Sociedad
Martes 21 abril de 2020 | Publicado a las 19:11
"Qu√©date en tu yate": s√ļper ricos se refugian en sus embarcaciones de la pandemia
visitas

A modo de aislarse del mundo donde un nuevo coronavirus avanza sin piedad, un grupo selecto de multimillonarios ha decidido refugiarse en sus lujosos yates privados, naves en las cuales pasar√°n esta tormenta sanitaria.

Lo anterior fue confirmado a CNN Travel por Rupert Connor, presidente de la empresa Luxury Yacht Group LLC, sin dar nombres.

‚ÄúTenemos un n√ļmero limitado de propietarios de yates privados que han optado por aislarse en sus yates. Cuando conoces bien tu yate y tu tripulaci√≥n, es un oasis maravilloso de la locura que envuelve al mundo”, dijo el ejecutivo.

“Muchos de los yates m√°s grandes tienen suministros para cruceros de largo alcance, sus sistemas de ingenier√≠a pueden sostenerlos durante meses y la mayor√≠a de la tripulaci√≥n tiene capacitaci√≥n m√©dica‚ÄĚ, detall√≥.

No obstante, no es que estos acaudalados anden recorriendo los océanos en busca de distracción.

Seg√ļn Connor, las embarcaciones est√°n de punto fijo en un grupo de islas “donde pueden recibir provisiones de carga a√©rea‚ÄĚ y mantenerse hasta que las restricciones a la vida cotidiana desaparezcan.

Lo anterior fue refrendado por Jonathon Beckett, quien se desempe√Īa como director del corredor de yates de lujo Burgess.

En conversación con la revista de estilo de vida Robb Report, Beckett relató que supo de otro selecto grupo de clientes prefirió arrendar yates entre cuatro hasta siete semanas para ellos y sus familias.

Todo a modo de protegerse del patógeno, aunque la vida a bordo seguirá, pese a las circunstancias.

“Van a estudiar, pero los ni√Īos tambi√©n tendr√°n clases de cocina con el chef y pasar√°n tiempo en la sala de m√°quinas con los ingenieros aprendiendo los aspectos m√°s t√©cnicos de la navegaci√≥n‚ÄĚ, sostuvo.

“Comparamos al Covid-19 como una mala tormenta en el mar. Sabes que viene, la puedes rastrear, pero no la puedes evadir. Lo que es cierto es que pasar√° y una vez que eso ocurra la normalidad volver√°”, afirm√≥.

Se ve bonito, pero no para tanto

Pese a que para el com√ļn de las personas ser√≠a un sue√Īo subirse a un yate de lujo, desde el mundo especializado aseveraron que este estilo de cuarentena puede no ser el mejor.

Así lo dijo a la cadena de Atlanta Rumble Romagnoli, director de Relevance, una empresa de marketing digital de lujo especializada en la publicidad de yates en Mónaco.

El ejecutivo aleg√≥ motivos “pr√°cticos” para afirmar que este estilo de aislamiento no es del todo recomendable.

‚ÄúEstos multimillonarios no solo se quedan en un yate durante dos o tres meses. No es tan placentero. Vuelan, suben a un yate, van a un restaurante, bajan del yate para almorzar, van a una discoteca, toman un helic√≥ptero en otro lugar. No es como una villa. Puede ser bastante claustrof√≥bico‚ÄĚ, explic√≥.

Sumado a lo anterior, record√≥ que la mayor√≠a no estar√° solo junto a sus seres queridos, sino que lo har√° en compa√Ī√≠a de un grupo de personas que est√°n ah√≠ para atenderlos, lo que de acuerdo al panorama actual puede ser una fuente de infecci√≥n si no se toman las medidas de precauci√≥n necesarias.

Pese a que casi todos los arriendos en las zonas más importantes para el sector del turismo en base a yates fueron cancelados, la industria sigue en marcha, al menos en cuanto a construcción de naves.

‚ÄúTenemos varios proyectos en construcci√≥n y, por lo tanto, hemos tomado todas las medidas de seguridad necesarias para asegurar este proceso en la medida de lo posible”, indic√≥ a CNN Paris Baloumis, gerente de marketing de Astilleros Oceanco, firma con sede en los Pa√≠ses Bajos.

“Hola desde mi yate”

David Geffen es un magnate del entretenimiento en Estados Unidos, industria que le permiti√≥ amasar una fortuna de US$7.700 millones seg√ļn la revista Forbes, aunque otras estimaciones cifran su cuenta corriente en US$8.100 millones.

En marzo, el coronavirus ya estaba alcanzando casi todos los rincones del mundo cuando el empresario compartió una fotografía a través de sus redes sociales desde Rising Sun, el yate que en 2017 adquirió por US$590 millones.

En el mensaje, el editor de discos y fundador del estudio Dreamworks comunic√≥ que estaba “aislado en las Granadinas” y que esperaba que todos quienes leyeran esa publicaci√≥n “se mantuvieran a salvo”.

Fue tal la reacción que gatilló que el hombre terminó borrando la publicación de Instagram.

Tendencias Ahora