Nacional
Sábado 14 marzo de 2020 | Publicado a las 17:07 · Actualizado a las 00:13
Jaime Quintana insta a Piñera a "pasar a una segunda línea y aceptar un parlamentarismo de facto"
visitas

A tres días de dejar su cargo como presidente del Senado, Jaime Quintana instó al presidente Sebastián Piñera a pasar a “segunda línea” y aceptar un “parlamentarismo de facto”, afirmando que el mandatario no ha sabido dimensionar la gravedad de la crisis tras el estallido social.

En entrevista con La Tercera, afirmó que “si Piñera quiere seguir gobernando debe pasar a una segunda línea y aceptar un parlamentarismo de facto. Hay muchos columnistas que han señalado que, particularmente después del acuerdo constitucional, en Chile se vio un presidencialismo más atenuado y un parlamentarismo incipiente, que ha irrumpido más allá de las atribuciones que tiene, las que son muy pocas. Por eso es que es muy sorprendente que algunos digan que se tienen que ir todos”.

“Les recordaría que ellos mismos fueron elegidos hace dos años en la primera elección sin binominal. Entonces, en esto hay que ser cuidadosos. Frente a los conflictos uno debe saber afrontarlos y no arrancar de ellos”, sostuvo.

Explicando sus dichos, indicó que “se pueden hacer muchas críticas, pero nadie puede desconocer, que la productividad legislativa no ha disminuido. Le digo más, el despacho de mociones ha superado las del Ejecutivo. Entonces, no digo que se haga un cambio legal ni constitucional en el corto plazo , porque viene todo este debate en la nueva Constitución, pero sí aceptar que tengamos un parlamentarismo de facto y compartir responsabilidades”.

Entre éstas, ejemplificó indicando que el Congreso podría priorizar urgencias legislativas, y “atenuar el presidencialismo en lo que es la iniciativa exclusiva, particularmente, en materia de gasto”, lo que requeriría reformas constitucionales.

Asimismo, criticó las iniciativas que buscan inhabilitar a Piñera, argumentando que eso “no creo que el problema de fondo sean sus facultades físicas o mentales. Otra cosa es que con esas facultades él ha hecho el peor gobierno de los últimos 30 años”.

En este sentido, advirtió que “inhabilitar a un Presidente en la mitad de su periodo haría desplomar la ya alicaída imagen internacional de Chile y podría erosionar el sistema democrático con consecuencias insospechadas, provocando un completo debilitamiento de las instituciones. Por eso llamo a la responsabilidad”.

Tendencias Ahora