Vida Actual
Lunes 07 mayo de 2018 | Publicado a las 17:31 · Actualizado a las 17:41
Ni su familia lo sabía: anciana secretamente millonaria donó su fortuna a caridad al morir
Publicado por: Scarlet Stuardo
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Sylvia Bloom-Margolies ten√≠a 27 a√Īos cuando comenz√≥ a trabajar en la conocida firma de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton. En ese entonces, era 1947 y el bufete se hab√≠a creado s√≥lo hace algunos meses y la mujer hab√≠a llegado al puesto de secretaria como una trabajadora m√°s que cre√≠a en el potencial de la incipiente empresa.

Con el tiempo Bloom se convirtió en la mano derecha de grandes empresarios y abogados, manejando con completo conocimiento las ganancias e inversiones que los miembros de la firma realizaban diariamente desde la creciente oficina de Nueva York (Estados Unidos).

Este trabajo se convirti√≥ en la ocupaci√≥n de por vida de la mujer, quien pas√≥ los √ļltimos 67 a√Īos trabajando para ellos hasta su muerte en 2016. En el momento de su deceso, la empresa ya sumaba m√°s de 1.200 abogados.

Sin embargo, Sylvia no quer√≠a ser recordada s√≥lo por su fiel desempe√Īo con el bufete de abogados. Tal como revel√≥ esta semana el peri√≥dico The New York Times, la mujer de 96 a√Īos ten√≠a un enorme secreto que ni su familia ni cercanos sab√≠an.

Una fortuna silenciosa

La mujer vivía en un departamento modesto en Brookyln, el cual mantuvo junto a su esposo, un bombero llamado Raymond Margolies, hasta su muerte en 2002 (nunca tuvieron hijos). A pesar de ello, Sylvia Bloom (quien no cambió su apellido por su matrimonio) demostró que podía valerse por sí misma y continuó viviendo de forma independiente.

Con su estilo de vida tan recatado y sencillo, nadie pens√≥ que la mujer era en realidad toda una millonaria. Los a√Īos trabajando en la firma de abogado le ayudaron a encontrar una efectiva estratega para ganar dinero. Durante las m√°s de seis d√©cadas que trabajo all√≠, ella observaba con astucia las inversiones hechas por los abogados a quienes les administraba sus cuentas.

Sylvia Bloom | The New York Times
Sylvia Bloom | The New York Times

“Ella llevaba la vida econ√≥mica de sus jefes, incluidas sus inversiones personales”, dijo su sobrina, Jane Lockshin, al diario neoyorkino. “Entonces, cuando el jefe compraba una acci√≥n, ella le hac√≠a la compra y luego compraba las mismas acciones para ella, pero en una cantidad menor porque ten√≠a el salario de una secretaria”, detall√≥.

De esta forma, la secretaria logró juntar más de 8 millones de dólares (5 mil millones de pesos chilenos), los que guardaba secretamente en una cuenta. Ninguna persona de su círculo supo de este dinero hasta ahora.

Estos √ļltimos d√≠as, la organizaci√≥n ben√©fica del barrio de Nueva York Lower East Side, Henry Street, recibi√≥ una enorme donaci√≥n a nombre de una se√Īora fallecida.

Lockshin, quien se desempe√Īa como tesorera de la fundaci√≥n, cont√≥ que llam√≥ David Garza, director ejecutivo del lugar, y le dijo: “espero que est√©s sentado antes de contarte esto”. Sylvia destin√≥ cerca de 4 mil millones de pesos (chilenos) a la organizaci√≥n para que estos pudiesen destinarlos a becas universitarias.

Garza confes√≥ que, en sus 125 a√Īos de historia, jam√°s una persona -de forma individual- hab√≠a regalado una cifra de esa magnitud. El resto del dinero (mil millones) lo dej√≥ repartido entre familiares y amigos; sin embargo, fue enf√°tica al destacar que gran parte del dinero deb√≠a ser destinado a becas para estudiantes necesitados.

Sylvia Bloom | The New York Times
Sylvia Bloom | The New York Times

“Est√°bamos todos boquiabiertos, impresionados”, record√≥ Garza, quien dijo que el dinero ser√≠a usado en el Programa de √Čxito Universitario “Expanded Horizons”, que ayuda a los estudiantes desfavorecidos a prepararse para la universidad y completarla. El regalo, hecho en febrero, fue revelado p√ļblicamente la semana pasada.

Su sobrina explic√≥ que quiz√°s esta caridad de Sylvia naci√≥ tras el enorme esfuerzo que debi√≥ hacer ella para estudiar. La mujer era hija de inmigrantes europeos y creci√≥ en barrios pobres durante la Gran Depresi√≥n. Se educ√≥ en colegios p√ļblicos y luego estudi√≥ secretariado en horario vespertino: durante todo su tiempo de estudios la mujer trabajaba para pagar su educaci√≥n.

“La t√≠a Sylvia, que obtuvo su t√≠tulo universitario en la escuela nocturna, siempre valoraba la educaci√≥n y quer√≠a que su fortuna beneficiara a las personas con oportunidades educativas limitadas”, dijo.

Estudiantes del Programa Expanded Horizons College Success de Henry Street
Estudiantes del Programa Expanded Horizons College Success de Henry Street

“Me di cuenta de que ten√≠a millones y que nunca hab√≠a mencionado una palabra”, record√≥ Lockshin. “Era un asunto que ten√≠a que ver s√≥lo con ella. Es muy posible que ni su marido se haya enterado de la fortuna”, asever√≥.

En el sitio web de la fundaci√≥n detallan que crearon el “Fondo de Becas Bloom-Margolies”, en memoria de Sylvia. “Los fondos proporcionar√°n apoyo anualmente, y para siempre. Miles de j√≥venes adultos de bajos ingresos recibir√°n el apoyo vital que necesitan para tener √©xito en la universidad, y en sus vidas, gracias a este regalo generoso y transformador”, expres√≥ el director.

“Sylvia Bloom estar√≠a encantada de saber que su legado est√° en las manos y en el coraz√≥n de Henry Street, donde su regalo permitir√° a nuestros estudiantes alcanzar su sue√Īo de una educaci√≥n universitaria”, finaliz√≥.

Tendencias Ahora