Tecnología
Martes 31 marzo de 2020 | Publicado a las 15:58
Microbiólogo explica por qué el coronavirus vive más tiempo en unas superficies que en otras
Por Camilo Suazo
La información es de Comunicado de Prensa
visitas

Tal como lo advierte la comunidad cient√≠fica, el virus SARS-CoV-2, causante del Covid 19, es el tercer coronavirus humano altamente pat√≥geno que ha surgido en las √ļltimas dos d√©cadas. Lo preceden el S√≠ndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS, por sus iniciales en ingl√©s) y el S√≠ndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS).

El coronavirus se propaga a un ritmo vertiginoso por el mundo. La principal fuente de contagio es la transmisi√≥n de persona a persona, a trav√©s de peque√Īas gotitas virales que expulsamos al toser o estornudar.

También el virus lo podemos recoger de superficies contaminadas. Dependiendo del tipo de superficie -y factores como la temperatura y la humedad-, este virus es capaz de subsistir en ellas desde unas pocas horas hasta varios días.

Poco se ha hablado sobre cuál es la causa de una mayor o menor sobrevida de estas partículas virales en superficies plásticas, metálicas, de madera o de cartón, por dar algunos ejemplos.

Alejandro Dinamarca, microbiólogo y doctor en Biología Molecular e investigador de la Universidad de Valparaíso, explica que la respuesta la podemos encontrar en la estructura del virus.

‚ÄúEs un virus del tipo ‚Äėenvueltos‚Äô, es decir, tiene dos capas que protegen el material gen√©tico que porta. Dado que los virus fuera de una c√©lula no tienen metabolismo, o sea, no est√°n vivos, mantener esta estructura protectora de su material gen√©tico resulta fundamental para diseminarse‚ÄĚ, sostiene.

El doctor Dinamarca agrega que la naturaleza física y química de la superficie otorga mayores o menores ventajas para que las partículas virales se mantengan estructuradas.

A modo de ejemplo, “el cart√≥n y pl√°stico son pol√≠meros naturales y sint√©ticos respectivamente, los cuales poseen porosidades que ofrecen espacios para que las part√≠culas virales se aglomeren”, indic√≥ Dinamarca.

“Por su parte, las superficies inorg√°nicas, que contienen, por ejemplo, cobre, son menos porosas y adem√°s poseen cargas que podr√≠an afectar la estructura viral desestabiliz√°ndola y destruy√©ndola‚ÄĚ, puntualiz√≥.

El microbi√≥logo de la U. de Valpara√≠so advierte que ‚Äúas√≠ el material gen√©tico, que en este caso es ARN, queda expuesto y puede ser f√°cilmente destruido. De hecho, el ARN es una mol√©cula extremadamente inestable, que es destruida por efectos de la temperatura, luz y, sobre todo, por enzimas presentes en todos lados. De ah√≠ tambi√©n es la complejidad de un adecuado diagn√≥stico del virus. Si hay una mala manipulaci√≥n el ARN se degrada y finalmente da un resultado falso negativo‚ÄĚ.

Tendencias Ahora