Vida Actual
Domingo 18 noviembre de 2018 | Publicado a las 15:11
No te est√°n pelando: las enfermedades que esconden el ardor y enrojecimiento de las orejas
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Una de las creencias populares m√°s conocidas por los chilenos gracias a las abuelitas es que cuando la oreja arde y se pone roja, es porque alguien est√° hablando de nosotros.

Si es la izquierda, entonces el “pelambre” es para mal, mientras que si se trata de la derecha es todo lo contrario y est√°n alabando nuestras virtudes.

Sin embargo, esto no es más que un mito, pues este fenómeno tiene un nombre y está siendo investigado por los científicos.

El síndrome de las orejas rojas (SOR) es un raro desorden que se caracteriza por ataques de sensaciones de ardor y enrojecimiento de la parte exterior de una o ambas orejas. En general, se describe como un dolor molesto, punzante y agudo, existen casos que lo califican como un dolor insoportable.

La duraci√≥n de estos episodios pueden ir desde algunos segundos hasta horas, aunque lo t√≠pico es que desaparezca en 30 minutos. Se pueden repetir tambi√©n varias veces en el d√≠a y extender a lo largo del a√Īo.

thejournalofheadacheandpain
thejournalofheadacheandpain

Aunque existen sólo 100 casos documentados en la literatura médica (recién comenzó a ser investigado en 1994), se sabe que una de sus características principales es que el dolor aparece en el lóbulo de la oreja, y puede irradiarse en ocasiones a la mandíbula y mejilla.

Seg√ļn la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, los episodios pueden ocurrir espont√°neamente o desencadenarse por causas sencillas como frotarse o tocarse la oreja, por calor o fr√≠o, masticar, cepillarse el cabello, o realizar movimientos de cuello.

Sin embargo, un artículo publicado por los investigadores Giorgio Lambru, Sarah Miller y Manjit S Matharu en el journal BCM, afirma que una de las causas de este síndrome, que sigue siendo investigado, apunta a que estaría vinculado a Cefaleas Trigemino-Autonómicas, es decir, dolores de cabeza de corta duración, intensos y con varios episodios al día.

Aurelio Valencia Gómez
Aurelio Valencia Gómez

Los investigadores también afirman que en el SOR se pueden distinguir dos formas diferentes.

La primera se presenta en individuos j√≥venes, a menudo migra√Īosos, y se caracteriza principalmente por ataques espont√°neos, a veces temporalmente relacionados con uno de migra√Īa.

La segunda ocurre en personas mayores, con ataques más probablemente provocados por trastornos de la columna cervical superior o disfunción de la articulación temporomandibular (que conecta la mandíbula con la parte lateral de la cabeza). En estos pacientes se recomienda una resonancia magnética a la cabeza y la columna cervical, junto con una evaluación de ortodoncia.

Los pacientes afectados con este s√≠ndrome se encuentran en el rango de edad entre los 4 y los 92 a√Īos de edad, y se da principalmente entre las mujeres.

Debido a que no se conocen con exactitud las causas del síndrome, los especialistas no han podido determinar un tratamiento farmacológico adecuado, ya que los resultados están directamente vinculados a los síntomas. Sí se ha comprobado que aplicar frío ayuda a controlar el malestar.

También puede ser síntoma

Las orejas rojas también pueden ser síntoma de una enfermedad autoinmune llamada Policondritis recidivante, la que se caracteriza por episodios repetidos de inflamación y deterioro del cartílago.

De hecho, el enrojecimiento de la oreja es signo de inflamación, que de ser prolongado puede llevar a un deterioro del cartílago de la oreja e incluso pérdida parcial o total de la audición.

Asimismo, las orejas al rojo vivo pueden apuntar hacia la vasodilatación, en la cual el diámetro de los vasos sanguíneos aumenta dramáticamente, causando un aumento en la circulación sanguínea.

El enojo, estrés, humillación y cambios hormonales, también pueden provocar la vasodilatación que provocará orejas rojas.

Pero si a pesar de todos estos datos cient√≠ficos, sigues creyendo que el ardor se debe al “pelambre”, la recomendaci√≥n popular es morderte un mech√≥n de pelo, para que el “pelador” se muerda la lengua y no vuelva hablar mal de ti.

Tendencias Ahora