Internacional
Jueves 28 marzo de 2019 | Publicado a las 12:41
EEUU y China retoman en Pekín las negociaciones para acabar con la guerra comercial
Por Diego Vera
La información es de Agence France-Presse
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Estados Unidos y China abrieron este jueves su nueva ronda de negociaciones, en un nuevo esfuerzo para superar las tensiones comerciales que mantienen en vilo a la economía mundial.

Estas son las primeras conversaciones desde que China adoptó medidas internas que fueron interpretadas como un gesto de apoyo al esfuerzo bilateral, y por parte estadounidense participan representante de Comercio, Robert Lighthizer, y el Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

China asegur√≥ que todav√≠a “hay mucho trabajo por hacer”,
seg√ļn un portavoz del gobierno.

“Estamos encantados de volver a Pek√≠n. Estamos impacientes de tener reuniones productivas”, dijo Steven Mnuchin.

Aunque el presidente Donald Trump expresó recientemente su esperanza de poder firmar en breve un acuerdo con su homólogo chino Xi Jinping, las negociaciones se arrastran sin llegar a los temas substanciales del desentendimiento.

Por ello, Lighthizer ya trató de reducir las expectativas antes de este encuentro en Pekín, que será seguido por nuevas conversaciones al inicio de abril en Washington.

“Si hay un gran acuerdo para sellar, lo haremos. Sino, buscaremos otro plan”, dijo el funcionario a la Radio Nacional P√ļblica estadounidense esta semana.

Los dos gigantes económicos se impusieron en 2018 recíprocamente aranceles por miles de millones de dólares, en un duelo que afectó la industria y la agricultura de los dos países,
con efectos secundarios en muchas otras economías.

Inclusive el propio Trump sugiri√≥ que los aranceles adoptados por Washington podr√≠an ser mantenidos a√ļn si se logra un acuerdo, para verificar que China cumpla con su parte.

Diferencias persistentes

China, sin embargo, ha adoptado medidas para atender a las quejas estadounidenses.

A inicios de marzo, el Parlamento chino aprob√≥ s√ļbitamente una ley que protege a firmas extranjeras de la necesidad de transferir tecnolog√≠a, una de las principales quejas de Estados Unidos.

El Primer Ministro Li Keqiang reiteró el jueves el compromiso de aumentar las sanciones a los que violen la propiedad intelectual, un nudo central de la disputa con Washington.

Aunque Estados Unidos ha criticado directamente pr√°cticas chinas, Lighthizer asegur√≥ en la semana que “algunas de las cosas que estamos pidiendo no son anti-China”.

“La protecci√≥n de la propiedad intelectual no es anti China. Parar de forzar la transferencia de tecnolog√≠a no es anti China. Inclusive, no faltar√° quien diga que son ‘pro-China’, ya que ayudar√° a su econom√≠a”, aleg√≥.

Los negociadores esperan resolver algunas de las diferencias que subsisten en temas paralelos, como los subsidios chinos a empresas estatales y la política de establecer empresas chinas en sectores estratégicos.

“En nuestras conversaciones con el gobierno estadounidense, nos han dicho que los subsidios que desnivelan el terreno de juego entre compresas extranjeras y dom√©sticas es algo de sigue siendo negociado
“, dijo Jacob Parker, vicepresidente del Consejo Empresarial EEUU-China.

Cuando Li present√≥ los planes pol√≠ticos del gobierno a inicios de marzo, no mencion√≥ la controvertida pol√≠tica industrial conocida como “Made in China”, que impulsaba a las empresas a controlar industrias estrat√©gicas.

Falta de confianza

Sin embargo, analistas apuntan que el impulso de Pekín por la innovación continuará en práctica.

Otras firmas de tecnología tienen limitado acceso al mercado chino, y gigantes como Google, Facebook y Amazon enfrentan firmes restricciones.

Por eso, China a√ļn debe hacer concesiones para permitir un mayor acceso al mercado por empresas de tecnolog√≠a de nube, de acuerdo con un reporte del diario Financial Times de esta semana.

Pero en un reciente foro dedicado al tema, académicos y funcionarios chinos criticaron las políticas equivalentes de Estados Unidos.

“China no tiene confianza en el gobierno estadounidense. No creemos que una vez que nuestros datos est√©n en Estados Unidos, el pa√≠s los manejar√° de forma apropiada”, dijo Xu Chengjin, del Ministerio de Industria.

De forma equivalente, legisladores y reguladores estadounidenses expresan sus preocupaciones por compartir datos.

Tendencias Ahora