TV y Espect√°culo
Domingo 11 agosto de 2019 | Publicado a las 12:26
La historia de cómo Stallone embriagó a Sharon Stone para grabar escena de sexo que ella no quería
visitas

Debe ser una de las escenas de sexo menos sensuales y más incómodas del cine hollywoodense y hay una explicación tras ello: su protagonista femenina no quería hacerla.

Hace 25 a√Īos se estren√≥ la cinta El Especialista, que relata la historia de una mujer -interpretada por Sharon Stone– que busca vengarse de los mafiosos que mataron a sus padres contratando a un experto en explosivos personificado por Sylvester Stallone.

La cinta tiene bastante acción, pero también escenas subidas de tono que en esa época (mediados de los 90) solían ser el gancho publicitario.

La escena sexual menos sensual del cine

El film de 1994, dirigido por Luis Llosa, tiene una larga escena sexual con nula qu√≠mica que parece m√°s una exhibici√≥n de cuerpos trabajados. Y c√≥mo no, si tal como reconoci√≥ el propio Stallone, su compa√Īera Stone se mostr√≥ reacia desde el inicio a grabar la secuencia.

Tras posar en la portada de Playboy en julio de 1990 y su conocido rol en Bajos Instintos (1992), Stone era vista como un símbolo sexual en Hollywood y por lo mismo, lo que se esperaba de ella era que rodara escenas de ese tipo.

De hecho, la cinta El Especialista se promocion√≥ mucho por su arista sexual, pese a ser un filme de acci√≥n. ‚ÄúSharon Stone es un gran activo. Mi personaje se sumerge tan profundamente en la mente del suyo que cuando por fin se conocen hay una explosi√≥n er√≥tica. Sharon ya domina este tipo de pel√≠culas, as√≠ que supongo que es la elecci√≥n adecuada‚ÄĚ, se√Īalaba Stallone en una entrevista con el diario Sunday Mirror. “Esta pel√≠cula es una incursi√≥n en un g√©nero que he estado ansiando hacer durante mucho tiempo: un thriller er√≥tico”, a√Īad√≠a por ese entonces.

El especialista
El especialista

Pero que Stone se hubiese negado a grabar la escena, en ese entonces s√≥lo fue visto como una an√©cdota. Es m√°s, sus productores y el mismo Stallone contaban la situaci√≥n a los medios con mucha liviandad. ‚ÄúAl principio ella no quer√≠a hacer esa escena de sexo. As√≠ que pens√© que lo mejor ser√≠a emborracharla. Sharon se bebi√≥ un par de copas y dijo: ‘¬°Vale, lo har√©!‚ÄĚ, contaba el actor.

A√Īos despu√©s -en 2006- Stallone particip√≥ en una entrevista online en el sitio web A Ain’t It Cool, donde dio m√°s detalles. ‚ÄúLlegamos al rodaje y ella decide que no quiere quitarse la bata. El director le pidi√≥ a la mayor√≠a de los operarios que saliesen de la habitaci√≥n, pero ella segu√≠a neg√°ndose a desnudarse. Si yo le hab√≠a prometido que no me propasar√≠a con ella, ¬Ņcu√°l era el problema entonces? ‘Que estoy harta de desnudarme’, dijo ella. Yo le ped√≠ que se hartase de desnudarse en la pel√≠cula de otro”, indic√≥ Sylvester.

“Ella no entraba en raz√≥n, as√≠ que fui a mi camar√≠n y saqu√© una botella de vodka Black Death que me hab√≠a dado Michael Douglas. Tras media docena de tragos est√°bamos remoj√°ndonos en plan salvaje‚ÄĚ, se√Īal√≥ en la oportunidad seg√ļn recoge el diario El Pa√≠s.

El Especialista
El Especialista

Lo cierto es que la incomodidad de Stone traspasó la pantalla, pues -cómo decíamos al inicio- debe ser una de las escenas menos sensuales que se recuerde. La falta de complicidad y pasión fue notada por la crítica especializada.

Lisa Schwarzbaum, columnista de Entertainment Weekly, calific√≥ la escena como “un monumento al anticl√≠max”. “Son dos personas desconectadas la una de la otra, porque est√°n demasiado centradas en s√≠ mismas‚ÄĚ, especificaba.

En tanto, Hal Hinson de Washington Post aseguraba que “parece un v√≠deo de ejercicios: las estrellas ofrecen sus cuerpos a la c√°mara como si estuvieran en una competici√≥n de culturismo‚ÄĚ. Y Quentin Curtis de The Independent indicaba: ‚ÄúLa extra√Īa forma en la que Stallone acaricia la cabeza de Stone, con el brazo estirado hacia atr√°s alborotando su pelo con la palma mientras mira hacia el frente distra√≠do, es la forma en que un hombre acariciar√≠a a su gato mientras piensa en otras cosas m√°s importantes‚ÄĚ.

“Jam√°s me sent√≠ un s√≠mbolo sexual”

Aunque Stone fue considerada una “bomba sexy” en los 90, ella asegur√≥ en una entrevista publicada este a√Īo en Vogue que jam√°s se sinti√≥ as√≠ y que s√≥lo vendi√≥ esa imagen para tener trabajo ajust√°ndose a los requerimientos de la industria de la √©poca, pero nunca se autopercibi√≥ realmente de esa forma.

‚ÄúLos ejecutivos se sentaban alrededor de una mesa enorme, discut√≠an sobre cu√°l de nosotras era follable y consideraban que yo no lo era. Yo quer√≠a trabajar, as√≠ que se me ocurri√≥ la estrategia de posar semidesnuda para Playboy. ¬ŅEncajaba en ese rol? Obviamente no. ¬ŅUtilic√© mi cerebro para parecer follable? Por supuesto. Estoy segura de que Marilyn Monroe no hablaba as√≠ en la vida real, pero aprendi√≥ el juego. Personalmente, jam√°s me sent√≠ como un s√≠mbolo sexual‚ÄĚ, indic√≥ entonces.

En la ocasi√≥n tambi√©n se sincer√≥ respecto a la visi√≥n que tiene Hollywood sobre las mujeres. “¬ŅDescuidan a las mujeres? S√≠, lo hacen. ¬ŅMuestran a las mujeres como mujeres? francamente, no. La mayor√≠a de las pel√≠culas est√°n escritas por hombres, dirigidas por hombres, hechas por hombres, con la mentalidad masculina. Sin considerar en absoluto c√≥mo son realmente las mujeres, c√≥mo pensamos y sentimos. Es por eso que muchos de mis personajes son borrachos o drogadictos o locos, esa era la √ļnica forma en que podr√≠a apoyar su comportamiento honestamente”, indic√≥ entonces.

Tendencias Ahora