Opinión
El dolor y la esperanza del Territorio lavkenche de Tir√ļa
Publicado por: Ezio Mosciatti
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Todo un territorio est√° llorando la p√©rdida tan inesperada de nuestros pe√Īi y lamngen que estaban muy comprometidos con la sanidad del territorio como agentes de salud tradicional mapuche y tambi√©n chilena. Durante los d√≠as en que los despedimos no s√≥lo hubo l√°grimas, sino mucho newen (fuerza) compartido para manifestar que no est√°n solos.

Texto de Carlos Bresciani SJ

, comunidad Jesuita de Tir√ļa

Vinieron de muchos territorios y lov a solidarizar y manifestar su cari√Īo. Pareciera que esta p√©rdida toc√≥ el alma del lavkenmapu (tierra costera) y de muchos otros. Un alma que con fuerza ha resistido a tantas penas e injusticias en su historia y que a√ļn sigue resistiendo ante un modelo que quiere esquilmar sus recursos materiales y espirituales.

Estos hombres y mujeres llenos de sabidur√≠a partieron al Wenu Mapu dejando a todos con un dolor en el coraz√≥n. Estaban en un encuentro de intercambio de sabidur√≠a en torno a la salud cuando la muerte toc√≥ sus puertas. Estaban compartiendo sus saberes en torno a la salud y b√ļsqueda de sanidad en un territorio. Sirviendo a otros para que tengan vida y vida en abundancia.

Sus vocaciones de lawentucheve (agente de salud mapuche), pu√Īe√Īelcheve (parteras), ngutamcheve (componedores hueso) y agentes de salud les mov√≠a profundamente el coraz√≥n a compartir aquello que recibieron como don y herencia de sus kuivikeche (antepasados). Un camino que estaban haciendo junto a los compa√Īeros y compa√Īeras del Cesfam de Tir√ļa en un esfuerzo intercultural por buscar el Kume Mongen (Buen Vivir) de todos los habitantes de este territorio.

Muchos de nosotros pudimos compartir sus mesas y, en torno al mate, compartir vivencias y aprendizajes. Pudimos escuchar sus palabras llenas de sabiduría que movían a no perder las raíces y a luchar para que el Pueblo Nación Mapuche se levantara.

Muchos pasamos por sus manos llenas de sanidad y fuerza espiritual. Tocaron nuestras enfermedades, componieron nuestras torceduras, aliviaron nuestros interiores, parieron nuestros hijos. No s√≥lo lo hicieron en lo f√≠sico, sino sobre todo en lo espiritual porque comprend√≠an que la sanidad no es s√≥lo una t√©cnica o s√≥lo asunto del cuerpo, sino tambi√©n es esp√≠ritu, cari√Īo, reciprocidad, humildad.

Buscaron desde su kimun (sabiduría) la sanidad de un territorio para que todos y todas pudiéramos vivir bien. Este horizonte de vida que tan hermosamente expresaban como Kume Mongen, reserva de sabiduría que representa para el Pueblo Nación Mapuche el horizonte que configura integralmente su modo de vida.

Tal sabiduría es también una propuesta de salvación para todos y se puede entender como una vida en armonía y equilibrio con todos los seres, con los demás hombres y mujeres, con Dios y las fuerzas espirituales, y con la naturaleza en sus infinitas manifestaciones. Por eso que su partida es tan dolorosa. Son ellos, junto con muchos otros, los interlocutores fundamentales a la hora de preguntarnos por el desarrollo de un país.

Es la √Ďuke Mapu (Madre Tierra) quien con pena los recibe en sus brazos como semilla para que surjan nuevos brotes que vuelvan a dar fuerza y sabidur√≠a al territorio. Ellos se unen a muchos otros luchadores y kimche (sabios) que desde sus territorios han buscado un wallmapu libre de todo aquello que da√Īa el proyecto hist√≥rico del Pueblo Naci√≥n Mapuche. C√≥mo no recordar los que han dado su vida p√ļblicamente o an√≥nimamente por la libertad del wallmapu de todo lo que atropella su alma. Todo el newen que se vio en sus despedidas es el signo m√°s potente que nuevos brotes surgieron y donde se cae uno se levantar√°n diez.

Confiamos en que Wenu Chaw y Wenu √Ďuke haga surgir de la sangre derramada de estos hermanas y hermanos nuestros una nueva esperanza a la familia tiruana tan golpeada. Que haga brotar nuevos lawentuchefe, pu√Īe√Īelcheve, ngutamcheve que den fuerza, sanidad y vida a esta parte del wallmapu. Que haga que j√≥venes puedan hundir m√°s fuertemente sus ra√≠ces en sus territorios para defenderlos. Que a todos los que habitamos el lavkenmapu, mapuche y no mapuche, nos comprometamos a luchar por un Kume Mongen.

Carlos Martínez, RBB

URL CORTA: http://rbb.cl/ip8a
Tendencias Ahora