de Dios, porque es a quien quiero hablar‚ÄĚ.

El milagroso boca a boca

‚ÄúNuestra campa√Īa de marketing ‚ÄĒcont√≥ el realizador espa√Īol‚ÄĒ fue lanzar un correo electr√≥nico a nuestra base de datos, de apenas 300 personas. Mis amigos, vecinos, sus amigos etc. En tres semanas hab√≠a 370 mil descargas desde Internet y un mill√≥n de visitas en un mes. De estrenarse en cuatro salas, pas√≥ a 66 en una semana y la pidieron desde cien pa√≠ses‚ÄĚ.

‚ÄúSi un espectador ‚ÄĒagreg√≥‚ÄĒ me dice que le encant√≥ la fotograf√≠a, el sonido etc. Pues hemos fracasado con √©l. Queremos que vean la pel√≠cula con ojos de ni√Īo, no con mirada de experto. Si sab√©is mucho de cine te perd√©is la pel√≠cula; si sab√©is mucho de literatura te perd√©is el relato (‚Ķ) Si vemos un cuadro de la crucifixi√≥n de Cristo y nos fijamos en la t√©cnica de las pinceladas no estamos observando lo que el cuadro tiene que ver conmigo. Nos convertimos entonces en cultos de la fe, sabemos qui√©n es Cristo, lo estudiamos, pero no sabemos qui√©n es √Čl para m√≠‚ÄĚ.

‚ÄúEn el caso de La tierra de Mar√≠a, √©sta trata de saber si la fe es un cuento, como el del rat√≥n que deja una moneda cuando se te cae un diente, o es verdad. La cinta parte con un cuento de ficci√≥n, pero luego pasa a la realidad y hablan personas reales que han conocido a Dios (‚Ķ) Cuando entrevisto a las personas no preparo, salvo los datos m√≠nimos. Si la preparo no voy a escuchar al entrevistado, y adem√°s intento que la persona se olvide que est√° siendo entrevistado. Lo m√°s bonito es cuando te sale un contenido distinto al que ibas a buscar, mejor y m√°s entretenido (‚Ķ) El mejor consejo que puedo dar para un guionista es: no te inspires en la ficci√≥n, deja de ver pel√≠culas, sal a vivir‚ÄĚ.

URL CORTA: http://rbb.cl/90kd
Tendencias Ahora