El periodo de cuarentena ha sido la instancia perfecta para dejar de lado ciertas normas estéticas que ha impuesto la sociedad.

Es el caso de muchas mujeres que se quitaron el brasier para estar en casa. Para algunas resulta desagradable la presión que ejerce sobre el pecho y la espalda, por más mínima que sea.

Salvo en casos de gigantomastia o mamas muy grandes, donde el pecho pesa mucho y el sujetador alivia a la columna de sostenerlo, no pasa nada por no usarlo, si la mujer se siente más cómoda así“, explicó el doctor Ángel Martín, médico estético, cirujano y director médico de Clínica Menorca, al sitio El País.

En este contexto, el profesor Jean-Denis Rouillon, de la Universidad de Franche-Comte en Besançon, realizó un estudio sobre la utilidad del sostén en 330 mujeres durante 15 años.

De acuerdo a sus conclusiones, el brasier no evita el dolor de espalda, ni previenen el debilitamiento de los tejidos. Tampoco la caída inevitable del pecho por efecto de la gravedad.

“Actualmente, no hay estudios que demuestren una clara relación entre el uso del sostén y la salud del busto“, destaca Martín.

El pecho se sujeta de forma natural por los llamados ligamentos de Cooper. Es el tamaño y peso de las mamas lo que más incide en que, con el paso de los años, estos ligamentos vayan perdiendo su capacidad de sujeción y de producir colágeno”, precisa el especialista, advirtiendo que eso está condicionado por la genética y no por el tipo de brasier.

FreePiks
FreePiks

En este contexto, el especialista advierte que las prendas sintéticas, como el sostén, dificultan la transpiración y pueden causar irritaciones en la piel.

De este modo, no usarlo alivia posibles molestias, al no estar en constate roce. “Además, la presión ejercida por el sostén, puede dificultar la circulación sanguínea y complicar el drenaje natural“, añade sobre otra de las causas.

“No usar brasier mejora la oxigenación de la piel en esa zona. Ahora bien, con desprenderse de él unas horas al día. puede ser suficiente”, aconseja el especialista.

FreePiks
FreePiks

Beneficios de usarlo

El uso del sostén también puede ser beneficioso para tu cuerpo, sobre todo si haces deporte. Esto debido a que el ejercicio suele implicar movimientos bruscos de los brazos, lo que a largo plazo, puede generar un desplazamiento vertical de las mamas de hasta 4 milímetros.

“Aunque en dos meses no se va a descolgar el pecho por no usarlo mientras entrenas en casa, en algunos ejercicios como saltar, puede resultar algo molesto“, ejemplifica.

“Debemos tener en cuenta que ese continuo rebote pectoral puede favorecer un aumento de la flacidez. De ahí, que se sugiera el uso de un sostén deportivo de forma habitual”, añade.

FreePiks
FreePiks

En un plano más íntimo, sociólogos y psicólogos reconocen que pasados los 30 años, muchas mujeres aseguran que usar brasier les proporciona una silueta más juvenil y les genera confianza.

Por otro lado, uno de los múltiples mitos en torno al uso del sostén, es que podría aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.

No obstante, la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer de Seattle llevó a cabo una investigación en casi 1.500 mujeres, donde concluyeron que no existe relación entre los hábitos del uso de esa prenda y la aparición de la enfermedad.