Nacional
Domingo 24 marzo de 2019 | Publicado a las 10:13 · Actualizado a las 13:05
Quién es Celestino Aós, el obispo que asumirá administración apostólica de sede vacante en Santiago
visitas

La Nunciatura Apost√≥lica en Chile inform√≥ la ma√Īana del s√°bado que el papa Francisco acept√≥ la renuncia del cardenal Ricardo Ezzati y dio a conocer que el nuevo administrador apost√≥lico, durante la vacancia de la sede de Santiago, es monse√Īor Celestino A√≥s Braco.

¬ŅQui√©n es Celestino A√≥s?

Naci√≥ el 6 de abril de 1945 en Espa√Īa, espec√≠ficamente en Artaiz (Navarra) y realiz√≥ sus estudios en la Escuela Nacional mixta del lugar.

Celestino Aós ingresó como aspirante en la Orden de los Frailes Menores Capuchinos el 16 de agosto de 1955 y el 16 de septiembre de 1967 realizó su profesión religiosa perpetua, tras efectuar los estudios filosóficos y teológicos en Zaragoza y Pamplona respectivamente.

De acuerdo a los se√Īalado por la Nunciatura Apost√≥lica, el 30 de marzo de 1968 fue ordenado sacerdote y luego se desempe√Ī√≥ como educador en Lecaroz y vicario en Tudela, Navarra.

Posteriormente, obtuvo la licenciatura en Psicolog√≠a en la Universidad de Barcelona. Tras frecuentar la Pontificia Universidad Cat√≥lica de Chile gracias a una beca internacional de investigaci√≥n, regres√≥ a Espa√Īa y fue profesor en Pamplona y vicario cooperador en Zaragoza.

Destinado a Chile

Fue destinado a Chile en 1983, ya que fue nombrado vicario parroquial en Longav√≠, di√≥cesis de Linares. Dos a√Īos despu√©s fue elegido superior de la comunidad capuchina en Los √Āngeles.

Luego ha sido p√°rroco en Vi√Īa del Mar, superior de la comunidad capuchina en Recreo, vicario episcopal para los institutos femeninos de vida consagrada, fue miembro del Consejo Episcopal y desde 2008 fue vicario parroquial en la parroquia San Francisco de As√≠s en la di√≥cesis de Santa Mar√≠a de los √Āngeles.

Asimismo, fue tesorero de la Asociación Chilena de Derecho canónico, promotor de justicia en el tribunal eclesiástico de Valparaíso, psicólogo y juez en el tribunal eclesiástico interdiocesano de Concepción y miembro de tribunales especiales para estudiar procesos históricos en causas para beatificación y canonización, consigna el Arzobispado de Santiago.

Nombrado Obispo

El papa Francisco lo nombr√≥ obispo de la Di√≥cesis de Copiap√≥ el 25 de julio de 2014, cargo que finalmente asumi√≥ el 18 de octubre de ese a√Īo.

Como miembro de la Conferencia Episcopal ha desempe√Īado cargos en la Comisi√≥n Episcopal de Relaciones con la Conferencia de Religiosas y Religiosos de Chile, y tambi√©n como presidente de la Comisi√≥n Nacional de Pastoral Presbiterial.

Ahora deberá hacerse cargo de la administración apostólica de la sede vacante de Santiago hasta que el Papa provea de un nuevo arzobispo.

Críticas y cuestionamientos

Tras su nombramiento surgieron críticas en cuanto a su idoneidad para ser el reemplazante de Ricardo Ezzati.

Lo anterior, ya que durante su paso por Valpara√≠so fue Promotor de Justicia del Tribunal Eclesi√°stico y estuvo a cargo de la denuncia del exseminarista Mauricio Pulgar contra el exsacerdote Jaime Fonseca, destituido el a√Īo pasado por el Papa.

Pulgar acusó de Aós de haber tenido malos tratos y de ayudar a encubrir a Fonseca y al exobispo de la diócesis, Gonzalo Duarte.

“En mi opini√≥n el Papa se equivoc√≥ de manera rotunda”, sostuvo Mauricio Pulgar.

Ante esto, el vocero de los laicos de Santiago, Osvaldo Aravena, dijo que se mantendrán estado de alerta para analizar el trabajo del nuevo administrador apostólico.

‚ÄúRecen por m√≠‚ÄĚ

Durante la jornada del sábado se dio a conocer una carta redactada por Celestino Aós Braco, en la que se refiere al inicio de sus funciones como arzobispo de Santiago.

“Cuando San Francisco de As√≠s mandaba a alg√ļn fraile, le dec√≠a: ‘Hermano, pon tu confianza en el Se√Īor que √Čl te sostendr√°’. He tenido que repetirme y tendr√© que seguir repiti√©ndome este consejo, ante la sorpresa de mi llamado para esta misi√≥n. Pero no es la hora de las palabras y de las condenas; es la hora de la colaboraci√≥n, de poner cada uno lo que somos y podemos, aunque sea poco y peque√Īo, como en mi caso”, escribi√≥.

Adem√°s, se√Īal√≥ que ‚Äúal comenzar este servicio les pido que recen por m√≠. (‚Ķ). No esperemos un mundo ideal, una comunidad ideal, un disc√≠pulo ideal o un obispo ideal para comenzar; desde ya, a vivir cristianamente y a evangelizar. Ayud√©monos unos a otros y, bajo el amparo de la Virgen Mar√≠a, procuremos nosotros hacer el bien siempre y a todos‚ÄĚ.

Tendencias Ahora