TV y Espect√°culo
S√°bado 01 septiembre de 2018 | Publicado a las 13:57
La erótica llamada filtrada del príncipe Carlos y Camilla que puso en riesgo a la realeza
Publicado por: Bernardita Villa
¬ŅEncontraste alg√ļn error? Av√≠sanos visitas

Desde incluso antes de contraer matrimonio, la princesa Diana siempre supo que había otra mujer en el corazón de su esposo, el príncipe Carlos. Pese a los celos, la pareja se casó en una ceremonia vista por millones de personas y que modernizó la realeza británica.

El problema es que el pr√≠ncipe nunca pudo olvidar a Camilla Parker Bowles, la mujer de la que se enamor√≥ perdidamente a los 23 a√Īos, pero que termin√≥ cas√°ndose con el exnovio de la hermana de Carlos, la princesa Anna.

Seg√ļn la biograf√≠a autorizada del pr√≠ncipe, √©l y Camilla retomaron su relaci√≥n en 1986, cuando el pr√≠ncipe William estaba por cumplir cuatro a√Īos y Harry ten√≠a s√≥lo dos.

Aunque Diana no lo sabía con certeza, sí sospechaba que su marido tenía un romance extramarital con Camilla, quien siempre se interpuso en su vida de una u otra forma.

La princesa incluso lleg√≥ a escuchar varias er√≥ticas conversaciones entre los amantes, una de ellas mientras el hombre estaba encerrado en el ba√Īo de su habitaci√≥n. Lady Di relat√≥ esto en una serie de videos diarios que realiz√≥ junto a su entrenador de voz Peter Settelen, y que posteriormente dieron lugar al documental Diana: In Her Own Words.

Una de esas conversaciones tuvo lugar en Cheshire, en diciembre de 1989 y terminó desatando un escándalo mundial, conocido como Camillagate.

Palacio de Buckingham
Palacio de Buckingham

Un mes después de que se anunciara la separación de los príncipes de Gales, en 1993, la charla de Carlos y Camilla fue filtrada a diversos medios británicos, quienes publicaron palabra por palabra los seis minutos que duró el intercambio.

“No puedo soportar un domingo por la noche sin ti (…) No puedo comenzar la semana sin ti”, es una de las pocas frases rom√°nticas que se le escuch√≥ decir a la actual duquesa de Cornwell en las grabaciones, quien poco a poco iba aumentando la intensidad de la conversaci√≥n.

“¬ŅY qu√© pasa conmigo? El problema es que te necesito toda la semana, todo el tiempo. ¬°Dios m√≠o! ¬°Si pudiera vivir metido en tus pantalones ser√≠a mucho m√°s f√°cil!”, replic√≥ Carlos.

“¬ŅEn qu√© te vas a convertir? ¬ŅEn unas bragas? Vaya, ¬ŅAs√≠ que te vas a convertir en unas bragas?”, respondi√≥ Camilla entre risas, a lo que Carlos agreg√≥: “Dios no lo quiera; en un tamp√≥n. ¬°Eso estar√≠a bueno!”.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

La pareja tambi√©n hablaba de lo mucho que le gustar√≠a estar uno al lado del otro y que una de las empleadas del pr√≠ncipe estaba enamorada de √©l. Seg√ļn Camilla, la mujer incluso habr√≠a estado celosa de ella.

La conversaci√≥n contin√ļa sobre cu√°ndo podr√≠an volver a verse y se ponen de acuerdo para volver a comunicarse a la ma√Īana siguiente antes del cumplea√Īos del hijo de Parker Bowles.

La llamada termina con ambos diciendo que se aman y que est√°n orgullosos el uno del otro, adem√°s de un interminable intercambio de adi√≥s, al m√°s puro estilo de “cuelga t√ļ. No t√ļ”.

Agence France-Presse
Agence France-Presse

La jugada de Diana

Aunque se dice que la filtración la realizó un fanático de la radio de alta frecuencia usando un dispositivo de escaneo de alta tecnología, hasta el día de hoy no se conoce el nombre del responsable. Sin embargo, desde que apareció la grabación en 1993, muchos responsabilizaron a Lady Di.

No obstante, el guardaespalda de la princesa, Ken Wharfe, aseguró en su libro Guarding Diana: Protecting The Princess Around The World que Diana estaba realmente impactada con la filtración.

“Ella me dijo que hab√≠a quedado realmente conmocionada por algunos de los comentarios, en particular la referencia del tamp√≥n del Pr√≠ncipe. ‘Simplemente est√° enfermo’, dijo repetidas veces”, escribi√≥ Wharfe.

Twitter
Twitter

Pero a pesar del shock inicial, una parte de la princesa tambi√©n estaba contenta con lo ocurrido pues pensaba que era justicia divina. ‚ÄúGame, set and match”, habr√≠a dicho, haciendo referencia al termino usado en el tenis para finalizar un partido.

La filtraci√≥n provoc√≥ un gran esc√°ndalo en el palacio de Buckingham, lo que incluso hizo temblar la posibilidad de que Carlos pudiese llegar a convertirse en rey alg√ļn d√≠a.

“La reacci√≥n fue salvaje. Figuras que normalmente eran leales al futuro Rey y al pa√≠s se horrorizaron, y algunos cuestionaron la idoneidad del Pr√≠ncipe para gobernar”, coment√≥ Wharfe al diario ingl√©s Indpendent.

“Los dibujantes lo satirizaron en la prensa. Una caricatura, en la que aparec√≠a hablando sucio a sus plantas, divirti√≥ especialmente a la princesa, que se derrumb√≥ y se ri√≥ al verla”, agreg√≥.

La pol√©mica lleg√≥ justo un a√Īo despu√©s de una visita de Carlos y Diana a India, donde √©l se rehus√≥ a posar junto a su esposa frente al mausoleo del Taj Mahal, un monumento de amor del emperador Shah Jahan a su esposa favorita, Mumtaz Mahal.

 Agence France-Presse
Agence France-Presse

Las fotos de Diana sentada en el lugar sola y con mirada triste dieron la vuelta al mundo, y revivieron los rumores de crisis de la pareja, los que pronto se confirmarían con un mediático divorcio, donde Carlos se vengaría de su esposa.

Como madre del futuro Rey de Inglaterra, Diana quer√≠a mantener el tratamiento de ‚ÄúSu alteza real‚ÄĚ (‚ÄúHer Royal Highness‚ÄĚ), incluso la reina Isabel hab√≠a aceptado esa condici√≥n, pero Carlos fue inflexible en este tema y se neg√≥. Esto signific√≥ que por protocolo Diana tendr√≠a que hacer una reverencia a sus hijos cada vez que los viera en p√ļblico.

Tendencias Ahora