Sociedad
Domingo 07 octubre de 2018 | Publicado a las 10:56 · Actualizado a las 15:42
El origen de las propinas no es tan inocente como pens√°bamos: la racista historia de esta pr√°ctica
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

En 2014 se estableci√≥ en Chile una ley que obliga a los due√Īos de restaurantes, bares y otros locales similares, a sugerir a sus clientes dejar una propina de al menos el 10% de su consumo.

La mayor√≠a de los chilenos han optado por seguir esta norma t√°cita durante a√Īos y sin reproches, vi√©ndola c√≥mo una forma de recompensa por un trabajo bien hecho o s√≥lo por el trato amable que han recibido. Pero no en todos los pa√≠ses se aborda el tema de igual forma, ya que existen lugares donde las propinas no son bien vistas e incluso consideradas antidemocr√°ticas, sexistas y racistas.

Aunque el origen de esta pr√°ctica no est√° completamente confirmado, la mayor√≠a de los historiadores teorizan que comenz√≥ en Europa en el siglo XV y como un ejercicio puramente aristocr√°tico, donde la clase alta otorgaba una mera ‚Äúconcesi√≥n‚ÄĚ a las personas de clases socialmente inferiores.

A finales de la Edad Media, los ‚Äúamos‚ÄĚ o se√Īores feudales, sol√≠an darles a sus criados algunas monedas como expresi√≥n de buena voluntad, y en ocasiones, tambi√©n para humillarlos y demostrarles quienes estaban a cargo.

El avance de la propina

Con el paso del tiempo, los ingleses dieron un giro a esta pr√°ctica y comenzaron a dejar una peque√Īa cantidad de dinero para los empleados de las mansiones en las que se hospedaban durante una visita, a la que llamaban “vail”. La idea era compensar a los sirvientes del propietario por tener que trabajar m√°s all√° de sus deberes normales por su causa.

Seg√ļn Kerry Segrave, autor del libro Tipping: An American History of Social Gratuities, con el tiempo los sirvientes comenzaron a esperar esta recompensa, que inicialmente era s√≥lo un gesto de buena voluntad. ‚ÄúLa nobleza y la aristocracia comenzaron a quejarse. Un intento de abolir a los vails en Londres en 1764 provoc√≥ disturbios”, afirm√≥ el autor.

Gracias al comercio, la propina comenzó a expandirse a través del mundo hasta llegar a Estados Unidos a mediados del siglo XIX. Después de la Guerra Civil de ese país, los aristócratas norteamericanos comenzaron a visitar Europa y adoptar algunas practicas extranjeras para demostrar que habían salido del país y que contaban con una educación refinada.

Gone with the Wind
Gone with the Wind

El lado oscuro

De acuerdo con una investigación realizada por la activista y defensora de los trabajadores de restaurantes, Saru Jayaraman, para la organización Restaurant Opportunities Centers United, fue en ese momento en que la propina tomó un oscuro giro.

Los esclavos negros reci√©n liberados comenzaron a congregarse en las principales ciudades para buscar trabajo, sin embargo, solo fueron contratados en lo que se consideraban puestos “no calificados”, principalmente en restaurantes.

Los propietarios, en su mayoría racistas, consideraban que no tenían el deber de pagarle a los empleados de color, por lo que comenzaron a utilizar las propinas de los clientes para evitar darles un salario.

Mientras algunos norteamericanos aceptaron esta práctica considerándola como algo normal, pues distinguía a los acaudalados de las masas, un grupo importante de la población miró con malos ojos lo que ocurría, ya que iba en contra de la lucha de derechos que daban en ese minuto.

npr,org
npr,org

A fines de 1880, los trabajadores negros representaban casi la mitad de la industria hotelera, por lo que estas voces comenzaron a tomar cada vez m√°s fuerza.

La discusi√≥n sobre las propinas qued√≥ ilustrada en una declaraci√≥n escrita por el periodista John Speed en 1902. “Los negros aceptan propinas, por supuesto, uno espera eso de ellos, es una se√Īal de su inferioridad. Pero dar dinero a un hombre blanco me daba verg√ľenza”, consign√≥ el portal NPR.

Esta lucha se oficializ√≥ en 1904, con el surgimiento de de la primera Sociedad Anti-Propina de Am√©rica en Georgia, donde sus m√°s de cien mil miembros decidieron no volver a dar propinas. Dos a√Īos despu√©s, Washington se convirti√≥ en el primero de seis estados en aprobar una ley que las prohib√≠a, aunque las autoridades nunca obligaron a obedecer la norma y finalmente fue derogada en 1926.

A pesar de la batalla que dieron miles de personas, la propina se normalizó y se siguió extendiendo hasta el punto que las leyes se acomodaron a ella. Sin ir más leos, se aprobó una ley de salario mínimo que permitió establecer un sueldo más bajo para los trabajadores que reciben propinas.

Medium
Medium

Aunque hoy prácticamente en todo el mundo se deja propina, ésta nunca ha sido capaz de sacudir sus orígenes racistas, algunos incluso creen que sigue teniendo cierto sesgo.

Un estudio realizado en 2008 por la Universidad de Cornell y el Mississippi College encontró que los clientes, independientemente de su raza, se inclinaban a dejar una propina mayor a los meseros blancos que a los afroamericanos.

Otros estudios han demostrado que las mujeres enfrentan una mayor tasa de acoso sexual en la industria de restaurantes, en parte porque sus ingresos dependen de complacer al cliente. Muchas se sienten obligadas a soportar el acoso sexual para evitar perder ingresos por propinas.

Aunque las condiciones han mejorado desde los primeros d√≠as de la propina, a√ļn existen problemas significativos dentro de la pr√°ctica.

Tendencias Ahora