sociedad

Sábado 17 septiembre 2011 | 12:06 · Actualizado: 9:52
AHORA EN TWITTER:

Químico dice que si va a beber chicha no tome después pisco o viceversa

Visitas
Paul Lowry (CC)

Paul Lowry (CC)

Publicado por Denisse Charpentier
¿Qué sientes con esta noticia?
  • 0

    felicidad
  • 0

    sorpresa
  • 0

    indiferencia
  • 0

    tristeza
  • 0

    enojo

El director de la carrera de Química y Farmacia de la Universidad San Sebastián, Christian Tapia, entregó recomendaciones para llegar en óptimas condiciones el martes, de vuelta a la vida cotidiana.

Expresó que no hay que mezclar destilados con fermentados, por ejemplo, no juntar pisco y chicha, y en caso de que tenga resaca hay que aumentar el consumo de agua.

De acuerdo al especialista, el alcohol no es un producto normal del metabolismo humano, lo que significa que su consumo en cantidades elevadas produce que el organismo destine recursos a procesar y eliminar el alcohol, lo que finalmente se traduce en trastornos metabólicos como hipoglicemia y disminución de la síntesis de proteínas.

Sostuvo que no hay que consumir paracetamol como analgésico, dado que el hígado cuando está metabolizando el alcohol, no puede metabolizar simultáneamente el paracetamol, aumentando por tanto el riesgo de hepatotoxicidad, dijo.

Agregó que los productos antiresaca, disminuyen sólo temporalmente estos efectos y no constituyen una solución real al problema.

Tapia dijo que los síntomas que indican que la persona tiene resaca es cuando presenta pérdida de memoria de lo ocurrido durante el episodio etílico (amnesia); cefaleas producto de la deshidratación, de la vasodilatación y de la disminución de la glucosa. También, alteraciones gástricas: vómitos, eventualmente diarreas, flatulencias.

El químico desmitificó algunas cosas relacionadas con el alcohol.

“Se dice, por ejemplo, que ‘tomar un sorbo de alcohol ayuda a pasar el frío’, este efecto es sólo transitorio. También se habla que el alcohol me “desestresa”, la verdad es que esto ocurre sólo cuando el consumo es en pequeñas dosis y en circunstancias muy concretas puede actuar como ‘tranquilizante’”, expresó el químico.

“También está el mito que ‘si tomo con el estómago lleno o durante la comida no me emborrachará’, esto produce que el tiempo de permanencia del alcohol a nivel gástrico sea mayor, lo que favorecería su paso hacia la sangre (proceso de absorción). Por tanto tiene un efecto embriagante más prolongado”, sostuvo el especialista.

También te puede interesar

BioBioChile 2009-2014 | Concepción, Chile Contenidos bajo Creative Commons (CC-BY-NC) salvo donde indique lo contrario | Basado en sistema WordPress Desarrollado por BioBioChile y Radio Bio Bio | Hosting y Optimización de DigitalProServer Puedes recibir las últimas informaciones de BioBioChile a través de RSS