blogs

Viernes 16 agosto 2013 | 15:30 · Actualizado: 17:17

Ley Monsanto en el Senado: por qué debes movilizarte para rechazarla

Visitas
Roscherk (SXC)

Roscherk (SXC)

Publicado por Iván Santandreu
¿Qué sientes con esta noticia?
  • 0

    felicidad
  • 0

    sorpresa
  • 0

    indiferencia
  • 0

    tristeza
  • 0

    enojo

La semilla es el símbolo y la fuente universal de la vida. En ella, están contenidas todas las fuerzas para desarrollar tanto un árbol milenario como los alimentos que consumimos a diario.

La semilla, por milenios, ha sido patrimonio común de la humanidad, mejorada pacientemente por los pueblos originarios y campesinos y guardada generosamente por mujeres guardadoras de semillas.

Parte de la tradición ancestral de indígenas y de campesinos es el intercambio de semillas. Trafkintu significa trueque en mapudungun y es una tradición propia de la cultura mapuche en la cual se intercambian semillas, plantas y demás productos agrícolas necesarios para la subsistencia.

Estos productos se ofrecen a Dios para obtener así los frutos de la naturaleza que ellos entregan. La idea es enriquecerse como comunidad, valorando el aporte de los otros y reivindicando la generosidad, con el fin de alcanzar la sabiduría de esta manera.

Esta cosmovisión y las tradiciones ancestrales en proceso/riesgo de extinción enfrentan una nueva amenaza que nos atañe a todos.

En virtud de la aprobación del convenio UPOV 91, el Gobierno busca derogar la actual ley de semillas con el propósito de fomentar más aún la agricultura a escala industrial de carácter monopólico y facilitar la concentración de la propiedad de las semillas en pocas empresas, normalmente multinacionales.

La propuesta legal del Ejecutivo amplía los derechos de propiedad intelectual sobre las semillas pertenecientes a grandes corporaciones y convierte en ilegal para los agricultores el guardar e intercambiar su propia semilla. Todo esto está amparado en derechos exclusivos garantizados por los derechos de propiedad intelectual. En palabras de Vandana Shiva: “la semilla no es un invento; la vida no es un invento”.

La apropiación del saber ancestral acumulado por parte de grandes empresas al amparo legal de la nueva ley de obtentores vegetales no es innovación, es simplemente biopiratería: es un robo.

Además, la propuesta legal del Gobierno permite la posibilidad de registrar semillas transgénicas, un tipo de tecnología fracasada en el mundo que conduce a un uso mayor de agrotóxicos. Este hecho sólo beneficia a las empresas que las producen, al vender un paquete tecnológico y monopolizar el mercado con semillas de propiedad exclusiva, normalmente más caras y de menor productividad.

Que nadie se equivoque: esta iniciativa legal es del Gobierno de Michelle Bachelet y el Presidente Piñera le ha puesto carácter de urgencia en el Senado. Como ves, es un problema tranvesal de los partidos políticos tradicionales.

Es deber de todos nosotros evitar que este cuerpo legal –la ley que regula los derechos de las obtenciones vegetales- salga a la luz. Súmate este sábado 17 de agosto a la protesta en Santiago a partir de las 12 del día en el Mercado Central.

Envía una carta de rechazo a la Ley Monsanto con copia a todos los senadores en: www.tinyurl.com/SalvaSemillaChilena

Iván Andrés Santandreu
Biólogo
Co-fundador de Chile sin Transgénicos

Ivan Santandreu
Ivan Santandreu

También te puede interesar

BioBioChile 2009-2014 | Concepción, Chile Contenidos bajo Creative Commons (CC-BY-NC) salvo donde indique lo contrario | Basado en sistema WordPress Desarrollado por BioBioChile y Radio Bio Bio | Hosting y Optimización de DigitalProServer Puedes recibir las últimas informaciones de BioBioChile a través de RSS